was successfully added to your cart.

Cart

¿Dios quiere que prosperemos?

¿Está en su voluntad que cada cristiano tenga riqueza mundana? ¿O le pide a cada cristiano que abandone las cosas del mundo y viva una vida de pobreza?

Estas preguntas de fe y dinero no son nuevas y no son exclusivas de nuestra cultura moderna. Durante su ministerio de 3 años en la tierra, Jesús habló del dinero con frecuencia. De hecho, hay más de 2,300 versículos sobre el dinero en la Biblia (más que los del cielo y el infierno combinados). Entonces, claramente, a Dios le importan nuestras finanzas. Le importa cómo usamos nuestro dinero, pero también le importa cómo nos sentimos al respecto, cuál es la condición de nuestro corazón hacia las finanzas.

Lamentablemente, el deseo de riquezas en la tierra es algo que divide y destruye a muchas personas y sus matrimonios.

Fui culpable de esto en mi propio matrimonio durante 21 años. Quería más, más grande y mejor, porque estaba concentrado en el dinero. Estaba descontento y mi esposa estaba contenta. Cuando finalmente llegamos a estar en un mismo sentir sobre el dinero, todo cambió. Nuestra relación mejoró y experimentamos una libertad como nunca antes.

Nos apasiona ayudar a otras parejas a experimentar lo mismo, así que escribimos un libro juntos. Problemas Monetarios, Soluciones Matrimoniales acaba de salir y puede pedir su copia ahora.

Para responder a la pregunta sobre la prosperidad, debemos mirarla desde más de un ángulo.

El Evangelio de la prosperidad

Una de las principales escuelas de pensamiento en el ámbito cristiano es lo que se conoce como el Evangelio de la Prosperidad.

Esta filosofía enseña que las riquezas son un signo de la bendición de Dios, y que usted puede “mandar” a Dios que lo bendiga financieramente. Cuando recibes estas grandes bendiciones financieras del Señor, también puedes gastarlas como quieras, extravagantemente y sin preocupaciones.

Esta enseñanza es falsa y contradice todas las advertencias bíblicas contra los pecados como la codicia, la idolatría, el egoísmo y el amor al dinero.

En el otro extremo del espectro está el Evangelio de la Pobreza.

También es falso, esta enseñanza sugiere que todos los cristianos deberían abandonar la riqueza mundana y comprometerse con una vida de pobreza. Creen que el dinero y las posesiones son malvados, que los ricos son codiciosos y pecadores, que ser pobre los hace más justos ante los ojos de Dios, y que el gasto trae culpa y condena.

Ninguno de los dos es verdadero ni constructivo.

La Biblia no condena la riqueza y nosotros tampoco deberíamos. La Biblia no defiende la pobreza como el camino hacia la rectitud, ni deberíamos hacerlo nosotros.

La Escritura está llena de héroes de la fe que provienen de todos los orígenes financieros. Dios los usó a todos de acuerdo con su vocación y propósito únicos, no según su equilibrio en el banco. “Los ricos y los pobres tienen esto en común: el SEÑOR es el Hacedor de todos ellos“, señala Proverbios 22:2.

El problema aquí no es ser rico o pobre, sino la actitud del corazón hacia el dinero, esto es lo que concierne al Señor. Independientemente de nuestro patrimonio neto, todos somos responsables de ser mayordomos buenos y fieles de todo lo que Dios nos da.

Evitar el materialismo

Para muchos, el materialismo se puede identificar como el deseo creado por “más, más grande, mejor, más rápido, más nuevo”. Es una actitud de descontento y un impulso codicioso de tener más cosas.

Jesús reveló el problema del corazón subyacente en los deseos de “más, más grande, mejor, más rápido, más nuevo” en esta sola palabra: avaricia. Él nos advierte que no caigamos en esta trampa del materialismo, porque cuando el dinero se aferra a nuestro corazón, afecta a todo lo demás.

El materialismo también puede estar relacionado con el miedo o la inseguridad. La necesidad de acumular y aferrarse a las posesiones terrenales puede ser un síntoma externo de un corazón temeroso y desconfiado. Renunciar al control de tus propias cosas y permitir que Dios sea el dueño legítimo resultará en un gran alivio espiritual, emocional y mental. La libertad solo llega cuando ya no nos vemos como dueños de todo lo que tenemos.

La mayoría piensa que el materialismo es solo una lucha para aquellos que pueden darse el lujo de ser materialistas: los ricos. Pero el materialismo puede echar raíces en el corazón de cualquiera, independientemente de su posición económica.

Pero 1 Timoteo 6: 9 dice que “los que quieren hacerse ricos” pueden ser víctimas de toda clase de pecados graves. Según las Escrituras, las vidas verdaderamente prósperas se basan en cimientos estables.

Ayudando a Otros a Prosperar

Abrazar la definición de prosperidad de Dios debe incluir defensores para el crecimiento de familias saludables que se ven a sí mismos como mayordomos que han de administrar y expandir los recursos que se les ha sido otorgado.

Esto incluye ayudar a otros a prosperar, y buscar un ganar-ganar en nuestros esfuerzos. Aquellos a quienes servimos deben tener la prioridad de la primera victoria- piensen en la forma en que Cristo modeló su vida: “Así como el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.“(Mateo 20:28)

Esto es contrario a la intuición y contracultural. Pero la mayoría de los mandamientos en las Escrituras lo son. El verdadero deseo de Dios es que confiemos en Él con nuestras necesidades y seamos obedientes a Su plan para nuestras vidas. Jeremías 29:11 nos recuerda que Él tiene un buen plan para prosperarnos.

Viva su confianza en Dios al suplir las necesidades de los demás.

Servir es una de las mejores maneras de eliminar una actitud de avaricia o egoísmo. Si te encuentras luchando con estos deseos terrenales, comprométete a servir a los demás al menos una vez a la semana de manera regular. Hará maravillas para tu corazón y tus finanzas.

Si desea comenzar este viaje hacia la libertad financiera con su cónyuge, le animo a que obtenga una copia de mi nuevo libro, Problemas Monetarios, Soluciones Matrimoniales. Mi esposa, Ann, y yo lo escribimos juntos y dedicamos un capítulo entero a cómo se ve la prosperidad en el matrimonio. Encontrará muchos consejos que le animarán en nuestro libro, con algunas sugerencias extremadamente prácticas sobre cómo avanzar estando en un mismo sentir y unir su matrimonio.

Chuck Bentley

About Chuck Bentley