was successfully added to your cart.

Cart

Cómo Resolver Sus Problemas Matrimoniales Sobre El Dinero

El dinero se cita a menudo como el área más grande de frustración, lucha, estrés e infelicidad en el matrimonio. Un cónyuge quiere presupuestar, el otro no. Ninguno de los cónyuges puede ponerse de acuerdo exactamente sobre cómo gastar su dinero o sobre qué priorizar, por lo que presupuestar solo conduce a más argumentos. Tal vez solo la palabra “presupuesto” genere peleas entre ustedes dos, y no están seguros de cómo hacer que su dinero y su matrimonio funcionen.

Bueno, déjeme decirle que el matrimonio no es la causa de sus problemas presupuestarios: ¡en realidad es la solución! Debido a esto, mi esposa, Ann y yo escribimos un libro juntos para ayudar a las parejas a unir sus corazones y alinear sus finanzas. Se llama, Problemas de Dinero, Soluciones de Matrimonio.

Necesitamos amor y dinero, pero debemos saber cómo administrarlos de manera efectiva. Una pareja puede tener un gran plan financiero y un presupuesto sólido, pero aún así estar separados en su corazón y en su mente. Las soluciones externas no abordan los problemas internos que causan conflictos.

Afortunadamente, Dios nos dio todo lo que necesitamos para que ambos trabajen para toda la vida. Entonces, no importa cuán profundas sean las heridas o cuán amplia sea la división, hay esperanza.

“Los Opuestos Se Atraen”

¿Conoces el dicho, “los opuestos se atraen”? Esto es cierto para mi matrimonio. A veces digo que mi esposa y yo somos tan diferentes como un pitbull y un caniche. Su respuesta natural al mundo es 180 grados opuesta a la mía. Pero aprendí que esto es realmente para nuestra ventaja.

Imagine a dos personas paradas de espaldas. No ven el mundo de la misma manera. Imagínelos entrelazando los brazos. Este gesto simple unifica dos en una sola entidad. Girando, tienen una visión completa del mundo. Se convierten en una pareja de 360 ​​grados, capaces de protegerse y fortalecerse mutuamente porque “tienen la espalda del otro”.

Estudie a su cónyuge para comprender cómo Dios los creó de manera única. Cuando dos personalidades diferentes se someten a Dios y Su verdad, el fruto del Espíritu puede fluir del uno al otro.

Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto.” (Colosenses 3:12-14).

Una Palabra Sobre Filosofía

Cuando un hombre y una mujer se casan, no solo están trayendo dos personalidades diferentes, sino que traen dos filosofías diferentes sobre el dinero al matrimonio. ¡Por eso luchamos tanto!

Su filosofía de dinero está determinada por su familia, entorno, experiencias y valores. ¡Puede tener una filosofía sobre cómo cargar el lavavajillas o doblar la ropa también! Usted y su cónyuge provienen de dos orígenes diferentes, con diferentes preferencias o hábitos. Cuando se casa, deja de lado algunas de sus preferencias y acuerda sistemas o filosofías juntos. Las tazas van en la rejilla superior, los pantalones son doblados, no colgados, y ahorrar dinero es una prioridad.

Pero su filosofía unida sobre el dinero siempre estará incompleta sin Dios. Poner sus preferencias financieras a un lado para comprometerse con su cónyuge aún dará lugar a estrés y peleas a menos que primero vea las Escrituras. A Dios le importa su dinero y Su Palabra tiene mucho que decir sobre cómo debes manejarlo.

Estando en Un Mismo Sentir

El presupuesto debe ser una parte esencial del plan financiero de cada pareja. Pero si intenta que su cónyuge comience a presupuestar, no puede forzarlo a leer este artículo y usar la línea probatoria y verdadera, “te lo dije”, si quiere tener éxito.

Estudien las Escrituras juntos para aprender lo que Dios tiene que decir sobre el presupuesto. Ore por sabiduría para saber cómo y cuándo hablar con su cónyuge al respecto, y nunca ataque ni acuse. El presupuesto puede traer paz a sus finanzas y a su matrimonio, pero eso no significa que su cónyuge apreciará que lo obliguen forzosamente.

Vaya al Señor y pídale que le dé discernimiento y paz. Luego, acérquese a su pareja con humildad y amor. No lo tome desprevenido. Esté dispuesto a aprender juntos y siempre sea misericordioso y humilde. ¡Luego, haga un presupuesto! Hable sobre sus objetivos financieros y tómese el tiempo para ser exhaustivo.

Salomón dijo: “Mejor es una persona pobre que anda en integridad que alguien torcido en sus discursos e insensato“.

Puede leer más sobre cómo ponerse en un mismo sentir que su cónyuge y hacer su plan financiero en conjunto en Problemas de Dinero, Soluciones de Matrimonio. Mi esposa y yo escribimos este libro a partir de nuestras propias experiencias con el dinero y el matrimonio. ¡Esperamos que sea de ánimo para otras parejas!

Chuck Bentley

About Chuck Bentley