Una de las mayores amenazas para nuestro caminar con Dios es la trampa del materialismo. Tenemos que trabajar para no ser atraídos por él y gastar nuestro dinero en nuestros propios deseos. ¿Por qué? Porque la afluencia tiende a cegarnos a las necesidades de los demás.

A primera vista, las advertencias escriturales sobre la riqueza y sus peligros podrían sugerir que deberíamos evitar todos los lujos. Pero eso simplemente no es verdad. Dios no nos prohíbe que disfrutemos los beneficios de este mundo; después de todo, son Suyos.

En realidad, se supone que debemos evitar enredarnos en ello hasta el punto en que ya no podamos cumplir nuestro propósito principal: glorificar a Dios.

La riqueza del estilo de vida estadounidense es una bendición mixta. Por un lado, nuestra prosperidad ha hecho la vida mucho más fácil y ha liberado una gran cantidad de dinero para difundir la Palabra de Dios.
Por otro lado, requiere una gran cantidad de tiempo y atención.

La urgencia de nuestros estilos de vida materialistas se ha convertido en una tiranía que demanda la mayor parte de nuestras energías.

Dios advirtió a los israelitas que tendrían la tentación de olvidarlo cuando experimentaran prosperidad financiera:

“Cuando hayas comido y te hayas saciado, alaba al Señor tu Dios por la buena tierra que te ha dado. Ten cuidado de no olvidar al Señor tu Dios, no cumplir sus mandamientos, sus leyes y sus decretos que te estoy dando este día.

Puede decirse a sí mismo: “Mi poder y la fuerza de mis manos han producido esta riqueza para mí”. Pero recuerda al Señor tu Dios, porque es él quien te da la capacidad de producir riqueza, y así confirma su pacto, que él juró a tus antepasados, como lo es hoy.” (Deuteronomio 8:10-11, 17-18)

Desafortunadamente, allí es exactamente donde están la mayoría de los cristianos de hoy.

Evitando el Materialismo

La buena noticia es que existe una metodología comprobada para combatir el control del materialismo: donaciones regulares, generosas y sacrificadas.

Dar es una expresión material de nuestra obediencia espiritual a Cristo.

Es nuestra forma de reconocer que Dios es el dueño y proveedor de todo lo que tenemos y que somos mayordomos. Se describe en la Biblia como una práctica que traerá bendiciones y regalos abrumadores a nuestras vidas. Sin embargo, estamos carentes de práctica e indisciplinados cuando se trata de obedecer las Escrituras.

Jesús dijo: “Más bienaventurado es dar que recibir” (Hechos 20:35).

Él también dijo: “Den, y se les dará: se les echará en el regazo una medida llena, apretada, sacudida y desbordante. Porque con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes” (Lucas 6:38).

Dar requiere un sacrificio emocional de perder una propiedad. Nos impulsa hacia una libertad que se encuentra en el ejercicio de la fe, creyendo que Dios usará nuestro don y suplirá nuestra necesidad.

Ser generoso es más que solo regalar dinero. El fundador de Crown, Larry Burkett, sabiamente dijo: “La mayoría de lo que Dios te da en la vida no es para ti“.

Eso significa que su tiempo, sus habilidades y talentos, su oído atento y su dinero son todas herramientas poderosas que Dios ansiosamente desea que dé generosamente a los demás. Porque la generosidad promueve el Reino.

Cuando comenzamos a pensar como gerentes en lugar de propietarios, disfrutamos y agradecemos todo lo que Dios nos brinda. Reconocemos que tenemos la bendición de ser una bendición. Entonces, con motivos puros, somos mayordomos según lo que Dios dirija.

Presupuesto para Dar

Entonces, ¿cómo desarrollamos el hábito de dar?

Si desea dar, entonces necesita presupuestar y disciplinarse. Ore como el salmista: “Inclina mi corazón a tus testimonios, y no a la ganancia egoísta” (Salmo 119: 36)

Si está casado, oren juntos y, con corazones unidos, den según lo que Dios les indique, empezando por su iglesia. Es una oportunidad para que confíen en Él más que nunca mientras mantiene sus vidas libres del amor al dinero.

Su iglesia local debe ser un gran lugar para comenzar a dar, y también puede haber otros ministerios que le gustaría apoyar. Considere dar primero al Señor antes de pagar otras cuentas. Comprométase con un porcentaje para diezmar, y hágalo de manera constante (si no puede comenzar con un 10%, comience con un 2% o un 5% y siga subiendo). También es posible que desee dar el mismo porcentaje en bonos, comisiones y otros ingresos inesperados.

El apóstol Pablo escribió que, “Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría. 8 Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para ustedes, de manera que siempre, en toda circunstancia, tengan todo lo necesario, y toda buena obra abunde en ustedes.” (2 Corintios 9:7-8).

Desarrollar el hábito de dar generosamente probablemente signifique que tendrá que hacer sacrificios en otras áreas de su presupuesto. Esto probablemente será un paso de fe para usted. Será uno que el Señor honrará. Recuerde dónde está acumulando tesoros – las cosas de este mundo se desvanecerán, morirán y decaerán, pero las cosas del Reino de Dios nunca terminarán.

Si desea obtener más información acerca de tener una mentalidad del Reino y alinear sus finanzas con las Escrituras, quiero que se inscriba en nuestro Estudio de Finanzas Personales MoneyLife en línea. Este curso tiene 7 lecciones que lo guiarán a través de lo que la Biblia dice acerca de cada área de sus finanzas. ¡Haga clic aquí para comenzar!