was successfully added to your cart.

Cart

¿Qué dice la Biblia sobre la Injusticia en el Trabajo?

¿Alguna vez has sentido que las personas equivocadas siempre salen adelante? Los trabajadores talentosos, humildes y esforzados a menudo son ignorados, y aquellos que adulan al jefe, o se atribuyen el mérito de las cosas que no hicieron, obtienen las promociones, los bonos y todos los elogios. Es frustrante y puede ser desmoralizador.

Cuando se enfrentan a esta frustración, muchas personas comienzan a considerar si es el momento de buscar otra oportunidad. Si desea comprender mejor si ahora es el momento de buscar otras opciones o entender mejor la forma en que está diseñado para trabajar, tome Career Direct. Le ayudará a comprender cómo lo que le apasiona, su personalidad, habilidades y valores se cruzan para hacerlo único.

Una de las cosas que puede hacer que un lugar de trabajo sea realmente insoportable es lidiar con un liderazgo difícil. Pero no tienes que creer en mi palabra. Esta es una pregunta con la que muchos luchan todos los días, pero la Biblia no guarda silencio sobre el tema.

LO QUE DICE LA BIBLIA

Las Escrituras nos dan muchas historias que ilustran una respuesta similar a la de Cristo ante el aparente liderazgo injusto. En el libro de Daniel, el profeta trata con tres administradores paganos que alcanzan prominencia injustamente por su buen trabajo. O en Lucas 18, la parábola del Juez Injusto ilustra el cuidado soberano de Dios para nosotros y su promesa de que se hará justicia.


En el Salmo 73, Asaph se sintió frustrado al escribir: “…envidié al arrogante cuando vi la prosperidad de los malvados. Ellos no tienen luchas; sus cuerpos son sanos y fuertes. Están libres de cargas humanas comunes; no están plagados de enfermedades humanas… Así son los impíos:  sin afanarse, aumentan sus riquezas. En verdad, ¿de qué me sirve mantener mi corazón limpio y mis manos lavadas en la inocencia, si todo el día me golpean y de mañana me castigan?“.

Asaf tenía, en sus propias palabras, una actitud amargada por ver a la “gente equivocada” salir adelante.

Gallup estaría de acuerdo con Asaph, ¡y descubrió que las empresas eligen al gerente equivocado el 82 por ciento de las veces! Como resultado de la lucha por lidiar con líderes incompetentes, distantes o incluso poco amables, se pierden miles de millones de dólares y solo un tercio de los empleados informan sentirse comprometidos en su lugar de trabajo- el resto se pregunta cuándo terminará el día.

Pero a medida que Asaph continúa reflexionando sobre la buena fortuna de aquellos que no siguen al Señor ni trabajan honestamente, observa que sus éxitos son a corto plazo porque no tendrán ayuda cuando llegue el día del desastre. (Y las dificultades llegan a todos.) Mientras tanto, para aquellos cuyos corazones están puestos en el Señor, hay ayuda de un Dios amoroso. Asaf escribe: “Sin embargo, estoy siempre contigo; tú me sostienes de mi mano derecha. Tú me guías con tu consejo, y luego me llevarás a la gloria“.

A través de la comunión con Cristo, tenemos el gran don de la ayuda y el consejo de Dios en la lucha diaria. Y sabemos que no importa cuán malas parezcan las cosas en el momento, hay un día de ajuste de cuentas, y francamente, eso debería llevarnos a orar por nuestro liderazgo cuando los vemos dirigirse en la dirección equivocada.

Sin embargo, el problema sigue siendo que, con demasiada frecuencia, las empresas promueven a alguien que está en su lista de espera, en lugar de considerar si tienen las habilidades para administrar personas y proyectos. Ese fracaso lastima a todos en la compañía.

ENCONTRANDO EL LÍDER CORRECTO

Las habilidades de un buen gerente son raras: Gallup descubre que después de cinco décadas de estudio, solo una de cada diez tiene lo que se necesita para liderar.

En 1 Timoteo 3:8-13, el apóstol Pablo establece las cualidades que las iglesias deben buscar al elegir líderes en una iglesia. Los líderes “deben ser honorables, sinceros, no amigos del mucho vino ni codiciosos de las ganancias mal habidas. Deben guardar, con una conciencia limpia, las grandes verdades de la fe. Que primero sean puestos a prueba (tener algo de experiencia- énfasis agregado), y después, si no hay nada que reprocharles, que sirvan…”

Mi consejo es primero que recuerdes, como lo hizo Asaf, que con Dios de tu lado, tienes mucho por lo que estar agradecido.

En segundo lugar, aprende todo lo que puedas en tu entorno de trabajo actual, ya sea para que te promocionen o para una mejor oportunidad.

Considera el consejo en Efesios 6:5-8 dado a los esclavos en el fondo de la sociedad romana: “Esclavos, obedezcan a sus amos terrenales con respeto y temor, y con integridad de corazón, como a Cristo. No lo hagan solo cuando los estén mirando, como los que quieren ganarse el favor humano, sino como esclavos de Cristo, haciendo de todo corazón la voluntad de Dios. Sirvan de buena gana, como quien sirve al Señor y no a los hombres, sabiendo que el Señor recompensará a cada uno por el bien que haya hecho, sea esclavo o sea libre“.

La Palabra de Dios no nos instruye a aceptar una situación mala como permanente o a creer que las circunstancias no pueden cambiar. Él nos dice que sirvamos de todo corazón- ofrezcamos un buen trabajo y recordemos que Aquel que nos bendice no es el mismo que quién firma el cheque. Él es soberano y a menudo somos colocados bajo estos “líderes equivocados” para hacer crecer nuestro carácter y marcar la diferencia como lo hicieron Daniel o José en sus  circunstancias difíciles.

Pero ofrezco una palabra de advertencia para aquellos de nosotros que gerenciamos; Dios está observando nuestra mayordomía de las personas bajo nuestro cuidado y nos hará responsables de cómo se manejan las personas y los recursos. Y como dice Salmos 34:17, “Los justos claman, y el Señor los oye; él los libera de todos sus problemas“.

¿Te gustaría tener un jefe que actúe como tú? ¿Crees que Dios está satisfecho con tu liderazgo? Toma un minuto para considerar cómo ve Dios tu liderazgo.

 

Chuck Bentley

About Chuck Bentley