El Vínculo Entre Hacer Discípulos Y Administrar El Dinero

Sucede todas las semanas en iglesias de todo el mundo. Alguien contacta al pastor buscando ayuda. Una madre soltera enfrenta una montaña de deudas y no tiene a dónde ir. O un esposo y una esposa están considerando divorciarse debido a las constantes discusiones sobre el dinero. Tal vez la persona que llama es un adulto joven que busca sabiduría, tratando de evitar los errores financieros que cometieron sus padres.

El Denominador Común

Independientemente de la edad, sexo, raza o religión, todos tenemos una cosa en común: el dinero.
No importa cuánto o qué tan poco tengamos. Ya sea que nos consideremos pobres, de clase media o ricos, las cuestiones financieras pueden ser una fuente de estrés tremendo en nuestras vidas. Quizás es por eso que Dios nos dio más de 2,300 versículos sobre el dinero y las posesiones en Su Palabra. Sabía cuánto tiempo y energía gastarían los humanos en este aspecto de la vida. Nosotros, por otro lado, podríamos sorprendernos por la cantidad de horas que dedicamos realmente a ganar dinero, decidir cómo gastarlo y preocuparnos si tendremos suficiente para el futuro.

Deténgase y piense en el impacto que está teniendo la preocupación en nuestra cultura. ¿Sabe cuántas personas en su familia, barrio o iglesia están luchando con desafíos financieros de un tipo u otro? Contrariamente a la creencia popular, esos problemas no siempre están relacionados con la deuda. Algunas personas sufren de ansiedad por falta de ahorros o inversiones a largo plazo. Otros están abrumados por la vergüenza debido a las malas decisiones en el pasado. Aún otros luchan contra el descontento, el materialismo y la avaricia. El costo emocional y relacional de estos problemas puede ser extenso. Entonces, ¿cuál es la solución? ¿Cómo enseñamos una cosmovisión Bíblica sobre el dinero, cuando la cultura que nos rodea enseña todo lo contrario?

Lo Importante del Asunto

En su libro digital titulado Descubra y Resuelva los Problemas Financieros en su Congregación, el Director Ejecutivo de Crown, Chuck Bentley, dice: “El problema financiero oculto en su iglesia no es cómo las personas SE COMPORTAN con el dinero; es lo que ellos CREEN acerca del dinero.” Si los líderes de la iglesia se enfocan exclusivamente en la condición financiera de su congregación, podrían perderse las mentiras financieras que conducen a esa condición.

A menos que empiece con el corazón, corre el peligro de crear lo que Randy Alcorn llama “materialistas fieles”. Como autor y pastor, Alcorn ha escrito y ha predicado extensamente sobre el tema del dinero y las posesiones. Aunque hay mayor riqueza entre los creyentes hoy que nunca, él dice que los cristianos rara vez se preguntan “¿Estás ganando la batalla contra el materialismo?” O “¿Cómo estás con tu ofrenda?” Por lo tanto, tanto él como Chuck Bentley nos desafían a analizar lo que estamos haciendo con la riqueza que Dios nos ha encomendado a nosotros.

La advertencia en Marcos 8:36 es tan aplicable hoy como cuando fue escrita hace dos mil años.

“¿De qué le sirve a un hombre ganar todo el mundo y perder su alma?”

Una gran cantidad de enseñanza financiera en estos días se centra en ayudar a las personas a cumplir con un presupuesto, reducir su deuda y aumentar sus ahorros. Algunas enseñanzas también abordan los beneficios de dar. No me malinterprete, esos son todos temas importantes. Con demasiada frecuencia, sin embargo, el énfasis está en el éxito financiero, en lugar de la fidelidad financiera. Lo cual plantea una pregunta importante: si todo lo que hacemos es enseñar a las personas a vivir libres de deudas para que puedan pagar en efectivo por lo que quieran, ¿hemos realmente cumplido el mandato de Cristo de hacer discípulos? ¿Hemos ayudado a la gente de nuestras bancas a entregarse más plenamente a Su Señorío? ¿Realmente hemos avanzado en el Reino de Dios?

Creando una Cultura de Fidelidad Financiera

Como miembro del equipo de campo de Crown, he tenido el privilegio de ayudar a las iglesias de los EEUU a desarrollar una estrategia de educación de corresponsabilidad. El objetivo de esas iglesias suele ser doble:

  • Conocer a los miembros de la iglesia en su punto de necesidad, y
  • Crear una cultura de fidelidad financiera en su congregación y comunidad.

He visto a Dios hacer cosas increíbles cuando las personas le entregan esta área. Una vez que experimentan el impacto de aplicar los principios bíblicos a su dinero, es más fácil hacer lo mismo con otros aspectos de su vida. Al presentar sus finanzas al señorío de Cristo, las personas también aprenden a confiar en él para su crecimiento espiritual, relaciones, salud y carrera.

El Estudio de Finanzas Personales MoneyLife de Crown en línea es una gran manera para que los miembros de su iglesia obtengan una perspectiva bíblica sobre el dinero y las posesiones. El curso puede aliviar la carga del estrés financiero y ayudar a los participantes a experimentar la paz de vivir según los principios financieros de Dios. La plataforma en línea es fácil de usar y accesible para cualquier persona que tenga una conexión a Internet. Está diseñado para ayudar a construir relaciones y fomentar la rendición de cuentas en un entorno de grupo pequeño, incluso cuando los participantes se encuentran dispersos en múltiples ubicaciones.

Comience un grupo de MoneyLife hoy y descubra cómo el dinero y la fe se cruzan como parte del proceso de hacer discípulos. ¡Construir una cultura de fidelidad financiera y generosidad bendecirá no solo a su familia de iglesia, sino también a toda la comunidad!