was successfully added to your cart.

Cart

Lo que define el éxito y cómo llegar allí

Cuando conoces a una nueva persona o grupo de personas, ¿cuáles son algunas de las preguntas iniciales más comunes que haces?

“¿Qué haces?”

“¿Dónde vives?”

Traducido, estas preguntas realmente significan: ¿tienes un trabajo? ¿Qué tan bueno es tu trabajo? ¿Cuánto pagan? ¿Qué tan alto estás en tu empresa? ¿En qué vecindario vives? ¿Ciudad o suburbios? ¿Qué tan agradable es tu casa o apartamento?

Sí, por supuesto, hacemos estas preguntas para realmente conocer a alguien. Pero debajo de toda la pequeña charla, muchos usan esta oportunidad para evaluar el éxito de alguien. Primero buscamos su acumulación material y posición profesional para determinar su nivel de éxito.

Dinero, Fama, Poder

El mundo definiría el éxito como más cantidad, más grande y mejor. En esta tierra, el éxito equivale a lograr objetivos, disfrutar de los frutos de tus logros y acreditarlo todo a tu propio trabajo duro.

El mundo e diría que la acumulación de artículos bonitos, caros o raros es una señal de su éxito. Que convertirse en un adicto al trabajo en realidad no es algo malo porque significa que es muy probable que sea muy importante para su empresa.

Esta mentalidad parece haber infestado todos los rincones de nuestra nación, lo que ha provocado un aumento de la deuda, una ansiedad paralizante y familias deshechas. Tememos el futuro y el estrés por los planes de ingresos y de jubilación, y no descansamos en las promesas de Dios ni aplicamos Sus principios. Comparamos nuestro “éxito” con el de los demás y nos robamos mutuamente la alegría.

Nos preocupamos por seguir consejos mundanos que hacen hincapié en más grande, más cantidad y mejor. Tomamos prestado más de lo que podemos permitirnos y perdemos oportunidades para dar.

Una dependencia del dinero se introduce en nuestras vidas y, antes de que lo sepamos, nuestro estilo de vida es controlado por ella. La Reserva Federal informa que el hogar estadounidense promedio tiene una deuda de 137,063$. Sin embargo, la Oficina del Censo informa que el ingreso medio familiar fue de alrededor de 59,000$ el año pasado. Nuestro problema de deuda acumulada indica dónde se ha establecido la trampa para millones de estadounidenses.

Dinero, Honestidad, Fidelidad

La Escritura nos dice que debemos medir el éxito con un estándar diferente y no por la búsqueda egoísta de más, más y más.

Santiago 3:16: “Porque donde existen celos y ambiciones egoístas, habrá desorden y toda práctica vil“.

Oswald Chambers dijo: “Nuestra vida espiritual no puede medirse por el éxito como lo mide el mundo, sino solo por lo que Dios derrama a través de nosotros, y no podemos medirlo en absoluto”.

Muchos suponen que el éxito significa dinero, poder y posición. Pero, Dios lo mide por fidelidad.

La Biblia nos dice que “…despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante.” (Hebreos 12:1).

Dios está buscando seguidores que sean hacedores de la Palabra, aquellos que son fieles con lo que Él provee, sin importar cuánto o qué tan poco. Esto es una cuestión de rendición, aceptar el señorío de Dios sobre cada área de su vida, incluidas sus finanzas.

Tener éxito a los ojos de Dios significa estar dispuesto a renunciar a sus derechos y aceptar Su plan para su vida. Ahí es donde se encuentra la verdadera alegría, no en las cosas de este mundo.

Para ser exitoso financieramente desde la perspectiva de Dios, siga estas tres pautas:

  • Ríndase. Renuncie a sus derechos percibidos, expectativas y demandas. Pídale a Dios que tome el control completo de su vida y le dé sabiduría para tomar decisiones financieras.
  • Obedezca. Aquellos que son verdaderamente bendecidos por Dios demuestran la voluntad de usar sus recursos materiales para los propósitos de Dios de acuerdo con Sus principios. Nuestras decisiones financieras deben estar marcadas por la mayordomía fiel como administradores de Dios.
  • Persista. Todos nosotros enfrentaremos desafíos, obstáculos y tiempos de frustración. Es importante perseverar en nuestra fe, sabiendo que Dios trabajará todas las cosas para nuestro bien.

Larry Burkett dijo: “La mayoría de los cristianos están más que contentos de vivir sus vidas rodeados de las trampas de nuestro mundo, en lugar de arriesgarse a perderlas convirtiéndose en un cristiano radical… uno que pondrá a Dios primero en todas las decisiones, incluso cuando poner a Dios primero salga costoso”.

La verdadera libertad se encuentra en la fidelidad. Si desea obtener más información sobre cómo se ve en su vida diaria, inscríbase en el Estudio en línea de Finanzas Personales MoneyLife de Crown. En 7 semanas, aprenderá lo que dice la Palabra de Dios sobre cada área de sus finanzas y cómo ponerla en práctica.

Chuck Bentley

About Chuck Bentley