was successfully added to your cart.

Cart

All Posts By

Crown Team

Bola de Nieve vs. Avalancha: ¿Cuál es el mejor método para pagar mi deuda?

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

La deuda es algo que afecta a la gran mayoría de los estadounidenses hoy en día. De hecho, Comet informa que el 80.9% de los Baby Boomers, el 79.9% de la Generación X y el 81.5% de los Millennials están actualmente endeudados. ¡Mucha gente! Los efectos adversos de la deuda pueden ser perjudiciales, ya que pueden dañar su salud física, mental, espiritual, relacional y, por supuesto, financiera. Pero tratar de salir de las deudas parece ser una tarea insuperable para la mayoría. Entonces, ¿cuál es la mejor manera de pagarla y cómo comenzar?

Hay dos enfoques principales para pagar la deuda: la bola de nieve y los métodos de avalancha. Estos métodos son similares y confiables para ayudarlo a salir de sus deudas más rápido y con menos interés. Pero, ¿es uno mejor que el otro? Veremos los pros y los contras de cada uno.

Bola de Nieve

El método de la bola de nieve funciona organizando primero sus deudas de la cantidad más pequeña a la más grande. Esto incluye su deuda estudiantil, préstamo de automóvil, cualquier tarjeta de crédito o deuda médica e hipoteca. Continúe pagando el pago mínimo de todas sus deudas y luego deposite todo el dinero extra para pagar la siguiente deuda más pequeña. (¡Para hacer esto con éxito, necesitará un presupuesto que cumplir!)

Continúa realizando pagos mínimos en todas sus deudas, pero coloca todo dinero adicional para su pago más bajo. Una vez que se pague, “transfiere” lo que estaba pagando en esa primera deuda para aplicarlo a su segunda deuda hasta que se pague, y así sucesivamente, ¡hasta que esté libre de deudas! Este método aborda su deuda paso a paso. El método es simple y fácil de usar. Claro, requerirá disciplina y compromiso, ¡pero definitivamente vale la pena el esfuerzo!

PROS:

El mayor beneficio de este método es mantenerse motivado y eliminar deudas rápidamente. Al comenzar con la deuda más pequeña, la esperanza es que pueda pagarla rápidamente y hallar ánimo y motivación. También lo alienta a mantenerse organizado, mantener un presupuesto y ahorrar tiempo y dinero.

Cuando usa nuestra calculadora de “bola de nieve”, puede ver la cantidad de dinero y el tiempo que ahorra al usar este método.

CONTRAS:

Dado que está pagando sus deudas desde la cantidad más pequeña hasta la cantidad más grande, es probable que siga pagando grandes tasas de interés sobre algunas de esas otras deudas. Por ejemplo, si comienza pagando una factura médica de 400$ pero tiene 2,300$ en deuda de tarjeta de crédito, continuará pagando tasas de interés más altas en la tarjeta de crédito mientras paga la factura médica.

Avalancha

El método de avalancha aborda el mayor “contra” del método de la bola de nieve. En lugar de trabajar desde la cantidad más pequeña hasta la más grande, el método de avalancha le dice que organice sus deudas según la tasa de interés.

Usted lo organiza desde la tasa de interés más alta hasta la más baja y ataca primero la deuda con la tasa más alta. Al igual que con el método de la bola de nieve, usted continúa realizando pagos mínimos en todas sus otras deudas y reinvirtiendo lo que estaba colocando hacia la primera deuda hacia la siguiente más alta hasta que todas sean pagadas.

¡Este método es estratégico y le ahorrará tiempo y dinero!

PROS:

Ahorra la mayor cantidad de dinero con el método de avalancha. Al eliminar primero las deudas con las tasas de interés más altas, se ahorrará meses de cargos elevados y tendrá más efectivo para las siguientes deudas.

CONTRAS:

Este método puede requerir más disciplina y compromiso, ya que es probable que no vea eliminadas deudas enteras tan rápido. ¡Tendrá que mantenerse motivado durante todo el proceso! Tenga en cuenta que si incluye su hipoteca en su lista de deudas, es posible que deba omitirla con el método de avalancha de deuda y solo continuar realizando los pagos mínimos.

¿Cuál Método Es Mejor?

Ambos métodos son útiles y lo ayudarán a pagar su deuda. Uno no es intrínsecamente mejor que el otro, por lo que elegir uno para usted depende de sus circunstancias únicas.

Si sabe que necesitará la motivación de cruzar deudas enteras de su lista, use el método de la bola de nieve. Además, si tiene muchas deudas o muchos tipos diferentes de deudas, el método de la bola de nieve probablemente sea el más útil para usted. Por ejemplo, si lleva saldos con 5 o más tarjetas de crédito, tiene un préstamo de automóvil y una deuda estudiantil, le recomendaría usar el método de la bola de nieve.

Sin embargo, si desea aplicar un poco más de estrategia y puede mantenerse motivado por su cuenta, utilice el método de avalancha. Esto es especialmente útil si tiene algunas deudas de alto interés, como tarjetas de crédito o un préstamo de avance de efectivo.

Elegir usar el método de avalancha puede ayudarlo a pagar sus cuentas con tasas de interés más altas y ayudarlo a pagar su deuda rápidamente, lo que a su vez puede evitar que acumule más deudas en cantidades mayores. Pero no ver los resultados tan rápidamente como con el método de la bola de nieve puede ser desalentador a veces, y no apegarse a su plan podría tener un impacto negativo en sus finanzas.

Cómo Decidir Qué Método Funciona Mejor Para Usted

Los métodos de la bola de nieve y la avalancha le ayudarán a lograr el mismo objetivo de pagar su deuda si se hace de manera coherente. Averigar cuál funciona mejor para usted y su situación financiera al mantener un presupuesto, mantenerse organizado y mantenerse en el camino correcto puede ayudarlo a pagar su deuda de manera eficiente.

Si está casado, siéntese con su cónyuge y discuta su situación financiera y dónde quiere estar en términos de sus objetivos a corto y largo plazo cuando se trata de deudas. Es importante estar en un mismo sentir, y puede ser un factor crucial para tomar decisiones efectivas con respecto a sus finanzas.

Ore por la guía directa de Dios y pregúntele cómo debe manejar sus finanzas. Vencer las deudas puede ser estresante, pero la Biblia nos dice en Filipenses 4:6: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” Al confiar en Dios con todo lo que hacemos, podemos entender que no somos dueños de nuestras finanzas, sino administradores de lo que Dios nos ha confiado. Tomar decisiones más inteligentes puede hacernos mejores administradores de nuestras finanzas, y esto, a su vez, puede ayudarnos a tomar decisiones sobre cómo saldar nuestras deudas o cualquier otra cosa que se nos presente.

5 consejos para una vida frugal

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

¿Alguna vez ha conocido a alguien que parece ser capaz de convertir nada en algo? Todos conocemos a esa persona ahorrativa que puede ahorrar dinero en cualquier situación. Ser frugal con su dinero es algo que puede ayudarlo a maximizar sus ingresos y potencialmente mejorar su situación financiera.

Tratar de encontrar cupones u ofertas especiales para los artículos que desee o necesite antes de comprarlos realmente puede ayudarlo a asegurarse de obtener la mejor oferta en los artículos y no pagar de lo necesario. La frugalidad es una forma de pensar, y al igual que con cualquier otra habilidad, a veces requiere práctica y perseverancia implementarla en su vida.

Aplicar estos cinco consejos a su estilo de vida puede ayudarlo a ser más frugal con sus finanzas y darle más margen en sus finanzas.

Evite las Compras Impulsivas

La mayoría de nosotros probablemente haya hecho una compra impulsiva en algún momento. No sé ustedes, pero puedo justificar cualquier cosa: “Es una gran oferta”, “Nunca había visto algo así antes”, o “¡No estará aquí por mucho tiempo!” ¿se ha dicho algo similar? Tal vez tenga un caso de FOMO: miedo a perderse de lo bueno.

Evitar totalmente las compras por impulso realmente puede ayudarlo a mantenerse enfocado en mantener y organizar su dinero. Entonces, la próxima vez que esos pensamientos se cuelen en su mente, hágase estas tres preguntas:

  1. ¿Esto está en el presupuesto?
  2. ¿Es una necesidad o deseo?
  3. ¿Honra a Dios?

Si ve algo que realmente le gustaría tener, ahorre o vea si puede encontrarlo a un precio mejor en otro lugar.

Encuentre La Mejor Oferta

Después de encontrar algo que haya determinado que va a comprar, verifique que pueda obtener el mejor precio. Ya sea mirar una tienda diferente, consultar en línea o usar servicios como RetailMeNot o Honey para encontrar los mejores descuentos y cupones, tratar de buscar el mejor precio en lo que desea puede tener el potencial de ahorrarle dinero , incluso si solo son unos pocos dólares. Si compara sus compras con frecuencia, esos pocos dólares realmente pueden comenzar a acumularse y ayudarle a ahorrar más dinero.

Acepte Proyectos Manuales

No siempre tiene sentido hacer un proyecto manualmente, pero hay algunos proyectos simples que realmente pueden ayudarlo a ahorrar dinero. Pruebe cosas como hacer su propio detergente para la ropa, cultivar sus propias verduras, cambiar el aceite de su automóvil e incluso instalar una línea de ropa. Ya sea para usted o como regalo para otra persona, ¡puede sorprenderse con todo lo que puede hacer por su cuenta! El dinero que ahorra con estas cosas realmente puede ayudarle con su presupuesto y sus finanzas.

Recorte Pagos Innecesarios

De acuerdo con Pew Research Center, la factura más alta que los estadounidenses pagan regularmente cada mes es por cable y televisión satelital. Con una cantidad promedio de alrededor de 100$ al mes solo por cable, a veces puede ser difícil asignarle fondos. ¡Esto puede ahorrarle hasta 1,200$ al año simplemente cortando el cable de sus gastos! Intente eliminar el cable y utilizar los servicios de transmisión en línea como Netflix, Hulu y Amazon Prime.

Eche un vistazo a su presupuesto e identifique otras formas en que puede ahorrar. Recorte todos los servicios de suscripción, cancele la suscripción a los correos electrónicos de marketing que lo tientan a gastar y deje de seguir las cuentas patrocinadas de Instagram. Apague las luces para reducir su factura de electricidad y mantenga su termostato a una temperatura más neutral durante todo el año.

Maximice Lo Que Ya Tiene

Revise su propia casa antes de salir a comprar algo nuevo. Revise regularmente su ropa, juguetes, muebles y decoración. Venda o regale lo que no ha usado en los últimos 6 meses y no compre nada nuevo hasta que haya eliminado otros 2 o 3 artículos.

Repare lo que pueda en lugar de tirarlo y comprar reemplazos. Reutilice elementos en su casa y trate de hacer sus propias reparaciones.

Diviértase con este desafío y trate de encontrar formas de reutilizar elementos para lo que ya no tiene uso y que pueda servir para otro propósito. Esto no solo le ahorrará dinero que se hubiera gastado en otros artículos, ¡pero puede ser divertido y gratificante!

Ser frugal con su dinero requiere tiempo y esfuerzo, pero la recompensa al final vale la pena. Intente implementar estos consejos en su vida diaria y vea cómo afecta sus finanzas. Tener esta mentalidad con cada compra puede ayudarnos a ser mejores administradores de lo que Dios nos ha confiado y ayudarnos a encontrar un mayor valor en todo lo que tenemos.

3 cosas que debe saber antes de liderar un estudio grupal

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

Si está interesado en comenzar un estudio grupal de finanzas personales, es probable que tenga algunas preguntas antes de comenzar. ¿Cuánta experiencia en finanzas personales se requiere? ¿Cuánto liderazgo se espera del facilitador del grupo? Si bien puede experimentar algunas dudas, anímese. Ser facilitador realmente solo significa que está ayudando a involucrar a las personas en un panorama más amplio. Aquí hay tres cosas que debe saber sobre lo que significa inscribirse para ser un facilitador de un estudio grupal.

No tiene que verse como un líder experimentado para ser un gran facilitador.

El papel de facilitador no está necesariamente reservado para la persona más extrovertida o sobresaliente del grupo. Si no es de los que le gusta pararse frente a un grupo y tomar la iniciativa, ¡no se preocupes! Los mejores facilitadores pueden ser realmente los que dan un paso atrás y dejan que el estudio suceda. Tendrá plantillas de correo electrónico para ayudarlo a comunicarse con su grupo y las características del estudio para ayudarlo a facilitar el debate. Está diseñado para que pueda hacer tanto o tan poco “liderazgo” como se sienta cómodo. En realidad, solo está haciendo el curso con los miembros de su grupo.

¡No tiene que ser un experto!

Ya que realmente está pasando por el estudio junto con los miembros de su grupo, no tiene que ser un experto. ¡Aprenderá con las otras personas de su grupo! El estudio grupal es un vehículo para compartir sus experiencias entre sí y brindar apoyo mutuo. No preparará lecciones ni enseñará el estudio; ¡todo está preparado por Crown! Su trabajo es simplemente facilitar y animar a los miembros del grupo a medida que aprenden juntos.

Lo que importa es solo comenzar a organizar a las personas.

Si está considerando comenzar un estudio grupal pero no sabe por dónde empezar, le sugerimos que empiece contactando a personas de su esfera de influencia. Pregúntele a las personas con las que se relaciona regularmente si creen que la Palabra de Dios tiene mucho que decir sobre el dinero y las posesiones. No importa cómo respondan, tendrá una puerta abierta para invitarlos a unirse a usted en un estudio. ¡Nunca se sabe quién podría estar ansioso por participar y experimentar una transformación real a través de estos principios que cambian vidas!

El Estudio de Finanzas Personales de MoneyLife de Crown ahora se ofrece en línea en una nueva versión grupal, y está diseñado para que las personas que realizan el estudio puedan convertirse en facilitadores de sus propios estudios, llegando a más y más personas con el mensaje de corresponsabilidad. La conclusión es esta: solo comience. Simplemente extender la invitación puede tener un efecto multiplicador que impacte muchas vidas en el futuro.

Los Consejos Favoritos Del Equipo de Crown Para Ahorrar Dinero

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles, Vida Familiar

El equipo de Crown tiene como prioridad “practicar lo que predicamos”, lo que significa que tenemos una oficina llena de brillantes presupuestadores, ahorradores e inversores, todos sirviendo como mayordomos fieles, ansiosos por escuchar las palabras, “bien hecho, siervo bueno y fiel”.

Debido a que nuestro equipo está lleno de ideas creativas y prácticas, les pedimos que compartan algunos de sus mejores consejos de ahorro y presupuesto. Estas son algunas de sus respuestas.

Megan Buerkle, Departamento de Carrera y Trabajo: Cuando salga a comer, busque en el menú lo que cree que quiere, y luego elija algo que sea 3$ menos. ¡Mi esposo y yo hacemos esto regularmente y ahorramos al menos 6$ por comida! También buscamos cupones en Google y usamos la aplicación de una tienda en particular para buscar descuentos o cupones antes de pagar.

Chuck Bentley, Director Ejecutivo: Configure un retiro automático de su salario a una cuenta de ahorros, y ajuste sus retenciones fiscales para que tenga más efectivo en su cuenta cada mes. Maneje carros usados, alquile un auto para viajes largos por carretera y ahorre lo suficiente para que pueda aprovechar la cobertura de un seguro de carros.

Amy Hubbard, Iniciativas de Pobreza: Inmediatamente transfiera dinero a sus ahorros de cada pago salarial. También revise las aplicaciones de cupones como RetailMeNot antes de pagar en una tienda, o si está tratando de decidir dónde llevar a un grupo a almorzar. ¡El restaurante con la mejor oferta gana!

Melinda Hayes, Servicios al Cliente: ¡Planifique siempre con anticipación! No vaya de compras sin una lista, no haga compras impulsivas y responda estas 3 preguntas antes de realizar grandes compras: 1) ¿Con qué frecuencia usaré / usaremos esto? 2) ¿Tenemos un lugar para almacenarlo? 3) ¿Vale la pena?

Hannah Simic, Desarrollo de Donantes: Establezca un porcentaje de su presupuesto para asignarlo a los ahorros. También haga una lista de todos sus gastos (mercado, facturas, etc.), y luego pregúntese antes de realizar cualquier compra (incluso si es solo un dólar): “¿Esta compra honra a Dios y me ayuda a mantener mi presupuesto?” La respuesta es generalmente no y rara vez siento que me perdí algo.

Jerry Tregea, Contabilidad: Haga un presupuesto anual y siga estrictamente el plan. Me gustan los números, por lo que el nuestro tiene alrededor de 40 líneas de pedido y, a veces, desafiaré a mi esposa y a mí a gastar menos en cada categoría de lo que hicimos el mes anterior. Tampoco vamos de compras cuando estamos hambrientos, y prestamos atención a qué tiendas tienen los precios más bajos en comestibles (generalmente es Aldi).

Tracey Fries, Asistente Ejecutiva y Coordinadora de Eventos: ¡Comience las compras navideñas temprano! Durante los festivales de otoño, busque regalos únicos y económicos. Una vez que su lista ha sido marcada, ¡no necesita comprar durante las ofertas de ventas enloquecidas!

Kim Cooper, Procesamiento de Dinero: Comuníquese con su compañía de cable al menos una vez al año y pregunte sobre los descuentos de “lealtad”. La mayoría de las veces tengo que decirles el máximo que estoy dispuesto a gastar, pero si te apegas a tus armas, generalmente te darán un mejor trato. ¡No quieren perder un cliente leal!

Arielle Vogel, Contenido Digital: ¡Busca amigos con mentalidad presupuestaria y ayúdense unos a otros! Mande un mensaje de texto cuando encuentre buenas ventas, y ofrezca comprar comestibles de venta cuando ya esté afuera. A veces comprar en grandes cantidades en tiendas como Sam’s Club o Costco y luego dividirlo entre los hogares puede ahorrarle mucho dinero.

Heather Stanfield, Ministerio de Radio: Siempre investigue en línea el mejor precio. Se sorprendería de cuánto dinero puede ahorrar simplemente en comparación con las compras. Y vea la cantidad que ha dedicado al ahorro mensual como solo otra factura. Pague en una cuenta separada que se reserva para emergencias o para una compra específica.

¿Qué consejo de ahorro quieres poner en práctica? ¡Comparta su consejo favorito con nosotros comentando a continuación!

Ser Propietario vs. Alquilar

By | Deuda, Home & Mortgage, Planning, Presupuestos, Smart Spending, Taxes, Trending Articles

Una decisión que todos los adultos en Estados Unidos deben enfrentar en su búsqueda de vivienda es si comprar o alquilar. La elección generalmente depende de cuánto pueden gastar.

La única manera segura de determinar cuánto puede gastar una persona o una familia en la vivienda es que vivan dentro de un presupuesto.

Por supuesto, asegurar una vivienda que se ajuste a un presupuesto establecido puede requerir que una persona o familia se conforme con una casa más pequeña de lo que desean o puede requerir que alquilen por un tiempo.

En general, no se debe asignar a la vivienda más del 40 por ciento del ingreso neto fidedigno (este es el ingreso después de que se deduzcan los diezmos y los impuestos). Esto incluye pagos o rentas de la casa, impuestos, servicios públicos, reparaciones y mantenimiento, y teléfono.

¿Alquilar o Comprar?

Al determinar si alquilar o comprar, las siguientes preguntas deben ser consideradas.

* ¿El empleo es lo suficientemente seguro como para comenzar a hacer los pagos de la hipoteca? Si no, se debe considerar el alquiler.

* ¿Cuánto tiempo planeamos quedarnos en el área? Si el plan para permanecer en el área es de menos de cinco años, se debe considerar alquilar; si es más de cinco años, la propiedad puede ser una buena opción. Cuanto más tiempo se retiene una casa, menos se necesita apreciación para justificar la propiedad.

* ¿Cuál es la perspectiva económica para el área (para esta información, pregunte a los agentes inmobiliarios, empresarios, la Cámara de Comercio, etc.)? Si las perspectivas son de crecimiento en los próximos siete años, comprar podría ser una buena opción. Si se proyecta poco o ningún crecimiento, sería aconsejable alquilar. Si el área está en un pico de mercado y el país está a punto de entrar en recesión, probablemente será mejor alquilar. Si el área está económicamente en el fondo del mercado y la situación financiera de la nación está mejorando, podría ser mejor comprarla. Si la inflación en el área aumenta, el escenario de alquiler tiende a empeorar, y el escenario de propietario tiende a verse mejor.

* ¿Cuál es el costo de vida en el área? Si es alto, comprar una casa puede exceder la asignación presupuestaria para la vivienda. Esto significa que el alquiler puede ser la mejor opción. Si el costo de vida es promedio, comprar probablemente sería una mejor opción. En una gran área metropolitana, donde los bienes raíces son generalmente mucho más caros que en otros lugares, generalmente es mejor alquilarlos, a menos que la persona o la familia los vaya a poseer por un largo período de tiempo.

* ¿Cuál es la tasa de apreciación o depreciación de bienes raíces en el área? O, ¿a qué monto se espera que los precios y las rentas aumenten o disminuyan en el área durante los próximos años? Esto podría ser difícil de determinar, pero una búsqueda en Internet junto con una conversación con los agentes inmobiliarios locales deberían ayudarlo a encontrar lo que necesita. Si se puede garantizar la apreciación en algunos puntos por encima de la inflación, será mejor comprar. Si no puede o si se espera depreciación, el alquiler sería lo mejor.

Asignación de Presupuesto

Después de responder estas preguntas, tome la cantidad asignada para la vivienda en cada escenario y compare los costos.

En alquiler, considere el alquiler mensual, el seguro del arrendatario, el plazo (período de tiempo durante el cual va a alquilar), la tasa de inflación estimada y la tasa de aumento anual estimada de la renta (generalmente esta será la tasa de inflación).

Para la propiedad, considere el precio de compra, pago inicial (generalmente 10 a 20 por ciento del precio de compra), costos de cierre (típicamente 3 a 10 por ciento del monto del préstamo), otros gastos regulares, monto de la hipoteca, tasa hipotecaria, plazo de la hipoteca, pagos hipotecarios, impuestos a la propiedad, seguro hipotecario marginal (la suma de la tasa impositiva marginal en el impuesto a las ganancias federal y estatal), deducción estándar actual permitida por el IRS, costos de mantenimiento continuo (generalmente .5 por ciento del pago anual de la hipoteca) , tasa de inflación estimada, tasa esperada de aumento de los impuestos a la propiedad y tasa de apreciación del hogar (generalmente del 2 al 7 por ciento anual).

Ahora, determine si los costos de ser propietario serían iguales o menores que los costos de alquiler. Si fueran iguales o menos, comprar una casa puede ser la opción más sabia.

El departamento de vivienda de ClearPoint Credit Counseling Solutions ofrece información útil para los posibles compradores de viviendas. Pueden ayudarlo a ordenar la información mencionada anteriormente para que pueda determinar el mejor curso para usted y su familia. Se les puede contactar en este enlace o llamando al 800-251-2227.

Conclusión

Comprar una casa puede ser una experiencia costosa y aterradora. El proceso cambia constantemente, y las posibles dificultades parecen acechar en cada esquina.

Cada persona o familia necesita aprender los principios y las pautas de Dios para comprar una casa y luego tomar esa decisión en función de lo que Dios específicamente les dice sobre el estilo de vida que deben llevar.

Dado que el costo de la vivienda es tal vez el gasto más grande que la mayoría de los adultos en Estados Unidos incurra, sería aconsejable que todos estudien su situación personal, investiguen todas las posibilidades y opciones y luego oren por la guía del Señor para tomar decisiones educadas sobre lo que es correcto y apropiado.

Lo Que Dice La Biblia Sobre El Endeudamiento

By | Como Salir de la Deuda, Crédito, Deuda, God's View on Money, Mapa Financiero, Salga de la Deuda, Trending Articles

En una encuesta reciente de varios estudiantes de seminario, se determinó que el 70 por ciento de los encuestados consideró que el préstamo estaba prohibido por las Escrituras. Sin embargo, de aquellos que consideraron que el préstamo estaba prohibido, el 90 por ciento admitió que tuvieron que pedir prestado para asistir al seminario. ¿Es esto un doble estándar, o es una presunción desconcertante por parte de los estudiantes del seminario?

Quizás sería más fácil si la Palabra de Dios prohibiera a los cristianos pedir prestado, pero no es así. No hay un solo verso que ordene al pueblo de Dios a no pedir dinero prestado. Sin embargo, tampoco hay Escritura que aliente el endeudamiento.

Para que los ministros enseñen los principios bíblicos financieros relativos al préstamo, primero deben saber lo que dice la Palabra de Dios sobre los préstamos.

La Palabra de Dios sobre el Endeudamiento

Los préstamos siempre se discuten en la Biblia como un principio negativo en lugar de positivo. De hecho, parece ser una consecuencia de desobedecer los estatutos de economía y los principios financieros de Dios.

Ellos serán tus acreedores, y tú serás su deudor. Ellos irán a la cabeza, y tú quedarás rezagado. »Todas estas maldiciones caerán sobre ti. Te perseguirán y te alcanzarán hasta destruirte, porque desobedeciste al Señor tu Dios y no cumpliste sus mandamientos y preceptos“(Deuteronomio 28:44-45).

El mínimo absoluto que establece la Palabra de Dios para cualquiera que pida prestado se encuentra en el Salmo 37:21: “El impío toma prestado y no paga, pero el justo es misericordioso y da“. Si no queremos ser considerados malos por Dios, debemos devolver el dinero que hayamos tomado prestado.

No hace ninguna diferencia si las circunstancias que nos impiden pagar están fuera de nuestro control. Si tenemos una deuda, debemos encontrar una forma de pagarla (Mateo 5:23-24), incluso si eso significa hacer arreglos especiales de pago con el acreedor.

La Única Forma Bíblica de Pedir Prestado

Probablemente el principio financiero más incomprendido en la Palabra de Dios es su prohibición contra la fianza (Proverbios 22:26-27). La fianza consiste en asumir la obligación de pagar el endeudamiento sin una forma segura de pagarlo. Los préstamos no garantizados y la cofinanciación son ejemplos de fianzas. Fianza significa que presumimos sobre el futuro. Si todo sale como se espera, deberíamos poder devolver el dinero. Pero, si algo sale mal y no podemos pagar, entonces nos quedamos con una deuda.

Es solo cuando se han colocado garantías como algo de seguridad contra el préstamo que es igual en valor al préstamo que podemos evitar la fianza. Si no podemos pagar el préstamo, el acreedor puede embargar y vender la garantía, que satisfará el monto total del préstamo. La Biblia advierte contra cualquier tipo de préstamo que no esté totalmente garantizado. Si los cristianos observaran esta precaución asociada con los préstamos, lo máximo que podrían perder sería la garantía que habían prometido contra el préstamo.

Conclusión

Aunque el préstamo no está directamente prohibido en la Palabra de Dios, tampoco se fomenta. Si los pastores aprenden los principios de Dios para pedir prestado y enseñan al pueblo de Dios esos principios, gran parte del endeudamiento dentro de la sociedad cristiana de hoy en América podría evitarse y/o eliminarse.

 

¿Qué dice la Biblia sobre la Planificación?

By | God's View on Money, Planning, Presupuestos, Saving, Stewardship 101, Vida Familiar

La planificación es bíblica.

En Proverbios, Dios dice que alguien que planifica bien preverá peligros y los evitará, pero la persona tonta (que no es planificadora) se apresurará a hacer lo que sea conveniente y terminará pagando la multa.

Del mismo modo que no podemos construir una casa sin planos, no podemos tener una estructura financiera sólida sin planes. Ser un mayordomo bueno y fiel significa poder vivir con un presupuestoun plan a corto plazo. Y luego debemos esperar ver las eventuales necesidades e intentar cumplirlas- un plan a largo plazo.

Una de las características más nobles de una hormiga es la forma en que planea para el futuro almacenando los alimentos en los buenos tiempos para usarlos cuando los tiempos son malos. Es un ejemplo que todos podemos seguir también.

La mujer de Proverbios 31 es un ejemplo de alguien cuya planificación es clave para una buena mayordomía. Nos dijeron que trabajó duro, que gastó sabiamente, y que planificó para el futuro.

Pero la palabra de Dios nos aconseja ser planificadores por razones más allá de crear una cuenta de ahorro o evitar la indulgencia. Cuando planificamos, experimentamos más margen y libertad en nuestras vidas, lo que significa que somos libres para avanzar en el trabajo de Dios aquí en la tierra.

Cuando planifica con anticipación, queda dinero para dar generosamente.

Hoy en día a menudo sentimos que no podemos dar porque no hemos sido fieles mayordomos en la planificación, el trabajo o los gastos. Sin embargo, conocemos las palabras de Jesús: “Más bienaventurado es dar que recibir“.

Los buenos mayordomos trabajan como para el Señor.

Los buenos mayordomos analizan el presupuesto para asegurarse de que las necesidades de la familia estén cubiertas. Miran hacia adelante para anticipar los gastos futuros. Cosas como cauchos nuevos, reparaciones de automóviles, reemplazos de electrodomésticos, costos de seguro para conductores adolescentes y pañales deben ser contabilizados.

Los buenos mayordomos deciden qué comprar cada mes en función de las tendencias de venta anuales. Planean con anticipación para esas compras con el fin de obtener las mejores ofertas y gastar sabiamente.

Los buenos mayordomos ahorran e invierten investigando y buscando buenos consejos.

Y, después de toda esa planificación, los buenos mayordomos pueden dar generosamente.

La planificación lleva tiempo, pero es un ingrediente necesario para una vida exitosa. Planificamos nuestras listas de compras, nuestras vacaciones y los programas deportivos de nuestros hijos… así que, ¿por qué no nuestras finanzas también?

Y, ¡tengo buenas noticias! Hay una guía que puede ayudarlo a lograr esto. El Mapa Financiero de Crown es una guía simple y fácil de usar que puede ayudarlo a establecer y alcanzar metas financieras que se alineen con las Escrituras. Y no importa dónde está comenzando. El Mapa Financiero puede ayudarlo a crear un plan de ahorro de emergencia o una cuenta de jubilación.