was successfully added to your cart.

Cart

All Posts By

Chuck Bentley

Pregúntele a Chuck: Como Administrar El Evangelio Con Sus Hijos

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

Querido Chuck,

Tengo 3 hijos y todos están llegando a las edades donde tenemos más discusiones espirituales. Parecen prestar atención a todo lo que hago, decir todo lo que digo y cuestionar todo. “¿Por qué?” parece ser la frase favorita de mi hija de tres años. ¿Cómo comienzo a compartir el Evangelio con ellas a una edad tan joven? Parece que, al igual que el dinero, también tenemos que administrar las Buenas Nuevas. ¿Algún consejo?

“Crianza Para Cristo”

 

Querido “Criando Para Cristo”,

¡Qué gran pregunta! Y una que los creyentes deberían estar motivados a afrontar con urgencia y amor. Los padres cristianos desean ver a sus hijos caminando en la Verdad y viviendo una vida de fe. Pero requiere diligencia establecer este ejemplo, y su fe es en última instancia su decisión. Es Dios quien completa Su obra en la vida de nuestros seres queridos. Debemos ser fieles para hacer nuestra parte y confiar en que Él hará la suya.

Hay cosas que mi esposa, Ann y yo hicimos bien y cosas que hicimos mal cuando criamos a nuestros cuatro hijos. Hemos celebrado victorias y sufrido tropiezos en la crianza de los hijos. Estamos lejos de ser un ejemplo a ser admirados o seguidos. Pero seguimos confiando en Dios, alabándole, pero constantemente le pedimos que trabaje en nosotros y en ellos y nos haga mejores padres. Dado que nuestros hijos tienen entre 17 y 35 años, hemos tenido muchas oportunidades para aprender y crecer.

Criarlos Con Amor

Debemos criarlos con amor, recordando la bondad y misericordia de Dios hacia nosotros, junto con todas las características del amor que se encuentran en 1 Corintios 13. Somos mayordomos de lo que Dios nos ha revelado a través de Su Palabra y mediante nuestras experiencias en el cuerpo de Cristo. Somos totalmente dependientes de Su gracia. Como Pablo, deseamos que guarden la verdad y caminen en ella.

Los niños necesitan ver y experimentar el amor de Dios en acción. Las Buenas Nuevas dan vida, no un conjunto de reglas y comportamientos que deben pasar la inspección. Si no entendemos la diferencia, provocaremos a nuestros hijos y crearemos expectativas que no podrán alcanzar.

Criando Adultos, No Niños

Nutrir a sus hijos es un equilibrio delicado y la ecuación para cada uno probablemente será diferente. Considere las condiciones que las plantas necesitan para crecer. Si fertilizamos demasiado, podemos dañarlas tanto como si las descuidaramos. No podemos obligar a una semilla a dar fruto. Toma tiempo y factores necesarios dados por Dios como el sol y el agua. Nuestros hijos, igualmente, necesitan mucho tiempo y alimento.

Como padres, debemos enfocarnos en criar a nuestros hijos para que sean temerosos de Dios, fieles mayordomos. ¡Realmente está criando adultos, no niños! El Evangelio nos otorga la capacidad de honrarlos como portadores de la imagen de Dios y reconocer que vendrá la madurez. Así que, nos apegamos a las instrucciones dadas por Moisés, habitando humildemente en el amor de Cristo, para ministrar efectivamente en las vidas de los miembros de nuestra familia.

Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es el único SeñorAma al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. (Deuteronomio 6:4-7)

Permítanme sugerir algunas cosas buenas y malas que hemos aprendido a través de los años.

HAGA ESTO

  • Tenga un culto familiar regular y hágalo agradable. Cante, ore, lea la Biblia en voz alta, deje que los niños se turnen para leer tan pronto como puedan, den gracias y memoricen las Escrituras juntos. Puede invitar a amigos de la familia a participar y unirse cuando sea posible.
  • Practique la hospitalidad organizando pequeños grupos, compartires y cenas para que sus hijos sean testigos del gozo en el cuerpo de Cristo.
  • Invierta tiempo y dinero en la iglesia, a los pobres, a las viudas y a las organizaciones centradas en el Evangelio y que efectivamente ayudan a los demás. Modele el buscar servir las necesidades de los demás.
  • Viva humildemente y agradecido.
  • No se exceda. Los niños se benefician al tener menos juguetes.
  • Anímelos a donar sus propias pertenencias y dinero.
  • Enfatice la motivación detrás de la acción, no la acción en sí misma.
  • Alabe y afirme a menudo.
  • Oren regularmente bendiciones sobre ellos.
  • Predique con el ejemplo.
  • ¡Diviértanse y rían mucho!

NO HAGA ESTO

  • No se olvide de su responsabilidad de enseñar a sus hijos la Palabra de Dios. Su escuela cristiana, iglesia, grupos pequeños, amigos y mentores deben ser refuerzos de los principios que ya les ha enseñado.
  • No critique o use el sarcasmo.
  • No discipline mientras esté enojado.
  • No sea exigente. En cambio, anímelo en amor.
  • No desaliente las preguntas (¡especialmente las realmente difíciles!)
  • No hable mal, critique o comparta chismes sobre sus hermanos (u otras personas) frente a ellos.
  • No exprese disgusto o vergüenza en palabras o acciones.
  • No olvide que son brotes tiernos que desean desesperadamente su aprobación y necesitan su amor en un mundo hostil (incluso cuando actúan como si no lo necesitaran).
  • No establezca reglas que sean imposibles de seguir y destruya el amor, la misericordia y la gracia.
  • No sea excesivamente justo y piadoso con respecto a su fe. El crecimiento y la madurez pueden implicar dolor y  lecciones duras.

Ore Por Sus Hijos

Gracias a Dios por cada niño: aunque puedan ser desafiantes y peculiares. Él los ha confiado a su cuidado y no espera que lo haga por su cuenta. ¡Él nunca le abandonará!

Pídale a Dios que los proteja del enemigo, que les otorgue discernimiento, que se mantengan firmes y que amen lo que Él ama y que odien lo que Él odia. Recuerde que al final Dios los atrae hacia Sí mismo.

Ore por su propia resistencia. ¡Criar hijos no es fácil! No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. (Gálatas 6:9)

Mi esperanza es que los padres críen fielmente a hombres y mujeres jóvenes para que se paren en este mundo como lo hicieron Daniel y sus amigos. Oren por los niños que… tuvieran aptitudes para aprender de todo y que actuaran con sensatez; jóvenes sabios y aptos para el servicio en el palacio real (Daniel 1:4) que sean… expertos en el conocimiento de los tiempos… (1 Crónicas 12:32).

Pregúntele a Chuck: Lecciones Del Carro De Un Jugador De La NFL

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

Querido Chuck,

Me he sentido inspirado por la frugalidad del jugador de fútbol americano de los Washington Redskins, Kirk Cousins. ¿No cree que más atletas profesionales y músicos deberían establecer su tipo de ejemplo?

“Gran Fan de Kirk”

 

Estimado “Gran Fan”,

No solo deseo que más atletas siguieran su ejemplo, ¡creo que todos podríamos aprender de él!

Cousins ​​es un jugador de los Washington Redskins y podría comprar lo que quiera. Ganó casi 20 millones de dólares el año pasado y este año podría ganar alrededor de 24 millones de dólares. ¿Sabe lo que conduce? La furgoneta GMC Savana de su abuela, con más de 100,000 millas, que él le compró hace tres años por 5,000$. Él lo llama “El fantasma gris” o “Gandalf, el gris”.

Él sabe que no es una decisión financiera inteligente comprar una nueva, incluso si tiene millones de dólares en el banco. ¿Por qué? Los autos nuevos se deprecian casi un 20% en el minuto en que los saca del lote.

Él siempre quiso un auto agradable y rápido. Así que, en la última temporada, compró un “nuevo” Mercedes S65 AMG 2006, porque no podía justificar uno nuevo.

Cousins ​​es el hijo frugal de un pastor que vivía con su esposa embarazada en el “departamento” de un sótano de la casa de su infancia. Algunos meses, han vivido en el sótano de la casa de la infancia de su esposa. Ellos no pagan renta. Él y su esposa  celebraron el nacimiento de su primer hijo recientemente. Así que su situación de vivienda puede cambiar con su familia en crecimiento.

Pero, una cosa es segura. Él no sabe cuánto tiempo jugará fútbol. Y, basado en esa certeza, reconoce la importancia de ahorrar.

La carrera de un jugador de fútbol profesional tiende a ser corta. Es extremadamente competitivo y los jugadores tienen que trabajar duro para mantener sus trabajos. Las carreras se acortan cuando los jugadores no pueden jugar a un alto nivel esperado. Una herida seria y se acabó.

De hecho, un documento publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica en julio de 2016 declaró que, de acuerdo con la Asociación de Jugadores de la NFL, la carrera promedio dura 3,3 años. Lesión, jubilación o ser reemplazado lo convierten en una elección de carrera de alto riesgo.

Tristemente, “el 78 por ciento de los jugadores se arruinarán dentro de los tres años de su retiro y el 15.7 por ciento se declarará en bancarrota dentro de los 12 años de haber abandonado la liga”.

En cambio, Cousins ​​maneja dinero basado en una analogía que aprendió de un pastor. Imagine a un repartidor de FedEx, que almacena paquetes en su sótano, en lugar de guiarlos a sus destinatarios adecuados. ¿Puede imaginarlo? Pero eso es lo que hacemos cuando fallamos en administrar lo que Dios provee. Él quiere que administremos bien todo lo que Él da para impactar a los demás. Como dice Cousins, “todos vamos a tener que rendir cuentas por lo que hicimos con lo que nos dieron”.

Cousins ​​no quiere jugar fútbol pensando en dinero. “Creo que te metes en problemas al hacer eso. Puse mi confianza en el Señor, en mi fe. Si voy a construir mi vida [basada] en el dinero, que mal por mí. No es de donde extraigo mi seguridad, nunca debería serlo. Mis padres no me criaron de esa manera”.

La humildad y la mansedumbre no son las primeras cosas que se me ocurren cuando pienso en la mayoría de los atletas o celebridades profesionales. Kirk Cousins ​​es una excepción.

El reino de este mundo iguala el éxito con las posesiones y se sabe que las celebridades disfrutan de toques llamativos y caros de su riqueza. Pero el reino de Dios ve el éxito de manera totalmente diferente. Dios mira lo que está en el corazón y el carácter como más importante que el dinero (1 Samuel 16:7).

Cousins ​​ejemplifica la mansedumbre, una característica que Pablo abordó cuando dijo a los Colosenses:

Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia…” (Colosenses 3:12)

La mansedumbre es una cualidad del carácter que nos da la capacidad de controlar el exceso de potencia o fuerza. También se aplica a la forma en que administramos los recursos. Cuando somos mansos con lo que tenemos, podemos tener más en almacenamiento de lo que exhibimos. La ostentación y la extravagancia no son necesarias para construir nuestro ego.

Me gusta esta definición de mansedumbre: “La mansedumbre, de acuerdo con la Biblia, es ser humilde y amable con los demás y voluntariamente ser sumiso y obediente al Señor. No es ser egoísta y arrogante, ruidoso u odioso. Más bien, es tener una confianza tranquila pero segura en el Señor y estar dispuesto y capacitado para hacer lo que sea que Él ordene. Con respecto a cómo una persona mansa trataría a los demás, definitivamente serían humildes y gentiles tanto en sus palabras como en sus acciones”.

Verá, la mayordomía es más que un presupuesto externo. Es una actitud interna, un valor del corazón que influye en todas nuestras decisiones.

Las cosas no traerán felicidad duradera. De hecho, eso a menudo trae mucho estrés y dolor.

Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” (Juan 10:10)

Kirk Cousins ​​entiende esa vida.

Nuestras acciones revelan lo que hay en nuestros corazones. Quien desea administrar bien debería desear este atributo, porque es uno que define a nuestro Salvador. De buena gana dejó Su vida para darnos la nuestra. Usó Su poder para rescatarnos del dominio de la oscuridad. No era tímido ni pasivo, pero estaba completamente sumiso ante la voluntad del Padre.

Que cada uno de nosotros administremos sumisamente todo lo que nuestro Padre provee. Ya sea tiempo, talento o dinero, podemos usarlo todo para glorificar a Dios y ofrecer esperanza a los que no tienen esperanza. Nuestros días están contados. Consideremos cómo podemos compartir la “vida abundante” con los demás en estas fiestas y hasta que Él nos llame a casa. Gracias Kirk Cousins ​​por mostrarnos cómo es esto.

Si desea seguir el plan de Dios para sus finanzas, inscríbase en nuestro Estudio de Finanzas Personales MoneyLife en línea. Está enfocado en alinear sus creencias y comportamientos con las Escrituras, para ayudarlo a vivir una vida significativa y con propósito. ¡El curso consta de solo 7 lecciones y puede completarlas a su propio ritmo! Es la manera perfecta de poner sus finanzas en orden antes que termine el año.

Pregúntele a Chuck: qué podemos aprender sobre la libertad financiera de Chip y Joanna Gaines

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

Querido Chuck,

Leí que Chip y Joanna Gaines estaban endeudados antes de hacerse famosos. ¿Hay un plan que siguieron? ¿Puedes darnos un plan? Estamos muy desalentados con dos préstamos estudiantiles, tres facturas de tarjetas de crédito y debemos nuestros dos autos.

“Deudores Desanimados”

 

Estimados “Deudores Desanimados”,

Los detalles de esta historia definitivamente serán de ánimo. No los he conocido, pero como usted, he leído sobre su viaje financiero.

Chip y Joanna Gaines son las estrellas del altamente exitoso show de HGTV, Fixer-Upper. Aunque han anunciado que no continuarán con el programa después de cinco temporadas, ahora poseen un restaurante, una tienda minorista, un hotel, un negocio de renovación, una agencia inmobiliaria, una línea de pintura, muebles, tapices, alfombras, revista trimestral, tienen un contrato con Target y son autores de dos libros.

Han tenido éxito financiero, pero su matrimonio no comenzó de esa manera.

De hecho, cuando regresaron de su luna de miel de dos semanas en 2003, estaban endeudados y tuvieron que mudarse a una casa vacante que habían alquilado a estudiantes universitarios. Dormieron en el piso mientras lo renovaban. Chip pasó sus primeros dos años de matrimonio escuchando al padre de Joanna preguntarle cuándo iba a conseguir un trabajo. Chip estaba contento con su “trabajo”, pero tenía que demostrar que, de hecho, podía mantener a su nueva familia.

Trabajaron duro y avanzaron más allá de las dificultades. Fueron creativos con sus recursos y no se dieron por vencidos:

“Jo y yo no renunciamos. No renunciamos, nunca nos damos por vencidos. El fracaso no es una opción, perder no es una opción. Peleamos y hemos luchado en tiempos difíciles y desafiantes… ”

Comenzaron a trabajar con casas juntos, pero cuando el mercado de la vivienda se vino abajo, recurrieron a las renovaciones. Al encontrar el equilibrio al tener a las personas adecuadas involucradas en sus proyectos, siempre estuvieron conscientes de que estaban trabajando con el dinero ganado con tanto esfuerzo.

ALGUNAS LECCIONES PRÁCTICAS QUE PODEMOS APRENDER DE LA FAMILIA GAINES

Vivir Con Un Presupuesto

Ellos creen que un presupuesto es importante en una renovación. Hacen hincapié en divertirse con lo que se puede gastar, pero abordar los problemas eléctricos y de plomería. Este mismo enfoque debería aplicarse a su presupuesto personal. Si no tiene uno, comience hoy mismo con la Guía Fácil Para Un Presupuesto Que Ame. Haga una lista de sus prioridades y haga lo que no puede pagar “Fase 2” para aumentar el dinero disponible para pagar la deuda.

La palabra de Dios nos recuerda este mismo principio: “Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?” (Lucas 14:28)

Confíe En El Señor A Medida Que Progrese

Los Gaines aman al Señor y se inspiran para usar los talentos y la creatividad que les ha dado en su trabajo. Priorizan a la familia al incluir a sus hijos en los episodios de Fixer Upper y honran a aquellos con quienes trabajan.

Los Gaines descubrieron que el éxito financiero en el matrimonio se puede lograr a través de la perseverancia arraigada en la fe.

Desarrollen Una Filosofía Común

Las parejas traen diversas creencias sobre el dinero a un matrimonio. Buenas y malas, estas creencias colectivas constituyen su filosofía. Y, esa es la raíz de nuestras acciones. Diseñados por Dios para actuar sobre lo que creemos, conocer la filosofía del dinero de Dios es vital. Protéjanse contra las tormentas causadas por el engaño.

A menudo, la condición financiera de una pareja no es el problema, es la mentira financiera que conduce a esa condición. La mentira se encuentra en la raíz que causa la fruta. Para experimentar un cambio duradero con respecto a la deuda, debemos abrazar lo que Dios dice al respecto. “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.” (Proverbios 4:23).

Los Gaines experimentaron la presión de estar endeudados. Dios nos advierte de ese peligro. Permita que estas advertencias se arraiguen en su corazón y mente.

El rico se enseñorea de los pobres, y el que toma prestado es siervo del que presta. (Proverbios 22:7)
No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. (Romanos 13:8)

Desarrollen Un Proceso Común

Las parejas a menudo no se dan cuenta de lo diferentes que son hasta que se casan. Pero, sometiéndose unos a otros bajo la autoridad de Cristo, serán conformados a Su imagen y darán fruto. Aprender a trabajar juntos tiene grandes recompensas.

Los Gaines comparten un amor por el trabajo duro. Les apasiona lo que hacen y dan lo mejor de sí mismos. Dios también quiere que trabajen duro juntos.

Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. (Colosenses 3:23-24)

Desarrollen Un Compromiso Común

Cualquiera que enfrente problemas de deuda debe buscar al Señor para obtener fortaleza y aliento. Él será su mejor aliado y animador en la lucha para devolver lo que debe.

Los Gaines admiten que odian perder. Enfrentados a un montón de deudas, tenían que ser creativos y estar comprometidos con firmeza. La bancarrota no era una opción para ellos. Hicieron lo que pudieron con lo que tenían.

Haga un plan para eliminar su deuda usando los 5 pasos de Crown para vivir sin deudas. Y si está luchando con abrumadoras deudas de tarjetas de crédito, comuníquese con Consejeros Cristianos de Crédito. ¡Una vez que su plan esté en su lugar, comprométase con el Señor y con los demás para que siga adelante hasta que haya alcanzado su meta de libertad!

  • Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas… (Eclesiastés 9:10)
  • El que labra su tierra se saciará de pan; mas el que sigue a los vagabundos es falto de entendimiento. (Proverbios 12:11)

¿Alguna vez ha notado que a Joanna le gustan los pastelillos? Asegúrese de establecer una serie de pequeñas recompensas por su progreso a lo largo del viaje y tal vez una gran recompensa una vez que todas las deudas hayan sido eliminadas. Así como Chip y Joanna no fueron un “éxito de la noche a la mañana”, sino que tuvieron que aprender a perseverar, usted también debe dar pequeños pasos de progreso todos los días, evitar el desánimo y pedir continuamente al Señor su ayuda. Él es más que capaz de ayudarle en sus desafíos financieros!

Pregúntele a Chuck: llenando un vacío con cosas materiales

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

Querido Chuck,

El primer día de Amazon Prime se realizó recientemente, y encontré muchas ofertas excelentes. Muchos de mis amigos tomaron las redes sociales para compartir las excelentes ventas que encontraron, y durante varios días se habló bien de ello en el trabajo. Si bien las grandes ventas como esta pueden ser excelentes para ahorrarnos dinero, en realidad me entristeció la cantidad de personas que vi tratando de llenar un vacío con cosas. Creo que algo similar sucede el “Black Friday”. ¿Cómo alcanzamos el equilibrio correcto entre encontrar buenas ventas y gastar fuera de lo normal?

“Comprador Triste”

 

Querido “Comprador Triste”,

Vivimos en una sociedad materialista que constantemente nos bombardea con cosas de este mundo. El enemigo está trabajando arduamente creando innumerables formas de distraernos de nuestro principal objetivo de glorificar a Dios y disfrutarlo para siempre. ¡Es hora de que los cristianos tomen en serio el mandato de Pablo y hagan la guerra en un esfuerzo por protegernos del engaño (y, para advertir a los demás!):

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. (Efesios 6:11)

La avaricia es fea. Vimos esto revelado en los informes del año pasado sobre las peleas del “viernes negro”, los tiroteos y el cierre de un centro comercial en Alabama. Pero no deberíamos sorprendernos. Salomón lo describió bien:

El altivo de ánimo suscita contiendas; mas el que confía en Jehová prosperará. (Proverbios 28:25)

Aquí hay algunos consejos para evitar caer en esta trampa materialista.

Piénsalo

Cuando usted (o aquellos que ama) se sienten tentados a comprar, extravagantemente o no, haga estas preguntas.

  • ¿Por qué lo quieres?
  • ¿Realmente lo necesitas?
  • ¿Puedes vivir sin eso?
  • ¿TIENES el dinero para pagarlo?
  • ¿Tiene el ESPACIO para almacenarla o el TIEMPO para cuidarla?

Como Isaías preguntó,

¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma y deleítense con alimentos abundantes. Inclina tu oído, y ven a mí; escucha, que tu alma viva...” (Isaías 55: 2-3a ESV)

Ningunas ofertas, ningunas cosas, nada aparte del Señor satisfará los anhelos del corazón humano. Es por eso que debemos sustituir nuestras necesidades por lo temporal con los deseos de lo que dura. ¡Necesitamos mantener una perspectiva eterna!

Reconozca Una Buena Oferta

Sin embargo, ¡me encanta un buen negocio! Es mayordomía sabia aprovechar estas ventas para comprar artículos que necesita o por las que ha estado ahorrando a un precio reducido. No debe sentirse culpable por gastar dinero en algo en oferta, siempre que lo haya presupuestado. Encontrar excelentes ventas en artículos especializados y necesidades básicas diarias es una gran manera de administrar lo que Dios le ha dado.

Desarrolle Un Corazón Agradecido

A lo largo de la Escritura, se nos dice que demos gracias y que recordemos las poderosas obras de Dios. Vivir en Él, nuestro Proveedor y Salvador, nos libera de las cosas de este mundo. Pero, es una disciplina desarrollada a través de la oración diaria, la lectura de la Biblia y el aliento de los demás.

Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. (Colosenses 3:15-17)

Cuide Su Corazón

Debemos proteger intencionalmente nuestros corazones a través del dominio propio. Aquí hay algunas maneras:

  • Mire a sus amigos ¿Le hacen querer cosas?
  • Ayune de las redes sociales.
  • Comprenda que los niños se benefician con menos juguetes.
  • Calcule cuántas horas debe trabajar para poder pagar el artículo.
  • Si tiene una necesidad real, ¿puede encontrarlo usado o pedirlo prestado?
  • Si cree que lo necesitará en el futuro, ¿puede confiar en que Dios lo proporcionará en ese momento?
  • Deposite el dinero que desea gastar en una cuenta de ahorros.

Recuerde: Menos es más, menos que limpiar y menos que almacenar.

Nuestra sociedad se está ahogando en deudas, buscando una satisfacción verdadera y duradera. Los cristianos encontrarán alegría y plenitud al elegir considerar la difícil situación de los demás y dar generosamente. ¡Dios promete bendecir eso!

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. (Mateo 5:6)

Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre. (Juan 6:27)

Inspírese con las palabras de David Livingstone:

No valoro nada que tenga o pueda poseer, excepto en relación con el reino de Dios. Si algo promueve los intereses del reino, será entregado o guardado, solo que al darlo o guardarlo, promoveré la gloria de Aquel a quien debo todas mis esperanzas en el tiempo o en la eternidad.

Se nos ha otorgado el increíble privilegio de administrar lo que Dios ha provisto generosamente. Mantengamos nuestros ojos en Él, el Autor y Perfeccionador de nuestra fe, y vivamos completamente entregados a Él.

Recaudando deudas de amigos

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

Querido Chuck,

Hace aproximadamente 9 años presté a una persona que conocí en la iglesia una cantidad sustancial de dinero, con documentos firmados para garantizar el pago. El tiempo de pago ha llegado y se ha ido. Desde entonces, esta persona se mudó fuera del estado, se casó y me bloqueó en todos los intentos por cobrar. Él ya no responde a correos electrónicos o llamadas telefónicas. ¿Estaría fuera de línea llevarlo a la corte, o contactar a los miembros de su familia para conseguir su ayuda y conseguir que pague su deuda? ¿Qué pasos, como cristiano, debería tomar ahora?

“Sin Pago”

 

Estimado “Sin Pago”,

¡Lamento su predicamento! Este es un triste escenario que escucho con frecuencia. Ha llevado a algunos al punto de que confían menos en los cristianos que en los no cristianos.

Hay un viejo refrán que dice que la definición de un amigo distante es un amigo cercano que le debe dinero.

Eso no siempre es cierto, pero con demasiada frecuencia, los cristianos, con la intención de ayudar a los demás, prestan dinero que nunca se paga. Además de perder dinero, la relación sufre o es cortada.

Prestar no es un principio nuevo. No hay registro de una sociedad que operara por un período de tiempo sin préstamos. ¿Recuerda a la viuda en 2 Reyes 4:1? Temía que el acreedor se llevara a sus dos hijos porque no podía pagar una deuda. Ella entendió el significado calamitoso de Proverbios 22:7 que declara “Los ricos son los amos de los pobres; los deudores son esclavos de sus acreedores.” Llevaba un significado mucho más pesado en aquel entonces. La gente conocía y atestiguaba los efectos devastadores de la esclavitud para los acreedores y trataba de evitarla.

Hasta hace un siglo, el prestamista tenía una autoridad casi absoluta sobre un prestatario. Cuando un préstamo no se devolvía a tiempo, el prestatario le entregaba todo lo que le pertenecía a su prestamista. Pero hoy vivimos en un período único de la historia, donde existe la opinión opuesta sobre la deuda. El prestatario puede evitar el reembolso de casi cualquier endeudamiento, independientemente de cómo el dinero se gastó.

Desafortunadamente, muchos cristianos ingenuamente piensan que otros “creyentes” se comportarán de una manera que honre a Dios. Queremos confiar en ellos. Queremos creer lo mejor de ellos. Queremos extender la gracia y la misericordia como nosotros mismos hemos experimentado de los demás. Pero a menos que seamos sabios y discernidos, hay quienes se aprovecharán de nuestro amor y compasión, a menudo intencionalmente. Y, están aquellos que huirán cuando no puedan pagar el dinero que se les prestó.

Una de las bendiciones prometidas por Dios para la obediencia a Sus caminos es la capacidad de prestar, en interés y en algunos casos sin interés, para mejorar su prosperidad (Deuteronomio 28:12). Pero cuando es hora de recolectar, existen límites dentro de los cuales debemos operar, y esos límites son más estrechos que los del mundo.

No debemos llevar a otro cristiano a la corte. Eso aplica al cobro de deudas.

En realidad, ya es una grave falla el solo hecho de que haya pleitos entre ustedes. ¿No sería mejor soportar la injusticia? ¿No sería mejor dejar que los defrauden?” (1 Corintios 6:7) Más bien, debemos seguir el proceso de tres paradas descrito en Mateo 18: confrontar el pecado en privado, confrontar el pecado con otros testigos y finalmente confrontar el pecado públicamente, antes la iglesia, si es necesario, con el objetivo de la restauración.

El Señor también deja en claro cómo manejar a uno que rechaza todos estos intentos de recolectar. “Si tu hermano peca contra ti, ve a solas con él y hazle ver su falta. Si te hace caso, has ganado a tu hermano. Pero, si no, lleva contigo a uno o dos más, para que “todo asunto se resuelva mediante el testimonio de dos o tres testigos”. Si se niega a hacerles caso a ellos, díselo a la iglesia; y, si incluso a la iglesia no le hace caso, trátalo como si fuera un incrédulo o un renegado.” (Mateo 18:15-17)

Respecto a los incrédulos, debemos recordar que somos embajadores de Cristo. De acuerdo con Lucas 6:30-31 “Dale a todo el que te pida y, si alguien se lleva lo que es tuyo, no se lo reclames. Traten a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes.

Sin embargo, la Biblia no prohíbe del todo que los cristianos demanden para recuperar lo que ha sido tomado por incrédulos. Simplemente debemos mantener una perspectiva eterna, contando el costo de la pérdida como de menos valor que la preservación del ministerio del evangelio.

Las agencias de cobro pueden ser un recurso si el medio por el cual se recauda honra al Señor. Antes de usar uno, no importa cuán respetable sea, trate de determinar la necesidad y la situación del prestatario para no infligir más dolor si puede evitarse. La Biblia enfatiza que debemos mostrar misericordia y perdón a los demás porque Dios extendió Su misericordia hacia nosotros y perdonó una deuda que no pudimos pagar.

Sabiendo que podríamos tener que perdonar deudas financieras, es imperativo que nosotros, como mayordomos sabios, conozcamos el carácter espiritual del prestatario. Un equipo de asesores que entreviste a un posible prestatario puede ser útil. Porque “el éxito depende de los muchos consejeros“. (Proverbios 11:14 NVI) Si prestas dinero a aquellos con buen carácter, un recordatorio suave sobre el pago de la deuda es todo lo que se debe dar, si es necesario.

Prestar dinero a alguien que no debería recibirlo priva a aquellos que pagarán y le cuesta al prestamista financiera y emocionalmente. En muchos casos, debemos estar preparados para simplemente hacer un regalo a quien lo necesite sin esperar el reembolso.

Finalmente, espero que su prestatario tenga un cambio de opinión y que él o ella responda a sus intentos de contacto. De lo contrario, quizás los miembros de la familia de la persona lo ayuden a pagarlo, de modo que la carga se devuelva al prestatario y a sus seres queridos inmediatos. Su deshonestidad debe ser tratada de una manera que traerá la restauración a él y la gloria a Dios.

Y para cualquier persona atrapada en el ciclo de deudas de tarjetas de crédito, comuníquese con nuestros socios Consejeros Cristianos de Crédito. Tienen un maravilloso equipo de consejeros profesionales y amigables que pueden ayudarlo a consolidar sus pagos y reducir sus tasas de interés para ayudarlo a pagar sus deudas mientras honra a Dios.

5 pasos para dejar de perder el sueño por el dinero

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

Querido Chuck,

Estoy perdiendo el sueño por preocupaciones sobre el dinero. En serio. A veces, el estrés de averiguar cómo equilibrar las deudas, las cuentas y la vida es casi más de lo que puedo soportar. ¿Por dónde comienzo?

“Insomnia ​​en América”

 

Estimado “Insomnia”

Sé como se siente. Una vez estuve allí en un momento en que tenía una deuda excesiva y me despidieron de mi trabajo. El estrés financiero es un serio desafío para muchos de nosotros.

Al aconsejar a individuos, parejas y comunidades eclesiásticas sobre el dinero durante muchos años, he visto que las preocupaciones monetarias pueden ser un cáncer, lo que nos distrae de lo que Dios quiere que logremos en la vida. Y muchos de nosotros estamos perdiendo el gozo de la vida debido a esta ansiedad. Una historia reciente en MarketWatch informó que “los estadounidenses están más estresados ​​que nunca, y para la mayoría de ellos, sus cuentas bancarias tienen la culpa”.

Más de 6 de cada 10 estadounidenses (62 por ciento) informaron que estaban perdiendo el sueño debido a preocupaciones monetarias, según un estudio de CreditDards.com. Si bien esa es una leve mejoría del 69 por ciento que informó que perdieron el sueño debido a preocupaciones monetarias en 2009, sigue siendo un número astronómico de estadounidenses extremadamente estresados ​​por el dinero. Y nos preocupa todo: cuidado médico, seguro, jubilación, educación, hipotecas, automóviles y tarjetas de crédito.

El estrés financiero es también uno de los principales factores que contribuyen a las altas tasas de suicidio de los soldados estadounidenses.

¿Y los más estresados de todos? Las personas de la Generation X y los Millennials, quienes dijeron que la deuda de préstamos estudiantiles los mantiene despiertos por la noche.

Es vital para cada uno de nosotros controlar nuestras emociones y nuestras finanzas de manera que el potencial que Dios diseñó en todos nosotros no se pierda por la distracción de la preocupación y el miedo.

Jesús dijo en Mateo 6:31-34: “Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Los paganos andan tras todas estas cosas, pero el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.

Del mismo modo, 2 Timoteo 1:7 nos recuerda “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.”

Entonces, empleemos estos principios para dejar de preocuparnos, obtener mentes sanas y manejar nuestro estrés financiero.

Primer Paso: Confía En Dios.

Nunca olvide que no está solo y que Dios mismo comprende nuestras necesidades. En Lucas 12:27-28 leemos: “Fíjense cómo crecen los lirios. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿cuánto más hará por ustedes…?” Nuestro fundador, el fallecido Larry Burkett, decía: “¿Confías en Dios? o simplemente dices que confías en Dios?” Estudie la Palabra de Dios y busque aplicar Sus principios a su vida diaria.

Paso Dos: Presupueste Con Cuidado

Nunca va a salir adelante sin un plan, lo cual que debe comenzar con una evaluación de sus activos, sus deudas, sus facturas y obligaciones. Debe crear un presupuesto funcional antes de poder establecer objetivos, saber dónde están sus necesidades y con qué debe trabajar. Puede obtener más información sobre cómo controlar sus finanzas con el Mapa Financiero de Crown. Obtener un presupuesto ayudará a aliviar el estrés de inmediato para garantizar que deje de gastar de más.

Paso Tres: Corte La Deuda Deliberadamente

Como ya sabe, la deuda mata las oportunidades ya que todos sus recursos deben cubrir sus obligaciones. Comience a enfrentar la deuda con el método de la bola de nieve, pagando primero la deuda más pequeña y luego transfiriendo esos recursos a las siguientes obligaciones más importantes. Crown tiene una calculadora gratuita para ayudarlo a establecer un plan de ataque y calcular cuánto tiempo le tomará pagarlo. También puede considerar ponerse en contacto con Consejeros Cristianos de Crédito. Como una agencia de asesoría de crédito sin fines de lucro, cuentan con un equipo de asesores especializados que pueden ayudarlo a evitar bancarrotas, fraudes de liquidación de deudas y soluciones rápidas que arruinan el crédito.

Paso Cuatro: Ahorre Diligentemente

La razón por la que muchos de nosotros tenemos una deuda de tarjeta de crédito es porque nunca tuvimos ahorros en la reserva. Uno de sus primeros objetivos debe ser ahorrar 1,000$ para tener en caso de emergencias. Le sorprenderá saber que 6 de cada 10 estadounidenses no tienen ni siquiera 500$ en ahorros. Prepárese para ese día lluvioso (que sin duda vendrá) ahorrando los primeros 1,000$ y luego trabajando hasta llegar a un año de gastos de subsistencia.

Paso Cinco: Dé Con Propósito

Demasiadas personas piensan que dar es algo que haces solo si se cumplen todos los demás objetivos financieros. Pero, de hecho, al dar, reconocemos que Dios es la fuente de nuestra fortaleza, nuestra habilidad, nuestra salud, nuestros recursos y nuestras propias vidas. Proverbios 3:9-10 nos recuerda que poner a Dios primero conduce a la bendición, al mando: “Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas. Así tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebosarán de vino nuevo.” Haga que el dar sea su principal prioridad financiera y la mayoría de sus problemas financieros se resolverán como consecuencia.

Mi esperanza para usted y para todos los que pasan noches sin dormir preocupados por el dinero es que a través de esta lucha, construirá una relación más cercana con Dios mismo, el único que realmente puede ayudarle. Recuerde Filipenses 4:6-7: “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

¿Qué tan importante es su título universitario?

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

Un título es simplemente el trampolín de los pasos hacia una carrera que finalmente glorifica a Dios. Establecerse en una carrera profesional a menudo es un viaje, no el resultado directo de una carrera en particular. Un trabajo lleva a otro y Dios abre puertas.

Bob Dickie, presidente de Crown y autor de Ame Su Trabajo, explica que “no tenemos tiempo para desperdiciar deambulando por interminables caminos en busca de nuestro llamado, pasión y propósito en la vida“.

¿Sabía que está llamado a ser un mayordomo fiel de su tiempo y sus dones y habilidades? La mayordomía no se trata solo de finanzas. Es todo lo que Dios le ha confiado.

Tomarse el tiempo en la universidad para probar títulos o carreras profesionales se ha vuelto astronómicamente costoso, por lo que estudiar por más de cuatro años u obtener títulos poco prácticos es generalmente imprudente.

Si sus hijos saben exactamente lo que quieren estudiar, alabe a Dios.

Si no, sea paciente y observe lo que hacen en su tiempo libre. ¿Qué les gusta estudiar?

Alimente esos intereses organizando reuniones con profesionales en ese campo para que puedan ser expuestos y aprender cosas que quizás no hayan considerado. Ayúdelos a preparar preguntas para que se informen y puedan reducir las opciones de carrera. Esto los ayudará a evitar perder tiempo y dinero. También considere trabajar con un consultor de Career Direct de Crown para orientarlos en la dirección correcta para su educación o elección de carrera.

Y si aún no lo ha hecho, haga que su hijo tome una Evaluación Personal de Career Direct. Como dice Bob en su libro, “Definitivamente es la mejor evaluación que he encontrado para ayudar a las personas a comprender su llamado en la vida”. Ayude a su hijo a descubrir su diseño único. Les otorgará confianza y aliento para seguir alegremente el llamado de Dios para con sus vidas.

 

Chuck Bentley es el CEO de Crown, el ministerio financiero cristiano más grande del mundo, fundado por el fallecido Larry Burkett. Él es un autor, presentador de Mi MoneyLife – un programa radial, y un orador que frecuentemente habla sobre el tema de los principios financieros bíblicos. 

Cómo evitar el error financiero que 78% de los estadounidenses trabajadores están cometiendo

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

¿Vive de cheque a cheque? Un informe reciente de CareerBuilder encontró que el 78% de los trabajadores a tiempo completo viven de cheque a cheque, y el 71% de los trabajadores a tiempo completo están endeudados.

De estos trabajadores a tiempo completo, casi el 10% de ellos gana más de cien mil dólares al año, y aún así viven de cheque a cheque cada mes.

Este tipo de tensión financiera no es la forma en que Dios nos creó para vivir. Cuando está contando los días hasta su próximo día de pago, ansioso cada vez que compra comida o paga su factura de agua, está dejando que su dinero lo controle a usted.

En cambio, debe cambiar su modo de pensar y reconocerse como un administrador, no como un propietario, de todo lo que tiene.

Piénselo de esta manera: si tuviera que contratar a alguien para administrar sus finanzas, ¿qué buscaría? ¿Qué tipo de hábitos o características buscaría? Esta persona será la única responsable de cada centavo que gaste, ¿qué preguntas le haría en una entrevista?

Ahora pregúntese: ¿contrataría a alguien más para que maneje su dinero de la manera en que usted lo está manejando ahora? No sé ustedes, pero estaría bastante frustrado si la persona que contraté para administrar mi dinero no pudiera hacerlo durar cada mes. Si tuvieran que depender de mi tarjeta de crédito para la vida diaria, ¡creo que encontraría un nuevo gerente!

Así es como deberíamos vernos todos los días: gerentes, contratados por Dios mismo, responsables del tiempo, el talento y el tesoro que nos da. Nuestros recursos aquí en la tierra no nos permiten desperdiciarlos o usarlos para nuestro propio beneficio. Sí, debemos ocuparnos de nuestras necesidades y apoyar a nuestras familias, pero no podremos llevarnos al cielo nuestra casa, ropa o automóvil. Entonces, en lugar de construir esas cosas en la tierra, Dios dijo que considerara su dinero como un recurso para construir el Reino mientras está en la tierra. Use su dinero para cosas de valor eterno, no terrenal.

De todos modos, comprométase a poner sus prioridades en orden. Recuerde darle a Dios primero (diezmo), paguese a sí mismo en segundo lugar (ahorre) y pague a todos los demás en tercer lugar (gasto).

Eso puede significar crear el hábito de ahorrar para que pueda dejar de confiar en su tarjeta de crédito. Tal vez debería comenzar a invertir para hacer crecer sus recursos y dar más. Dios puede estar incitándolo a formar el hábito de dar sacrificialmente.

Que gane 100,000$ o 10,000$ al año no le importa a Dios, lo que importa es cuán fielmente está administrando lo que tiene.

Sé que las finanzas pueden ser estresantes, pero usted puede experimentar la verdadera libertad con la fuerza de Cristo. Su Palabra está llena de sabiduría. Siguiendo sus principios, usted y su cónyuge pueden aprender a manejar bien el dinero y romper el ciclo de cheque de sueldo a cheque de sueldo.

Si usted y su cónyuge no comparten la misma información sobre el dinero, quiero invitarles a leer mi nuevo libro. Mi esposa Ann y yo lo escribimos juntos para alentar a otras parejas con algunas de las lecciones difíciles y que cambian la vida que hemos aprendido a lo largo de nuestros 38 años de matrimonio. Pero por favor escúcheme, no somos perfectos. De hecho, ¡luchamos por 21 de esos años y los principios de Dios han cambiado radicalmente nuestro matrimonio y queremos ayudar a otros! Puede obtener su copia de Problemas Monetarios, Soluciones Maritales aquí.

¿Es mejor alquilar o comprar? 6 preguntas para ayudarle a tomar la decisión correcta

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

Comprar una casa puede ser una experiencia costosa y aterradora. Es probable que sea la compra más cara que harán la mayoría de los adultos. El proceso cambia constantemente, y las posibles dificultades parecen acechar en cada esquina. Tanto es así, de hecho, que menos personas están comprando casas.

Según el Pew Research Center, “una década después de que la quiebra de viviendas volcó las vidas de millones de estadounidenses, más hogares estadounidenses están encabezados por inquilinos desde 1965, según un análisis del Centro de Investigación Pew de los datos de vivienda de la Oficina del Censo.”

Los Millennials, en particular, parecen ser una generación de inquilinos. Menos del 35% de los millennials tienen sus propios hogares, principalmente porque no pueden encontrar opciones asequibles.

No obstante, comprar una casa todavía se siente como un rito de iniciación a la edad adulta. Entonces, para aquellos, especialmente los Millennials, que están esperando comprar una casa hasta que estén financieramente equipados, puede ser como retrasar un gran evento de la vida. Siguen alquilando pero tienen que hacer la pregunta: ¿cuándo es hora de comprar? ¿Es mejor alquilar o comprar? Los principios bíblicos de la mayordomía pueden ayudar a uno a navegar por estas aguas turbias, a menudo abrumadoras. También hay algunas pautas prácticas a seguir al responder la pregunta de alquilar versus comprar.

Desperdiciar el Dinero vs. Invertir

El argumento financiero más grande para comprar una casa es porque es una inversión, mientras que el alquiler parece que simplemente estás “tirando dinero”. Es cierto, muchas casas son buenas inversiones y le harán ganar dinero cuando revenda.

Sin embargo, no todas las casas son buenas inversiones. Además, si compra por encima de sus posibilidades, perderá dinero a largo plazo. Gastar de más en la tienda de comestibles porque tiene un cupón sigue siendo un gasto excesivo. Más que cualquier otro tipo de inversión, comprar una casa requiere una gran cantidad de dinero, tiempo y energía. Si no está listo o equipado para la inversión, entonces debe continuar alquilando.

En aras de la discusión, tener un techo sobre su cabeza, un lugar para dormir, comer y trabajar no es “tirar el dinero”. ¡Un refugio es una parte necesaria de la vida!

Antes De Comprar…

Para evaluar si está listo para comprar una casa, necesita tener un presupuesto. Debe considerar esto como un paso esencial antes de avanzar más en el proceso de compra.

Recuerde la gravedad de la decisión que está tomando y supere sus deseos de una casa perfecta. No se deje atrapar en la trampa de la comparación. Busque la sabiduría de las Escrituras, use las siguientes pautas y responda las siguientes preguntas antes de tomar cualquier decisión.

Lineamientos

En general, no más del 40% de su ingreso neto disponible debería asignarse a la vivienda. Su ingreso neto disponible es el ingreso después de deducir los diezmos y los impuestos. Esto incluye pagos o rentas de la casa, impuestos, servicios públicos, reparaciones y mantenimiento, y teléfono. Recuerde calcular el seguro, los impuestos, los servicios públicos y otras tarifas en su estimación mensual, no solo el costo estimado de la hipoteca.

Si gana 80,000$ al año, su ingreso neto disponible puede ser de alrededor de 60,760$, por lo que podría asignar aproximadamente 24,304$ al año a los costos de su vivienda. Cada mes, eso equivale a 2,025$.

Para comprar una casa, asegúrese de pagar al menos el 20% del precio de compra como anticipo de la casa. Esto le permitirá evitar SHP (seguro hipotecario privado) y ahorrarle miles de dólares en costos de intereses durante la vigencia de su préstamo. También lo ayudará a calificar para una tasa de interés más baja y reducir años de su préstamo. Una diferencia de .25% en una tasa de interés puede no parecer mucho, pero en 15-30 años, ¡es miles de dólares!

Además del pago inicial del 20%, planee pagar el 3-5% del precio de compra en costos de cierre. Esto significa que, en total, estará escribiendo un cheque por entre el 20-25% del precio de compra de la vivienda. Para una casa de 200,000$, pagará al menos 40,000$- 50,000$ por adelantado. Esa es una cantidad significativa de dinero para pagar de su bolsillo, y no es una meta de ahorro pequeña.

Una vez que haya ahorrado el pago inicial y los costos de cierre, idealmente debe tener entre 3 y 6 meses de gastos de subsistencia en su cuenta de ahorros. Esto puede parecer excesivo, pero es más que necesario. Se requiere mucho dinero para amueblar y mantener una casa. Al tener una cuenta de ahorros saludable, podrá encargarse de la casa y cualquier otro gasto que surja sin tener que depender de una tarjeta de crédito. ¡Tenga paciencia para ahorrar para que pueda tomar una decisión sabia!

Preguntas

Las pautas anteriores le darán una buena idea de cuánto tiempo le tomará ahorrar hasta comprar una casa, pero las siguientes preguntas también son cruciales para responder al tomar esta decisión.

¿Mi trabajo es lo suficientemente estable como para pagar la hipoteca?
¿Todavía tendré suficiente margen financiero para realizar los pagos de la hipoteca y cubrir todos los demás costos asociados con una hipoteca (es decir, mantenimiento, reparaciones, paisajismo, decoración, calefacción / refrigeración / agua)?
¿Planeo estar aquí más de 5 años?
¿Cuál es la perspectiva económica para el área (para esta información, pregunte a los agentes inmobiliarios, empresarios, la Cámara de Comercio, etc.)?
¿Cuál es el costo de vida en el área?
¿Cuál es la tasa de apreciación o depreciación de bienes raíces en el área? ¿O a qué precio se espera que los precios y las rentas aumenten o disminuyan en el área durante los próximos años?
Si las respuestas a estas preguntas son todas positivas y puede seguir las pautas anteriores, ¡comprar podría ser lo mejor para usted! Un último paso es calcular los costos generales de alquiler y compararlos con los costos generales de compra. Si el alquiler es más que comprar, ciertamente establezca objetivos de ahorro y busque la compra de una vivienda.

¡No olvide pedir ayuda y consejo! Proverbios 15:22 dice: “Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo;
Mas en la multitud de consejeros se afirman.” Busque la sabiduría y la experiencia de los demás que han ido antes que usted. ¡Es una gran decisión y debe tomarse en serio!

Y si decide comprar, asegúrese de leer este blog para comprender todo lo que necesita saber sobre hipotecas.

Pregúntele a Chuck: Administrar la Salud para ahorrar dinero

By | Ánimo, Education, Stewardship 101, Trending Articles

Querido Chuck,

Me estoy haciendo mayor en edad, y las cosas que alguna vez fueron simples, como hacer ejercicio, requieren MUCHO más esfuerzo. Me han dicho a lo largo de los años que una buena administración de su salud también es una buena administración de sus finanzas, ya que gozar de buena salud puede ahorrarle tanto dinero. ¿Cuál es su consejo sobre la mejor manera de hacerlo y sobre planes de seguro o formas de ahorrar?

¡Gracias!

“Mayordomo Anciano”

 

Estimado “Anciano”,

¡Ha mencionado un tema que tomo muy en serio! La administración responsable de nuestra salud impacta directamente nuestras finanzas. Es por eso que camino y nado en casa o uso los gimnasios de un hotel cuando viajo.

No hay duda de que muchos gastos relacionados con la salud están fuera de nuestro control. Pero, afortunadamente, muchos de nuestros gastos en atención médica están directamente relacionados con las elecciones de estilo de vida. ¿Afortunadamente? Sí, porque con disciplina y perseverancia, las decisiones que tomamos a menudo pueden reducir la cantidad de dinero que gastamos en atención médica. Por ejemplo, una dieta saludable y ejercicio regular pueden reducir significativamente el riesgo de obesidad, ataques cardíacos, colesterol alto, diabetes, osteoartritis e incluso cáncer, así como también reducir el riesgo de depresión, ansiedad y problemas de sueño.

Obesidad

La obesidad es una preocupación seria para la salud y una carga financiera. Se asocia con una salud mental pobre, una menor calidad de vida y muchas de las principales causas de muerte en los EEUU. y en todo el mundo, incluidas la diabetes, las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer. Nos pone en riesgo física y financieramente.

Un artículo de 2014 en The Fiscal Times informó que más de un tercio de todos los adultos y el 17 por ciento de los jóvenes son obesos, y los expertos predicen que la tasa de obesidad adulta podría alcanzar el 50 por ciento para 2030, según un estudio. El autor señala que “Scott Kahan, director del Centro Nacional de Peso y Bienestar en la Universidad George Washington, fija el costo total de la obesidad, incluidos los servicios médicos directos y no médicos, la productividad laboral disminuida, la discapacidad y la muerte prematura, en 305,1 mil millones de dólares anualmente.”

Inactividad

Un estudio concluyó que la inactividad le cuesta a la economía mundial aproximadamente 68 mil millones de dólares anuales en gastos médicos y pérdida de productividad. Solo en los Estados Unidos se estima que pierde casi 28 mil millones de dólares cada año. La mayoría de los costos globales fueron asumidos por gobiernos y empresas, pero casi 10 mil millones de dólares son costos de bolsillo.

El mismo estudio también encontró que, en promedio, alguien que caminó o entrenó durante 30 minutos cinco veces por semana ahorró 2,500$ al año en gastos de atención médica relacionados con enfermedades del corazón que alguien que no hizo ejercicio. Eso incluye ahorros anuales de casi 400$ en recetas médicas y menos visitas a salas de emergencia o estadías en el hospital.

El Costo

Una comparación describe el impacto de varios hábitos de administración de la salud en el costo general de la atención médica. La diferencia en los costos de atención médica entre los fumadores y los no fumadores es de aproximadamente 2.056$ por persona por año. La diferencia entre aquellos que son físicamente activos y aquellos que no lo son es de aproximadamente 1,313$ por año. Tener presión arterial alta cuesta 733$ adicionales por año, la obesidad agrega 2,085$, y los que tienen diabetes gastan 2,151$ más que aquellos que no tienen diabetes.

Una noche completa de sueño y ejercicio regular se ha relacionado con un salario más alto. “Aquellos que son lo suficientemente afortunados como para mantenerse sanos tienen mejores posibilidades financieras”, dice James Poterba, profesor de economía del MIT, que estudió los activos domésticos por estado de salud utilizando datos de principios de la década de 1990 hasta 2008. Descubrió que las personas más sanas en sus cincuentas tenían más del doble de activos de los menos saludables. La gente está descubriendo que estar saludable es una forma de hacerse rico.

El dominio propio es la clave. Salomón escribió: Oye, hijo mío, y sé sabio, y endereza tu corazón al camino. No estés con los bebedores de vino, ni con los comedores de carne; porque el bebedor y el comilón empobrecerán, y el sueño hará vestir vestidos rotos. (Proverbios 23:19-21)

También escribió: Como ciudad derribada y sin muro es el hombre cuyo espíritu no tiene rienda. (Proverbios 25:28) Un tonto es aquel que no se controla a sí mismo y se deja vulnerable a los enemigos, en este caso, a nuestra salud y riqueza.

Consejos

  • Maneje menos y camine más.
  • Cultive algo de su propia comida. Logrará hacer ejercicio,  obtener vitamina D y más nutrientes.
  • Rutina de ejercicio. Encuentre algo que le guste hacer y quédese con ello. Un amigo o un familiar puede brindar un gran apoyo y ser útil a la hora de rendir cuentas.
  • Renuncie a los malos hábitos. Establezca metas, haga que alguien lo obligue a rendir cuentas y recompénsese periódicamente con un par de zapatos para correr, calcetines nuevos, camisetas, etc.
  • Empaque su almuerzo. Reduce los costos y la tentación de comer más calorías de las que necesita.
  • Pierda peso. Dejar caer unos pocos kilos puede ahorrarle un 25% o más en el seguro de vida.
  • Beba agua. Las familias gastan 850$ al año en refrescos que agregan kilos y afectan negativamente los dientes y los huesos.
  • Consuma menos azúcar para aumentar su sistema inmunológico y reducir sus días de enfermedad.

¡El seguro médico es costoso! Muchos creyentes eligen compartir facturas médicas. Varias organizaciones ofrecen planes donde los miembros deben comprometerse a hacer elecciones de estilo de vida saludable porque esas decisiones impactan los costos de atención médica.

Sus finanzas se ven afectadas por las decisiones que toma. ¡Adminístrese bien y se beneficiará física y financieramente!