was successfully added to your cart.

Cart

¿Qué Dice La Biblia Sobre Dar? 6 Lecciones Del Antiguo Testamento

Ser generoso es más que solo dar dinero. La Biblia tiene mucho que decir acerca de dar y la generosidad, pero el relato de Abram en Génesis 12-14 ofrece seis ejemplos de generosidad que podemos poner en práctica en este momento.

1. Cuida De Los Necesitados A Tu Alrededor

Abram cuidó de su sobrino huérfano, Lot, y lo trajo con el resto de su familia a Canaán (Génesis 12:5). Dios nos llama a cuidar a los demás, por lo que deberíamos buscar personas que necesiten atención. Si tiene problemas para encontrar a alguien, ore para que Dios le muestre a alguien en su círculo que lo necesita.

Filipenses 2:3-4: “No sean egoístas; no traten de impresionar a nadie. Sean humildes, es decir, considerando a los demás como mejores que ustedes. No se ocupen solo de sus propios intereses, sino también procuren interesarse en los demás.

2. Acepta Menos Para Resolver Una Disputa

Cuando los pastores de Abram y Lot comenzaron a tener conflictos, Abram lo resolvió dejando que Lot escogiera la mejor tierra (Génesis 13:5-11). Si está involucrado en una disputa con alguien, ofrézcase a aceptar menos para resolverlo. Y si alguna vez ha sido maltratado en un acuerdo, perdone a quienes se aprovecharon de usted.

1 Corintios 6:7 – El hecho de que tengan semejantes demandas legales unos contra otros es en sí una derrota para ustedes. ¿Por qué mejor no aceptar la injusticia y dejar el asunto como está? ¿Por qué no se dejan estafar?

3. Ayude A Los Que Han Sido Insensatos

Lot eligió tontamente vivir en la malvada ciudad de Sodoma, y ​​más tarde fue tomado prisionero de allí. A pesar del comportamiento necio de Lot, Abram lo rescató (Génesis 13:12-13, 14:12-16). Esto es un símbolo del amor y la fidelidad de Dios hacia nosotros a pesar de nuestra necedad.

Si Dios le ha puesto en una posición para ayudar a las personas necesitadas, hágalo incluso si su propia conducta necia ha llevado a su pobreza.

Hechos 20:35 – Y he sido un ejemplo constante de cómo pueden ayudar con trabajo y esfuerzo a los que están en necesidad. Deben recordar las palabras del Señor Jesús: “Hay más bendición en dar que en recibir”.

4. Da Generosamente Al Señor

Abram entregó voluntariamente el diezmo a Melquisedec, rey y sacerdote de Dios, de todos los bienes que tomó durante su rescate de Lot (Génesis 14: 18-20). Dele a su iglesia y ministerios cristianos de una manera que demuestre a los demás que apoyar el Reino de Dios es su principal prioridad, incluso en tiempos de inestabilidad económica. Esto será un testimonio de que honra a Dios primero.

2 Corintios 2:6-8 – “La mayoría de ustedes se le opusieron, y eso ya fue suficiente castigo. No obstante, ahora es tiempo de perdonarlo y consolarlo; de otro modo, podría ser vencido por el desaliento. Así que ahora les ruego que reafirmen su amor por él.

5. Bendiga A Los Que Trabajen Con Usted

Abram recompensó a los hombres que lo ayudaron a rescatar a Lot (Génesis 14:24). Busque maneras de bendecir a quienes lo ayudan. Si es un empleador, sea generoso con sus trabajadores y asegúrese de que sepan que su compañía no podría tener éxito sin ellos.

Levítico 19:13 – “No defraudes ni le robes a tu prójimo. No retengas hasta el día siguiente el salario de tus obreros contratados“.

6. Tenga La Actitud Correcta Sobre El Dinero

Después de diezmar y recompensar a sus hombres, Abram devolvió todo lo que había incautado al rescatar a Lot. Él no guardó ningún producto para sí mismo. Abram no quería que nadie malinterpretara sus motivos, y no quería nada que Dios no le hubiera dado (Génesis 14:21-23).

No permita que su principal prioridad sea almacenar dinero y posesiones para usted. Elija ser un dador primero y confíe en el Señor para satisfacer sus necesidades.

Mateo 6:19-21 – “No almacenes tesoros aquí en la tierra, donde las polillas se los comen y el óxido los destruye, y donde los ladrones entran y roban. Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar. Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón“.

Dios nos está llamando a compartir libremente Su amor, gracia y misericordia y a ser una bendición para nuestra familia, amigos, compañeros de trabajo, los pobres, e incluso para las personas que sufren a causa de su comportamiento necio. Cualquiera que sea nuestra situación actual, debemos recordar el modelo de generosidad de Abram y responder al llamado de Dios.

Chuck Bentley

About Chuck Bentley