¿Es Posible Graduarse De La Universidad Sin Deudas?

Querido Chuck,

Mi esposo y yo estamos cada día más preocupados por cómo vamos a ayudar a nuestros hijos a ingresar a la universidad sin tener que pagar una deuda. ¡Está empezando a ser similar a los costos de comprar una casa! ¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestros hijos a graduarse con la menor deuda posible?

Gente Frugal

 

Estimados Sres. Frugal,

¡Comparto su preocupación! Forbes informa que los costos proyectados de un título de 4 años de una universidad de élite pueden alcanzar hasta 334,000$… ¡y eso es asumiendo que los niños se gradúen en 4 años! Existen estrategias para reducir esos costos si realmente trabajas en ello. No hace mucho tiempo, mi esposa y yo miramos con orgullo a uno de nuestros hijos graduarse en la Universidad de Georgia, sin deuda alguna restante. No digo que sea fácil, pero es posible.

Como escribí en esta columna hace poco, antes de hacer una inversión en educación universitaria, tome algunas medidas para asegurarse de estar en un campo de estudio alineado a su diseño único y otorgado por Dios. Demasiados estudiantes aumentan los costos de su educación al cambiar sus especializaciones y agregan años a su educación. Borderzine.com informa, “Alrededor del 80 por ciento de los estudiantes en los Estados Unidos terminan cambiando su especialidad al menos una vez, de acuerdo con el Centro Nacional de Estadísticas de Educación. En promedio, los estudiantes universitarios cambian su carrera al menos tres veces en el transcurso de su carrera universitaria”.

El tiempo es dinero, cuando se trata de un título. Y el tiempo que pasas efectivamente en la escuela secundaria puede ahorrar miles de dólares en matrículas universitarias.

Le recomiendo fuertemente a los padres que matriculen a sus hijos en tantas clases de AP (colocación avanzada) de la escuela secundaria como sea posible, clases que también se puedan contar para obtener créditos universitarios. Estas clases, disponibles en la mayoría de las escuelas secundarias, a menudo tienen más tareas y una prueba que se paga al final (alrededor de 100$), pero si la universidad a la que asiste su hijo acepta créditos AP, puede ahorrar miles por clase y acortar su tiempo en la universidad. Siguiendo este mismo orden de ideas, saque del camino los cursos básicos en una universidad comunitaria local durante las vacaciones de verano. Dichas clases proporcionan un valor real y le permiten a su hijo concentrarse en las clases más especializadas de la mención de su licenciatura cuando asista a una universidad más costosa.

Una vez que haya elegido una universidad, explore si su hijo también puede ser exonerado de algunas de sus clases participando en el Programa de Examen de Nivel Universitario. Esto le permite comprar una guía de estudio y probar algunos de los requisitos de graduación. Por lo general, esto no funcionará para las clases en una especialización, pero si su hijo sueña con nunca tomar otra clase de matemáticas o ciencias, ¡el Programa puede hacer sus sueños realidad! Es probable que pague una tarifa por la prueba, pero una vez más, puede ahorrarle tiempo y dinero a un curso completo de estudio.

Mientras todavía están en la escuela secundaria, sus hijos deben entender que con sus calificaciones de secundaria y puntajes de ACT o SAT, están construyendo un caso para becas. Aliente a sus estudiantes (cuando se quejan de lo aburridos que están en la escuela secundaria) con el hecho de que las buenas calificaciones pueden implicar becas y subvenciones, dinero que no necesitan devolver. Las buenas calificaciones, literalmente, pueden convertirse en efectivo en el banco. Además, cada escuela generalmente tiene becas especiales y becas que debe explorar en función de su título elegido, así que explora el sitio web de la universidad que elija. Siempre les he dicho a mis hijos que las buenas calificaciones son el mejor trabajo que se puede pagar en la escuela secundaria.

Otra forma útil de ahorrar dinero es poner a trabajar las habilidades en el manejo de los medios sociales de sus hijos para buscar más ampliamente el dinero y las oportunidades de becas. La hija de un amigo mío realmente ganó dinero de la beca al escribir un ensayo para un lobby de cemento que vio anunciado en línea. Ella construyó su cuenta bancaria universitaria con algunas palabras bien elegidas en la industria de la construcción. Todo tipo de minoristas, desde supermercados hasta equipos deportivos, tienen dinero para regalar. ¡Vaya a buscarlo!

Aún así, recomiendo que independientemente de cuál sea su especialidad en la universidad, trate de realizar actividades menores (o al menos tomar algunas clases) relacionadas con el dinero. Suponiendo que la educación universitaria de su hijo resulte en un trabajo, le recomiendo que incluya un curso de economía o finanzas personales en sus horarios. La educación financiera es lamentablemente inadecuada en las escuelas secundarias estadounidenses. El Consejo de Educación Económica ha descubierto que solo 17 estados requieren algún tipo de instrucción de finanzas personales para graduarse de la escuela secundaria, con solo seis que realmente requieren que los estudiantes pasen un examen. Crown también tiene algunas herramientas útiles para construir un presupuesto funcional. Nunca es demasiado pronto para mostrarles a sus hijos cómo un sueldo debe desglosarse para cubrir obligaciones e invertir en sueños.

Y no olvide que sus hijos pueden ir a trabajar para obtener dinero para la escuela, e incluso pueden considerar unirse al ejército para cubrir los costos. Yo trabajé en la universidad, aprendiendo las habilidades importantes de equilibrar el trabajo y el estudio. A los estudiantes que trabajan les va mejor en la universidad que a los estudiantes que no trabajan.

Espero que lo que ha aprendido en esta columna hasta el momento es que nuestros hijos pueden hacer mucho para controlar sus costos universitarios e invertir en su propio futuro. Esta no es solo su carga. Pero si se pregunta cómo se pueden preparar los padres, le recomiendo que considere un plan de ahorro 529 u otras opciones de ahorro fiscal.

Este es uno de los secretos mejor guardados de los preparativos para la universidad. De hecho, el 72 por ciento de las personas le dijeron a la firma financiera Edward Jones que no tenían idea de qué tipo de planes son. Un plan de ahorro 529 le permite ahorrar dinero, antes de impuestos, para los gastos futuros de la universidad de sus hijos. Pero le aconsejo que ahorre en otros tipos de productos financieros también.

Tranquilícese, todo esto lleva tiempo. Proverbios 21:5 observa: “Los planes de los diligentes conducen a la ganancia con la misma certeza con que la prisa conduce a la pobreza“.

Cuando se trata de financiar la universidad, no hay una solución mágica. Como comprar su primera casa o establecer una empresa, requiere trabajo, ahorros y esfuerzo.