¿Qué dice la Biblia Sobre la Inversión?

Los cristianos deberían invertir, no simplemente para acumular riqueza para sí mismos, sino para aumentar su efectividad para el Reino de Dios. Enseñar a los cristianos a invertir es tan importante como enseñarles a hacer un presupuesto. Todo es parte de vivir como mayordomos fieles.

Lo Que Dice La Biblia

Invertir es una forma de multiplicar los recursos que Dios nos ha dado para cubrir nuestras necesidades actuales y futuras. También es un medio para aumentar lo que tenemos disponible para impactar el reino de Dios. Los mayordomos en Mateo 25:14-28 que multiplicaron sus talentos fueron felicitados por su buen trabajo pero también se les confió más talentos.

Dios es fiel para siempre satisfacer nuestras necesidades, y Él no está en contra de la prosperidad. Sin embargo, somos responsables de ser fieles a cambio de utilizar nuestros recursos para honrar a Dios.

Si desea que se le confíen mayores riquezas, debe ser fiel con lo poco (Lucas 16:10-11). Esto significa aprender a estar contento con lo que tiene y disciplinado en su gestión de lo poco.

Razones Para Invertir

1. Para Avanzar En La Obra de Dios.

En Hechos 4:34, los creyentes vendieron su propia tierra y posesiones para satisfacer las necesidades de otros creyentes. Dios bendijo a algunos con un excedente para usar en el futuro.

Obviamente, aquellos que tienen más son capaces de dar más a la obra de Dios. Eso no quiere decir que todos lo harán, pero los animo a que sean generosos en la manera de dar.

2. Para Cuidar A Su Familia.

Tener un excedente no necesariamente significa que tiene que darlo todo. Dar y ahorrar son principios bíblicos, y los mayordomos deben tener un equilibrio adecuado entre los dos. Debemos dar primeramente para avanzar en la obra de Dios, ahorrar una parte para garantizar que tengamos un Fondo de emergencia, y luego comenzar a invertir. Invertir puede ser una buena manera de ahorrar para la matrícula universitaria, para proveerse durante sus últimos años de vida o para dejar una herencia para sus hijos.

3. Ser Libre.

Cuando haya planificado su futuro y tenga la capacidad de financiar personalmente sus gastos de subsistencia sin tener que trabajar, entonces tanto su tiempo como su dinero estarán disponibles para ser utilizados en el Reino.

Razones Para NO Invertir

La razón más importante para no invertir es si tiene una actitud incorrecta del corazón. Hay muchas actitudes del corazón que están fuera de alineación con las Escrituras, pero he encontrado que estos cuatro son los principales ofensores.

Avaricia: el deseo de tener siempre más y tener solo lo mejor. “Aquellos que quieren hacerse ricos caen en la tentación y la trampa y en muchos deseos necios y dañinos que hunden a las personas en la ruina y la destrucción” (1 Timoteo 6:9). Los cristianos no deberían invertir por un espíritu de avaricia. Recuerde que nada de lo que tiene aquí en esta tierra durará en la eternidad. La avaricia es un reflejo de nuestro descontento con lo que Dios ha provisto.

Orgullo: el deseo de ser elevado o estimado por los logros materiales. “A los ricos de este mundo, mándales que no sean arrogantes ni pongan su esperanza en las riquezas, que son tan inseguras, sino en Dios, que nos provee de todo en abundancia para que lo disfrutemos.“(1 Timoteo 6:17) Invertir para sentirse mejor consigo mismo o para mostrarse a los demás siempre conducirá a un mayor descontento y no fomenta los propósitos de Dios para su vida.

Ignorancia: el deseo de seguir su propio camino sin buscar consejo o buscar el consejo de personas equivocadas. “Cuando falta el consejo, fracasan los planes; cuando abunda el consejo, prosperan.” (Proverbios 15:22). Especialmente en la era digital de hoy en día, no hay excusa para no contar con consejeros capaces. Busque consejos sabios y piadosos y tome decisiones respaldadas con investigación y sabiduría.

Envidia: el deseo de lograr basado en los celos del éxito de otras personas. “Porque envidiaba a los arrogantes cuando veía la prosperidad de los impíos” (Salmo 73:3). El objetivo es la satisfacción, no la comparación. Concéntrese en todas las maravillosas bendiciones que el Señor le ha otorgado, y no se preocupe por tener lo mismo que los demás.

Buscar la satisfacción en cada área de su vida le traerá libertad financiera. Pero primero debe comprender lo que dice la Biblia sobre el dinero, para que pueda ajustar sus creencias y comportamientos. El Estudio en línea de Finanzas Personales MoneyLife es un curso profundo que explica lo que dice la Biblia sobre cada aspecto de sus finanzas. Es un curso diseñado para ayudarlo a convertirse en un mayordomo bueno y fiel y a vivir en libertad financiera.

Recuerde que la única inversión garantizada es el Reino de Dios: ¡Él garantiza que está guardando tesoros en el Cielo!