was successfully added to your cart.

Cart

5 razones por las cuales sus finanzas son más que dinero

¿Qué dice la Biblia sobre el dinero?

Puede que se sorprenda al saber que las Escrituras hacen referencia al dinero más de lo que lo hace del cielo y el infierno… combinados. No es de extrañar: Dios sabe cuánto afecta el dinero nuestra vida cotidiana y el poder que puede tener sobre nosotros.

Cuanto más loco se pone el mundo, más me recuerda que los cristianos están llamados a vivir de manera diferente. Nuestros estándares sobre cómo administramos nuestro tiempo y dinero, la forma de hablarnos entre sí y cómo nos vemos a nosotros mismos no solo deben ser más altos que en el resto del mundo, sino en algunos casos, completamente diferentes.

La mayordomía no se trata de juzgar o criticar la forma en que otros eligen vivir. Se trata de priorizar y administrar nuestras vidas de tal manera que Dios pueda usarnos de acuerdo con Su voluntad. Es decir “no” a las cosas de este mundo para que podamos decir “sí” a las cosas de Dios. Cuando nos vemos a la luz del propósito de Dios, entendemos que el dinero es una herramienta poderosa para el impacto presente y eterno.

Los siguientes 5 principios bíblicos han ayudado a darle forma a la manera que veo mis finanzas a diario. Son los lentes a través de los cuales veo todas las decisiones de gasto, ahorro e inversión. Espero que le ayuden y animen también en su viaje hacia la libertad financiera.

1. Dios posee todo, y nosotros somos simplemente sus administradores o mayordomos.

De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan.” Salmos 24:1.

La mejor manera de comenzar a pensar como un mayordomo es reconocer que no posees nada. Al final de su vida, lo dejará todo atrás: su casa, su automóvil, su 401 (k). Sus cosas no importan en la eternidad. Lo que importa es cómo usa el tiempo, el dinero y las posesiones que Dios le ha confiado.

Esto significa que tenemos que ordenar nuestras vidas y finanzas en preparación para dejar todo atrás. Es por eso que un presupuesto es importante. Es una parte integral de la mayordomía fiel. La forma en que administre el dinero determina cómo manejará cosas mayores. Su ambición y la búsqueda debe ser hacerse rico para con Dios, no a los ojos de los hombres.

2. La mayordomía fiel honra a Dios y lo conduce a un estilo de vida de obediencia piadosa.

¿Contrataría a un administrador de inversiones que probablemente perderá todo su dinero? ¡Por supuesto no! Y, sin embargo, cada uno de nosotros es como un planificador financiero al que Dios le ha confiado Su dinero. Pero muchos administran el dinero de Dios como si fuera suyo y lo usan como si realmente no fuera de su incumbencia.

La mayordomía fiel honra a Dios y busca obedecer sus caminos en todas las decisiones financieras. Eso requiere renovar nuestras mentes con la verdad y aplicar Sus principios a cada área de nuestras finanzas: presupuestar, ahorrar, la deuda, invertir y dar.

Entonces, le animo a orar con el salmista: “Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad;
Afirma mi corazón para que tema tu nombre.

3. La humildad es una gran fortaleza cuando se toman decisiones financieras.

Dios le ha dado talentos únicos y especiales que puede usar para ganarse la vida, cuidar a su familia y ser generoso con los demás. Como Dios da gracia a los humildes pero resiste a los orgullosos (1 Pedro 5:5), es importante ser humilde con el dinero también.

Considere las palabras de Pablo a Timoteo:

A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.

Si dar dinero es un regalo de Dios, ganarlo también es un regalo. No hay nada de malo en ganar dinero o acumular riqueza, siempre y cuando lo esté usando de acuerdo con Su voluntad.

4. La presencia de Dios trae esperanza, incluso en situaciones extremas.

El dinero puede ser un desafío difícil. Tal vez pueda señalar un momento en su vida en el que tocó fondo con sus finanzas; tal vez está allí ahora.

Pero incluso en nuestras circunstancias más extremas, Dios está cerca de nosotros. El Salmo 34:18 dice: “Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos de espíritu.

No espere que su situación financiera cambie de la noche a la mañana. Tendrá que hacer sacrificios y ejercer el dominio propio antes de que las cosas comiencen a cambiar. Pero, puede tener esperanza al poner sus deseos bajo el control de Dios.

En Romanos 5, Pablo enseñó sobre la razón de la esperanza. “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

5. La satisfacción viene de comprender y aceptar el plan soberano de Dios para nuestras vidas.

Tenemos que aceptar el plan soberano de Dios para nuestras vidas y luego ser diligentes en orar y buscar Su voluntad mediante la lectura de las Escrituras. Creo que esta es la mejor definición de satisfacción:

La satisfacción es conocer el plan de Dios para su vida, tener la convicción de vivirlo y creer que la paz de Dios es mayor que los problemas del mundo.

Hebreos 13:5 dice: “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré.

Cuando realmente nos distanciamos del amor al dinero, podemos usarlo de manera más efectiva para los propósitos del Reino. De esta manera encontramos la libertad. Estos principios no solo nos dan libertad ahora, sino que nos preparan para que un día podamos escuchar: “Bien hecho, siervo bueno y fiel...” (Mateo 25:21).

Si desea profundizar en el aprendizaje de lo que significa vivir como un mayordomo fiel, únase al Estudio de Finanzas Personales MoneyLife en línea. Recibirá acceso a 10 Lecciones de Vida y podrá unirse a una comunidad de otros en el mismo camino hacia la libertad financiera. Y si experimenta dificultades en sus finanzas debido a la abrumadora deuda de su tarjeta de crédito, comuníquese con nuestros socios de Consejeros Cristianos de Crédito. Pueden reducir sus tasas de interés, negociar con sus acreedores, consolidar sus pagos y mantenerlo actualizado con un plan de pago de deuda.

Chuck Bentley

About Chuck Bentley