Hay muchos conceptos erróneos y mitos sobre el dinero. Muchos de ellos son completamente falsos, pero algunos son más falsos cuando los miras desde la perspectiva de un mayordomo fiel y bíblico. Estos son algunos de los 6 mitos más populares sobre el dinero y una perspectiva bíblica.

Mito 1: Invertir es lo mismo que apostar, así que como cristiano no debería invertir.

¡Este mito del dinero no es verdad en lo absoluto! Invertir no es anti-bíblico. De hecho, en la Parábola de los Talentos en Mateo 25, cada hombre recibe de acuerdo a sus habilidades y está dirigido a administrar bien sus porciones. Cada administrador fue recompensado o castigado en función de cómo utilizó el dinero que se le dio.

Invertir es en realidad diferente a los juegos de azar. Cuando juegas, alguien más tiene que perder para que puedas ganar. También es el mejor esquema para hacerse rico rápidamente que generalmente se aprovecha de los pobres y está motivado por la avaricia y la codicia.

Una distinción importante es entre el rendimiento de la inversión y el objetivo de la inversión. El rendimiento variará en función de nuestra respuesta a factores en constante cambio que escapan de nuestro control. El aumento del conocimiento y la disciplina debería conducir a un aumento de las habilidades y un mejor rendimiento.

El propósito de la inversión, sin embargo, no es una cuestión de habilidad. Es una cuestión de intenciones. Es la base para el lado espiritual y moral de la ecuación, porque a medida que aprendes a invertir dinero según los principios de Dios, encontrarás que Dios aumentará tu oportunidad de ayudar a otras personas. En realidad, el verdadero propósito de la inversión piadosa es aumentar sus activos para que pueda servir a Dios más plenamente. Si solo está multiplicando su dinero y almacenando sus activos sin un propósito, será culpable de acaparar, como el rico tonto en Lucas 12.

Mito 2: No necesito una cuenta de ahorros porque tengo una tarjeta de crédito.

Esta es una forma segura de endeudarse. Una cuenta de ahorros es crucial porque no siempre se puede planificar para las emergencias y lo inesperado en la vida. En lugar de cargar los costos médicos, las reparaciones del automóvil y las mejoras de la casa en su tarjeta de crédito, sumérjase en su nido de efectivo y evite las deudas por completo. La Biblia no prohíbe pedir prestado, pero sí lo desalienta.

Mito 3: No necesito pagar mi tarjeta de crédito por completo todos los meses porque estoy desarrollando mi crédito.

Este es un mito muy común: que las compañías de tarjetas de crédito desean ver su capacidad de pagar saldos de manera constante y con el tiempo. ¡Pero esto en realidad no hace nada por su puntaje de crédito! Simplemente prolonga la cantidad de tiempo que tiene deudas y la cantidad de interés que está pagando. Si utiliza una tarjeta de crédito para recompensas de reembolso en efectivo o puntos de millas aéreas, páguela en su totalidad cada mes. Comprométase a no endeudarse, incluso si es por un corto período de tiempo.

Mito 4: Comprar una casa es mejor que alquilar.

Cuando alquila, sus pagos mensuales no son una inversión en una propiedad que va a aumentar de valor, mientras que los pagos de la hipoteca en una casa sí lo harán.

Pero para mucha gente, alquilar es una opción mucho mejor. Esto podría ser por una variedad de razones. Si prevé una mudanza en el futuro cercano, si tiene un estilo de vida ocupado que le impediría encargarse de la casa y el paisajismo, y si no tiene suficiente dinero para hacer un pago inicial del 20% de una casa.

La queja más común sobre el alquiler es que simplemente está “botando el dinero”. Esto puede ser cierto en un sentido, ya que le está pagando a su arrendador y no aumentando el valor de su propio apartamento, mientras que una casa aumenta de valor a medida que realiza sus pagos.

Pero en el mismo sentido, “bota el dinero” en la comida y el gas todas las semanas. Necesita un lugar para vivir, y sería mejor alquilar un apartamento que estar en una casa y perder más dinero en una hipoteca, o peor, en intereses, reparaciones, jardinería, etc.

La regla más importante aquí es si tiene un pago inicial del 20% para una casa.

Mito 5: No gano suficiente dinero para tener un presupuesto.

Debe tener un presupuesto sin importar cuánto dinero gane. Pero si vive de quincena a quincena o encuentra que el dinero es escaso, será aún más vital que se apegue a un presupuesto. Un presupuesto le permite saber exactamente a dónde va todo su dinero para que pueda controlarlo, en lugar de que lo controle a usted. Para hacer un presupuesto que ame, comience aquí.

Mito 6 – Soy joven – No tengo que preocuparme por ahorrar para la jubilación todavía. O estoy viejo, ya es demasiado tarde para comenzar a ahorrar para la jubilación.

Ninguno de estos mitos podría estar más lejos de la verdad. Si es joven, ahora es el momento más importante para comenzar a planificar y ahorrar para la jubilación. El interés compuesto es algo hermoso que funciona para usted… si le da tiempo.

Y nunca es demasiado tarde para comenzar a ahorrar para la jubilación. Sería mejor tener algo ahorrado para la jubilación que nada en absoluto. Incluso si planea no jubilarse nunca, si tiene algunos ahorros, puede dejarlos como herencia para sus hijos o como un obsequio para su iglesia o ministerio. Parte de ser un mayordomo fiel es ahorrar dinero para que pueda estar en una posición de servir a Dios como Él quiera.

Recuerde que la corresponsabilidad se trata de administrar su vida de una manera que Dios pueda usarlo como lo desee. Si está estresado o ansioso por el dinero, entregue sus circunstancias al Señor y pídele dirección. Crown tiene un excelente estudio en línea que le ayuda a hacer esto, es a su propio ritmo para que pueda pasar por cada una de las 7 lecciones cada vez que tenga tiempo, y es ideal para individuos o parejas casadas. Comprender lo que dice la Biblia sobre el dinero en vez de lo que dice el mundo sobre el dinero puede ser abrumador, pero este estudio lo hará simple.