was successfully added to your cart.

Cart

Pregúntele a Chuck: ¿Qué Debo Hacer Si Recibo Un Pago Injusto?

Querido Chuck,

Siento que me pagan mal como mujer haciendo el mismo trabajo que los hombres en mi oficina. ¿Cómo trato esto como cristiano?

Frustrada por la Desigualdad Salarial

 

Querida Frustrada,

Mucha atención se centra actualmente en el tratamiento injusto de las mujeres en todo el mundo. La explotación es penosa, pero podemos estar contentos de que incluso aquellos que no conocen a Cristo están tomando una posición para la reforma de los estándares morales y éticos.

Durante años, las mujeres han buscado salarios justos en el mundo laboral. Desafortunadamente, a algunas mujeres todavía se les paga menos que a sus compañeros de trabajo por el mismo trabajo.

Miqueas 6:8 dice: ¡Ya se te ha declarado lo que es bueno! Ya se te ha dicho lo que de ti espera el SeñorPracticar la justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios. Como cristianos, todos debemos buscar corregir la injusticia.

Comprenda el Panorama General

Los empleadores deben pagar a las empleadas de manera justa y equitativa. Pero profundicemos en la brecha salarial antes de ofrecerle algunos consejos.

Tim Worstall, en un artículo de 2017 para Forbes, afirma que cree que la desigualdad de ingresos existe debido a la forma en que las mujeres han demostrado sus preferencias de carrera, horas de trabajo, tiempo de viaje y dedicación y responsabilidad familiar. Con frecuencia, las mujeres trabajan menos horas, realizan trabajos menos exigentes o estructuran creativamente su empleo remunerado para acomodar sus responsabilidades de cuidado.

Esta necesidad de equilibrio puede, de hecho, reducir las ganancias a largo plazo, pero crear una mayor satisfacción. De hecho, un informe de Pew Social Trends 2013 muestra que un abrumador margen de adultos que alteraron su horario de trabajo no lo lamentó. Un asombroso 94% dijo que estaban contentos de haberlo hecho. Aquellos que rechazaron un ascenso (88%) o renunciaron a su trabajo (87%) para cuidar a un miembro de la familia dijeron lo mismo.

Pero esta opción no siempre es una opción, muchas mujeres están en modo de supervivencia. Necesitan trabajar horas extras, no rechazarán las promociones, necesitan los ingresos para cubrir adecuadamente sus gastos y son muy trabajadoras. Las madres trabajadoras solteras en particular, como cabeza de familia, llevan enormes cargas y deben hacer múltiples tareas para manejar todas sus responsabilidades.

Una encuesta realizada en 2016 por McKinsey descubrió que los hombres y las mujeres fueron promovidos de manera similar, excepto en los peldaños más bajos de la escala de carrera, donde los gerentes dudaban en promocionar a las mujeres que estaban comenzando una familia o probablemente lo harían en un futuro cercano. Aquí es donde el salario de las mujeres comúnmente comienza a quedarse atrás.

Los números son difíciles de entender. Las estadísticas del Departamento de Trabajo no comparan a los colegas masculinos y femeninos con trabajo idéntico, horas y demandas. Por el contrario, los ingresos medios de las mujeres a tiempo completo en la fuerza laboral se suman y se comparan con los totales de los hombres que trabajan a tiempo completo.

Steven Horwitz, de la Fundación para la Educación Económica, dice, “…no es una comparación de hombres y mujeres que hacen el mismo trabajo”.

Esto impone a las mujeres la carga de saber qué deberían ganar en su trabajo particular.

Otro problema es que las mujeres representan la mayoría de los trabajadores a tiempo parcial. Por lo general, reciben salarios más bajos por hora y trabajan menos horas, lo que resulta en un menor acceso a las pensiones, seguro de salud, licencia familiar y seguro de desempleo o discapacidad. La presión es difícil, especialmente cuando las mujeres hacen malabares con varios trabajos.

Conozca Su Valor en el Mercado

Para su pregunta específica, es importante que una empleada sepa la tasa del mercado para su puesto. El pago varía en función del costo de la vida y los beneficios proporcionados por las empresas. Lleve a cabo investigaciones antes de las revisiones anuales o cuando le entrevisten para un nuevo trabajo para estar preparado para solicitar un aumento o negociar una oferta salarial.

Si descubre una brecha salarial en su trabajo actual, no reaccione emocionalmente. En cambio, lléveselo al Señor. Ore y busque consejo sabio. No cotillee ni discuta la situación con sus compañeros de trabajo porque puede causar disensión en el lugar de trabajo. Discuta el problema en privado con su superior. Haga preguntas, escuche bien y exprese claramente su posición. Sea cortés al pedir con seguridad un pago justo recordando que la falta de respeto y el drama dañarán su caso.

Pablo instó a los efesios a que vivan de una manera digna del llamamiento que han recibido, siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor. Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz. (Efesios 4: 1-3)

Busque la justicia en el espíritu de la paz. Demuestra madurez y cualidades de liderazgo que los buenos gerentes desean en los empleados.

Lo Que Debe Hacer:

  • Conducirse con dignidad y honrar al equipo de gestión.
  • Expresar aprecio por su trabajo.
  • Ponerse en el lugar del gerente para obtener su perspectiva.
  • Pedir un aumento.
  • Buscar la ayuda de la administración para ganar creativamente más dinero si un aumento no es posible actualmente.

Lo Que No Debe Hacer:

  • Chismear o dejar que la amargura le consuma. Afectará su trabajo.
  • Asumir lo peor sobre su compañía o circunstancia.
  • Ser grosero cuando se reúna con los gerentes. Este es un momento para demostrar su madurez y el amor de Cristo.
  • Siquiera mencionar a un compañero de trabajo por nombre que sabe que está ganando más. Por el contrario, resalte lo que le ofrece a la empresa.
  • Subestimar lo que su posición vale para la empresa.
  • Quedarse en la compañía si su empleador no paga lo que ofrece el mercado.
  • Quemar puentes si decide que es hora de buscar empleo en otro lugar.

 

Mantenga una actitud de esperanza y agradecimiento reconociendo que Dios conoce su situación. Él tiene el control y puede hacer mucho más abundantemente que todo lo que pida o piense. (Efesios 3:20)

 

Chuck Bentley

About Chuck Bentley