was successfully added to your cart.

Cart

Por Qué Entender Su Filosofía Sobre El Dinero Podría Salvar Su Matrimonio

Pregúntele a alguien sobre sus problemas financieros, y es probable que escuche una lista de problemas:

“No estoy seguro de que alguna vez sea libre de deudas.”

“Estoy cansado de vivir de quincena a quincena.”

“Nos preocupa que sobrevivamos nuestros ahorros para la jubilación.”

“Si mi esposo (o esposa) dejara de gastar dinero, no estaríamos tan estresados todo el tiempo.”

Los problemas financieros más comunes que enfrentan los estadounidenses incluyen no poder pagar cuentas médicas, llegar a fin de mes o no poder jubilarse debido a la falta de ahorros. Y estas preocupaciones se extienden a través de la demografía religiosa, étnica y de género. La investigación ha indicado que no hay mucha diferencia entre la forma en que los cristianos gastan su dinero y la forma en que el resto del mundo gasta su dinero.

Luego observe el matrimonio. Para muchos, mezclar dinero y matrimonio es como el petróleo y el agua… simplemente no van juntos. Las finanzas son una causa principal de divorcio, el causante del retraso del matrimonio y el motivo por el cual no casarse en absoluto. Intente encontrar una pareja que nunca haya estado en desacuerdo con el dinero.

Mi matrimonio no fue diferente. Mi esposa y yo pasamos 21 años de nuestro matrimonio en desacuerdo sobre el dinero. Tuvimos discusiones, estrés continuo y cometimos errores porque no estaba de acuerdo con ella y ella no estuvo de acuerdo conmigo. Yo era el gastador, ella era la ahorradora. Nos amábamos, pero estábamos lejos de unificarnos en lo que respecta a nuestras finanzas.

Entonces, ¿por qué cuando se trata de dinero en el matrimonio, nos cuesta tanto estar en un mismo sentir?

Bueno, en una palabra: Filosofía.

Si me hubieras dicho durante los primeros 21 años de mi matrimonio que mi esposa y yo teníamos que hablar de “filosofía” para ponernos de acuerdo sobre nuestro dinero, habría volteado los ojos y me habría encogido de hombros. “Filosofía” era algo que a los viejos profesores les preocupaba y no se aplicaba a mí, a mi matrimonio ni a mi dinero.

El punto de inflexión en nuestro matrimonio vino cuando mi esposa amorosamente me convenció de unirme a un estudio bíblico. Hablar sobre mi matrimonio y las finanzas en un grupo con otras personas sonaba casi lo peor que se me podía ocurrir, pero fui. Y las cosas comenzaron a cambiar. Un día, mi esposa me preguntó gentilmente: “¿Estás de acuerdo con las enseñanzas de Dios sobre el dinero?” Le dije: “Sí. Estoy de acuerdo con Dios “. Luego dijo: “¡Bien! Si estás de acuerdo con Dios, entonces puedo estar de acuerdo contigo”.

Dejamos de competir sobre nuestras preferencias y comenzamos a unirnos bajo el plan de Dios.

Verá, lo sepamos o no, cada uno de nosotros tiene una filosofía sobre el dinero. No es necesariamente una mentalidad teológica elevada que suena como si hubiera salido de un seminario de posgrado. Es una compilación de nuestros pensamientos, ideas, planes, sueños, conceptos, creencias y principios que juntos dictan nuestras acciones.

Dios nos diseñó para actuar de acuerdo con lo que creemos. Entonces, si creemos las cosas incorrectas sobre el dinero, nos conduciremos incorrectamente también. Pero, si creemos las cosas correctas acerca de Dios, Su plan y Su propósito para nuestro matrimonio y nuestras finanzas, cambiará todo.

Dicho de otra manera, el problema no es cuánto dinero gana, qué hay en su cuenta de ahorro o la cantidad de deuda que tiene. Esos son comportamientos que son el resultado de sus creencias. El problema son las mentiras financieras en las que cree. La desunión con su cónyuge ocurre porque está tratando lo incorrecto. Está tratando de poner una tirita en una pierna rota, y nunca solucionará el problema real.

La sanidad ocurre cuando alinean su filosofía con la del otro y con las Escrituras. Usted y su cónyuge comienzan a hablar el mismo idioma. Comienzan a priorizar las mismas cosas. Ya no es una actitud de “tengo razón, y ella está equivocada”. Es “esto es lo que dice la Biblia, y vamos a aceptar vivir nuestras vidas de acuerdo con esta verdad”.

Para experimentar un cambio duradero, debemos abrazar la verdad de una nueva creencia, luego actuar sobre ella para cambiar nuestro comportamiento.

Como dice en Proverbios, “Sobre todo, guarda tu corazón, porque todo lo que haces fluye de él“.

A mi esposa y a mí nos apasiona ayudar a las parejas a encontrar la misma unidad y paz que encontramos en nuestro matrimonio. Recientemente lanzamos un libro en conjunto, llamado Problemas de Dinero, Soluciones de Matrimonio. Hay un capítulo completo dedicado a desarrollar una filosofía bíblica del dinero en conjunto.

Chuck Bentley

About Chuck Bentley