was successfully added to your cart.

Cart

2 Pasos Para Dejar De Preocuparse Por El Dinero

¿Está preocupado por el dinero?

La mayoría de los estadounidenses lo están. De hecho, un estudio de CreditCards.com revela que el 65% está perdiendo el sueño debido a su estado financiero. El factor estresante más común es el costo de las facturas de atención médica o de seguro. A esto sigue de cerca la preocupación por los ahorros para la jubilación y los préstamos estudiantiles. Las hipotecas y las tarjetas de crédito no se quedan atrás.

Preocuparse por el dinero es una epidemia. Pero preocuparse no cambia nada. De hecho, es un pecado.

Jesús nos dice en Mateo 6 que no nos preocupemos por nada.

Un estudio del año pasado encontró que 3 de 4 millennials están profundamente preocupados por su capacidad de hacer pagos de préstamos estudiantiles cada mes. Con nuestra deuda de préstamos estudiantiles actualmente en 1,4 billones de dólares, no es de extrañar que estén estresados.

Afortunadamente, hay esperanza. El escritor de Proverbios 21:5 declara: “Los planes bien pensados: ¡pura ganancia! Los planes apresurados: ¡puro fracaso!“.

¿Quiere dejar de preocuparse por el dinero y encontrar la libertad financiera? Aquí hay 2 pasos para comenzar:

Paso 1: Ore

Esto puede parecer obvio, o demasiado espiritual, pero siempre tendrá estrés y ansiedad sobre el dinero hasta que entregue sus finanzas a Dios.

Dedique tiempo a orar sobre sus finanzas específicamente, y entréguele el control a Dios. Comience leyendo Mateo 6. Recuérdese a sí mismo las promesas de Dios y comience a pensar en usted mismo como administrador, no como propietario, de todo lo que tiene.

Medite en Su bondad y alábalo con un corazón agradecido.

Confiese su pecado y pida orientación.

Entréguele su ansiedad y decida no recuperarla.

Viva un día a la vez y aprecie las bendiciones que le rodean.

Intente vivir con gozosa anticipación de la provisión de Dios Su amoroso cuidado.

Proverbios 3:5-6 dice: “Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas.”

Paso 2: Haga un presupuesto.

De nuevo, sé que esto puede parecer demasiado simple u obvio, pero puede brindarle libertad.

Piense en ello como limpiar su casa. Si todos los juguetes, la ropa y los zapatos de sus hijos están esparcidos, es posible que sienta algo de estrés. Eso es porque hay un lugar donde pertenecen todos esos artículos (baúl de juguetes, armario o el lavadero). Pero cuando esa ropa, juguetes o zapatos no están en su lugar, se ve (y se siente) como un caos.

Entonces comience con una cosa: todos tienen que hacer sus camas. Ese primer paso le ayuda a despejar un poco de espacio para atacar el resto del desastre. Es una tarea sencilla porque cada juguete, artículo de ropa y par de zapatos tiene un lugar. Todo debe guardarse en alguna parte. La limpieza que tiene que llevarse a cabo es recoger todos los artículos y simplemente ponerlos en su legítimo lugar. Cuando se hace esto, todo está ordenado, organizado y libre de estrés.

Lo mismo ocurre con su dinero. Presupuestar es el equivalente financiero de hacer la cama y colgar la ropa. Le ayudará a reducir su estrés financiero porque le permite ver a dónde va cada dólar. Usted asigna un “lugar” o un “propósito” a cada dólar, y cuando cada dólar está en su legítimo lugar o se usa para el propósito correcto, no hay necesidad de estresarse. Se necesita una rutina, disciplina y planificación para tener éxito, pero no es complicado ni gravoso.

Creemos que el presupuesto es una parte esencial de la administración y queremos que sea sencillo para usted tener un presupuesto que le guste. Esta guía fácil de usar le ayudará a crear un presupuesto que funcione para usted y para su situación particular. Tiene todo lo que necesita para comenzar, así que descárguelo gratis ahora.

Chuck Bentley

About Chuck Bentley