was successfully added to your cart.

Cart

Pregúntele a Chuck: ¿Cómo administro la tierra y mi dinero?

Querido Chuck,

Intento ser responsable al reciclar, usar una botella de agua no plástica y hacer todas las “cosas correctas” cuando se trata de cuidar la Tierra. Recientemente leí un artículo sobre cómo los hoteles se están deshaciendo de sus pequeñas botellas de champú y acondicionador para ahorrar plástico, y me hizo pensar: ¿qué está pasando? A veces es más costoso cuidar la tierra, entonces, ¿cómo se cruzan la mayordomía de la tierra y nuestro dinero?

“Intentando hacer mi parte”

 

Querido “Intentando”,

¡Muy buena pregunta que fue informativa para mí! Viajo mucho, así que siempre llevo a casa esas pequeñas botellas de los hoteles. ¡Pero aparentemente no por mucho más tiempo!

InterContinental Hotels y Marriott International mencionaron varias razones para eliminar el uso de botellas pequeñas:

  • rara vez se reciclan y terminan en vertederos
  • las botellas pequeñas se agotan cuando varios invitados se quedan en una habitación
  • las tapas pequeñas a menudo caen en los desagües causando problemas de mantenimiento.

Pero estas botellas son solo una parte de la basura en nuestros vertederos. De hecho, es un problema que debe abordarse y equilibrarse con las realidades financieras.

Los cristianos deberían ser los mejores mayordomos de la tierra. Es la bella y generosa creación de Dios. Si creemos que la Biblia es la Palabra de Dios infalible, entonces sabemos que Dios es el Creador.

En el principio, Dios creó los cielos y la tierra. (Génesis 1: 1).

La tierra es del Señor y su plenitud, el mundo y los que habitan en él… (Salmo 24:1)

Somos Sus administradores, por lo que proteger el entorno que creó y que nos proporciona nuestras necesidades para mantenernos vivos debe ser una prioridad para todos nosotros.

Porque, por medio de él, Dios creó todo lo que existe en los lugares celestiales y en la tierra. Hizo las cosas que podemos ver y las que no podemos ver, tales como tronos, reinos, gobernantes y autoridades del mundo invisible. Todo fue creado por medio de él y para él. (Colosenses 1:16)

El Señor Dios puso al hombre en el jardín de Edén para que se ocupara de él y lo custodiara. (Génesis 2:15)

Dios llamó buena a su creación, muchas veces. Al ver nuestro planeta como un regalo de Dios creado bellamente, debemos estar motivados para cuidarlo, protegerlo y usar sus recursos sabiamente.

Pero nuestra adoración debe estar dirigida al Dador, no al regalo. Es nuestro privilegio manejarlo sabiamente y darle gloria a Dios en el uso de todo lo que Él nos ha provisto. Debemos protegerlo para quienes vienen detrás de nosotros y pensar en nuestra mayordomía eternamente.

“Y este, creo, es nuestro desafío: tratar al planeta hoy como trataremos a la nueva tierra, ejerciendo el dominio sin expoliar, explotando sin destruir, administrando fielmente el gran regalo de Dios”. Tim Challies

Es importante que cada uno haga su parte y enseñe a otros a hacer lo mismo. En nuestro hogar, reciclamos, trituramos papel y lo usamos en el jardín, tratamos de hacer compost y evitamos productos empacados con exceso de papel o plástico. Mi esposa lleva bolsas reutilizables para sus compras. Evitamos el uso de productos químicos en nuestra propiedad y tenemos el mayor “césped orgánico” (es decir, malezas) en nuestra calle porque, en última instancia, no son buenos ni para nosotros ni para la tierra.

Tom Hennigan, coautor de The Ecology Book, escribe: “Las personas más preocupadas por el cuidado de la creación deberían ser aquellas que se han reconciliado con Cristo. Su motivación es compartir el evangelio, proteger la vida humana, y administrar y apreciar la creación de una manera que nos reoriente a la adoración y la obediencia a Cristo”.

Cuando la Tierra sufre a causa de nuestra apatía, avaricia, materialismo y egoísmo, pecamos contra nuestro Creador. La gratitud por nuestro planeta y el papel que nos ha asignado, junto con una perspectiva eterna, trae una conciencia y un deseo de cuidar la creación. Que nuestra preocupación les brinde oportunidades para compartir el Evangelio con aquellos que aman la tierra, pero necesitan desesperadamente conocer y amar a Aquel que lo hizo.

Cuidando la Tierra y Nuestro Presupuesto

Ser buenos mayordomos no tiene que ser costoso. Hay algunos costos iniciales y continuos, como tarifas de reciclaje, compra de bolsas de comestibles reutilizables e inversión en productos ecológicos (como botellas de agua).

Pero a la larga, debería ahorrar dinero administrando bien la tierra. Reduzca los desechables que compra, reutilice lo que tiene y haga crecer lo que pueda.

  • Haga su parte: cada persona hace la diferencia.
  • Viva simplemente: compre solo lo que necesite.
  • Practique la humildad: ignore las tendencias de la moda en ropa, alimentos y teléfonos.
  • Planifique con anticipación: lleve consigo una botella de agua rellenable y un termo de café, empaquete su almuerzo.
  • Comparta la verdad: agradezca al Dador por el regalo y demuestre su aprecio de maneras reales.

La mayordomía es mucho más que administrar el tiempo, los talentos y el dinero. Es ser fiel a Dios con todo lo que ha confiado a nuestro cuidado. El cuidado de este hogar temporal es una manera en que podemos ser fieles a nuestro gran Creador, el Padre de todos estos recursos y belleza natural.

 

Chuck Bentley

About Chuck Bentley