was successfully added to your cart.

Cart

Originalmente publicado en el Christian Post el 6 de enero.

Querido Chuck,

Leí tu columna sobre las resoluciones de Año Nuevo, y he hecho la mía: Salir de la deuda. No es mi primer intento, pero espero que esta vez pueda hacerlo. ¡Ojalá tuviera un cuento más creativo de desgracia! Pero es básicamente el mismo viejo cuento del muchacho que se va a la universidad y consigue préstamos y tarjetas de crédito, ¡y ahora quiere liberarse! ¿Cómo debo empezar?

Buscando un nuevo comienzo

 

Querido Nuevo Comienzo,

Felicitaciones por decidir intentar nuevamente salir de la deuda. Hablaré tanto sobre los préstamos estudiantiles como las tarjetas de crédito por igual. Y sí, ¡puedes lograrlo! El último capítulo de tu cuento debe ser “tres pasos del chico que pagó toda su deuda!”

debt

Parte I – Elaborar un plan

Tu historia es importante y es compartida por muchos. De hecho, un estudio de Pew encontró que casi 7 de cada 10 estadounidenses consideran la deuda no hipotecaria como una “necesidad”. En realidad, estás en una minoría que prefiere ser libre de su deuda, ya que el estudio también encontró que sólo uno en cinco dijeron que “ninguna cantidad de deuda vale la pena, independientemente de las oportunidades que pueda ofrecer”.

Muchos optan por pedir prestado porque creemos que tenemos una oportunidad para algo valioso o tal vez porque pensamos que es nuestra mejor opción hoy para hacer algo que es necesario. Pero la tragedia de la deuda es que cierra la puerta de oportunidad, ya que algunos son atados a sólo trabajar para servir los intereses de otra persona – a aquellos a quienes deben el dinero.

Proverbios 22:7, “ Los ricos son los amos de los pobres; los deudores son esclavos de sus acreedores.”.

Al asesorar a gente endeudada, he descubierto que muchos jóvenes prometedores adorarían perseguir su sueño de enseñar en el centro de la ciudad o dedicar su tiempo a misiones o trabajar para una organización sin fines de lucro. Pero no se sienten capaces de hacerlo porque necesitan más recursos para cubrir sus obligaciones. El primer paso hacia su sueño comienza con hacer un plan para liberarse de ataduras en su vida. Y la deuda es una de ellas.

Parte II – Pagar Tarjetas de Crédito Primero

Comienza hoy por comprometerte a no asumir nueva deuda. Puedes dañar tu calificación crediticia si eliminas todas las tarjetas de crédito, pero puedes cortarlas para que no te sientas tentado a agregar más deuda, manteniendo una sola bajo llave.

Tu mejor protección contra el uso de tarjetas de crédito es un fondo de emergencia, por lo que la prioridad número uno es comenzar inmediatamente a reservar $1,000 en una cuenta de ahorros. Haz esto primero para que no tengas que confiar en tarjetas de crédito u otros préstamos cuando la transmisión de tu carro se dañe o cualquier otro gasto surja.

Prioridad número dos es pagar las tarjetas de crédito. Utiliza la Calculadora de la deuda para atacar tus deudas una a la vez. Considera una pequeña bola de nieve que ruedas y ruedas, hasta que se convierte en una bola enorme. De la misma manera, comenzamos por abordar la deuda más pequeña primero, haciendo los pagos más grandes que se puedan, y después de que se elimina, se convierten sus recursos en la próxima deuda más grande, hasta que sea libre de deudas. Esto libera más recursos para dirigirlos a pagar otras deudas, pero, lo que es más importante, le da una sensación de victoria. Ya para cuando llegas a tu mayor obligación, ya has logrado mucho.

Cuando tenga las tarjetas de crédito bajo control,  serás capaz de usar una y pagar el saldo cada mes. Si luchas para pagar el saldo, deja de usarla y utiliza un presupuesto de solo efectivo.

Parte III – Pago de Préstamos Estudiantiles

Idealmente, la deuda no debe ser más del 5 por ciento de tu presupuesto total. Tenemos muchos recursos gratuitos disponibles para ti a medida que comienzas este viaje hacia la libertad financiera.

Ahora tienes una cuenta de ahorros de emergencia de $1,000, sin deuda de tarjeta de crédito, y mucho más dinero disponible – más un presupuesto de funcionamiento o un plan de gestión de efectivo. ¡Estás escribiendo una gran historia ahora! Antes de que termine, comienza a aumentar tus ahorros en la cuenta de emergencia de 3 a 6 meses de tus gastos de subsistencia y comienza a hacer pagos adicionales para reducir tu deuda de préstamos estudiantiles. Con diligencia y disciplina, verás tu sueño cumplido a tiempo.

Si no lo quieres hacer solo, elige cuidadosamente los profesionales que pueden ayudarte con un plan. Crown trabaja con socios de confianza, como los de Consejeros Cristianos de Crédito, que tienen experiencia en ayudar a las personas a hablar con sus acreedores y mantener un plan.

Esta es una gran resolución de Año Nuevo, pero es posible que tengas que repetirla durante los próximos años, dependiendo de la cantidad de deuda que tengas. Como dice la Escritura, no seas esclavo de la deuda. Gálatas 5:1 dice: “ Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud”. Empieza orando ahora sobre lo que Dios quiere que hagas con tu carrera y recursos, ya que tienes más opciones, a medida que la deuda se convierte en tu pasado y la esperanza en tu futuro. Y haznos saber cómo podemos ayudarte alcanzar la libertad financiera.

Chuck Bentley

About Chuck Bentley