was successfully added to your cart.

Cart

¿Qué clase de emociones evoca en usted la temporada navideña?

Mi pastor, Ronnie Batchelor, describe esto como la época del año en la que “…todos experimentamos el familiar e inquietante sentido de que nos acercamos al borde, algo parecido al clack-clack-clack-clack ascenso de la montaña rusa cuando las parejas agarran instintivamente las manos del otro e intercambian miradas nerviosas que comunican, ‘¡Aquí vamos!’. Solo esperamos y retenemos nuestro aliento colectivo porque nos espera un buen viaje.

La próxima temporada será casi una sacudida, un frenesí borroso de fiestas, cocinar, viajes y cantidades obscenas de comida hasta que todos regresamos a la estación y exhalamos – en algún momento a mediados de enero”.

Hay una gran expectativa, una emoción compartida, y muchos sienten que es la época más feliz del año. Pero para muchas personas, esta temporada también está llena de estrés, ansiedad y ocupaciones. Podemos estar tan ocupados que nos sentimos como un hámster en una rueda, ¡solo tratamos de mantener el ritmo para que no nos caigamos!

Cada vez que experimento estos períodos de alto estrés, tengo que recordar que no estoy a cargo. El fundador de Crown, Larry Burkett, dijo una vez que renunciaba a estar a cargo del universo y que ¡dejaría que Dios conservara su trabajo!

Me encuentro en esta misma crisis a veces. Asumo demasiadas responsabilidades, me agoto demasiado y termino cansado e ineficaz. Aquí es cuando necesito margen.

Por lo tanto, me estoy desafiando a mí mismo a frenar. Dios está a cargo del universo. Ni usted, ni yo, ni el Presidente, ni el iPhone X.

Pero, ¿cómo disminuimos la velocidad?

Primero, debemos hacer de las prioridades de Dios nuestras prioridades.

Oramos, leemos la Palabra, vamos a la iglesia, descansamos en el día de reposo, damos generosamente, usamos el dinero que ha provisto para construir Su reino – no el nuestro.

Como dijo Pablo: “…fuiste llamado a la libertad, hermanos. Solo que no uses tu libertad como una oportunidad para la carne, sino que a través del amor sírvanse los unos a los otros. Porque toda la ley se cumple en una palabra: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” (Gal 5: 13-14)

En segundo lugar, debemos servir a los demás.

Servir nos brinda verdadera alegría y está demostrado que reduce la ansiedad y la depresión. Dios diseñó nuestras mentes y nuestros cuerpos para beneficiarnos cuando pensamos en los demás antes que nosotros mismos.

Pero la simple verdad es que la mayoría de los estadounidenses están demasiado ocupados para servir a Dios. Nos hemos vuelto complacientes y cómodos en la bendición de Dios y hemos olvidado el primer mandamiento. Dado que Dios pide obediencia en lugar de exigirla, muchos cristianos simplemente ignoran la verdadera razón de su existencia: glorificar a Dios. Algunos de nosotros estamos tan ocupados haciendo cosas para Dios que no estamos haciendo las cosas de Dios.

Pedro dijo: “Como cada uno ha recibido un regalo, úselo para servir el uno al otro, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios… el que sirve, como alguien que sirve por la fuerza que Dios provee, para que en todo Dios sea glorificado a través Jesucristo”. (1 Pedro 4:10-11)

Y, “…el que quiera ser grande entre ustedes debe ser su servidor, y el que quiera ser el primero entre ustedes debe ser esclavo de todos. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” (Marcos 10:43-45)

Tercero, necesitamos ser fieles.

Una de las mejores lecciones de mi vida fue aprender que el éxito ante los ojos de Dios es la fidelidad. Cambiar mi mentalidad de ser dueña de todo a ser gerente de todo lo que Dios me ha dado ha traído tanta libertad, y hará lo mismo en tu vida.

La mayordomía tiene que ver con la fidelidad. Quiero escuchar “bien hecho, siervo bueno y fiel” cuando me encuentre con Cristo, ¿verdad?

Así que tome los primeros pasos. Comprométase a frenar un poco esta temporada, a servir a los demás y a ser fiel. Ahora es un buen momento para sumergirse profundamente en lo que dice la palabra de Dios acerca de su dinero. Y la mejor manera de hacerlo es con el Estudio de Finanzas Personales en línea de MoneyLife. Este curso en línea tiene 7 sesiones enfocadas en ayudarle a alinear sus finanzas con las Escrituras para hallar la libertad en su vida. ¡Puede inscribirse hoy, o darlo como regalo!

Chuck Bentley

About Chuck Bentley