was successfully added to your cart.

Cart

Nunca es demasiado tarde para hacer un cambio de carrera

Hacer un cambio de carrera es desafiante a cualquier edad, pero puede parecer especialmente intimidante si lleva décadas en un camino particular y tiene una familia que depende de usted. En lugar de sentirse entusiasmados con la perspectiva de comenzar una nueva carrera, muchas personas se sienten atrapadas y sin esperanza.

Cuando no está contento con su trabajo actual pero no ve una salida, cada día comienza a sentirse monótono: la misma rutina una y otra vez, sin un final a la vista. Las personas a menudo se resisten a cambios de carrera porque no creen tener el dinero o el tiempo. No solo son los principales beneficiarios de sus familias, sino que sus horarios están llenos de proyectos de trabajo y obligaciones personales. No pueden comprender cómo podrían prepararse para hacer un cambio de carrera a los 40 (o más allá), lo que generalmente requiere al menos una nueva capacitación en habilidades, sin llevar a la bancarrota a sus familias y quemar puentes profesionales.

Pero como dice el viejo refrán, donde hay voluntad, hay una manera. Conozco a un señor que se convirtió en un abogado en sus 40s. Comenzó la escuela de leyes a los 42 años mientras trabajaba un trabajo de tiempo completo y apoyaba a su familia. Luego está la madre que se queda en casa que se convirtió en enfermera mientras cuidaba a su esposo e hijos. No digo que no sea difícil. Pero si realmente quiere cambiar de carrera, puede hacerlo… y lo hará.

Las Mentiras Que Nos Decimos Sobre Los Cambios De Carrera

La gente se dice a sí misma dos mentiras sobre por qué no pueden cambiar de carrera: “No tengo el dinero” y “No tengo tiempo”.

Permítanme comenzar diciendo que las preocupaciones sobre el dinero son válidas. Si usted es el único sostén de su familia o si está preocupado por ahorrar para la jubilación, es importante considerar el impacto financiero de buscar un nuevo campo. Sin embargo, hay formas de hacer cambios sin sacrificar la seguridad de su familia.

Gracias a Internet, ahora es increíblemente fácil acceder a recursos educativos gratuitos y de bajo costo. Los masivos cursos en línea abiertos (MOOC, por sus siglas en inglés), como los ofrecidos por edX y Coursera, brindan acceso a clases y programas de certificación de calidad. YouTube tiene un suministro ilimitado de contenido sobre casi cualquier tema que pueda imaginar, por lo que al menos puede comenzar su nueva formación profesional allí.

Según el campo que desee ingresar, es posible que deba unirse a un programa de grado. Pero incluso entonces, hay programas de préstamos, becas y ayudantías que pueden ayudar a aliviar la carga de los costos.

Ahora hablemos de las limitaciones de tiempo. De nuevo, no estoy negando que esto sea una preocupación real. Sin embargo, la mayoría de nosotros tenemos más tiempo del que nos damos cuenta. Piense en lo que hace cuando llega a casa del trabajo. Cuando llega la 5 p.m., ¿dónde está? ¿Está leyendo vorazmente sobre su nuevo campo de interés? ¿O se está relajando frente al televisor?

Sé que la televisión puede parecer un respiro después de un largo día, y relajarse es crucial. Necesitamos recargar nuestras baterías. Pero si reduce su tiempo de Netflix una o dos horas cada noche, solo piense en qué más podría lograr. Ese podría ser el tiempo suficiente para mantenerse al día con un curso universitario en línea o comenzar a construir un negocio independiente desde casa. Generar ingresos de un negocio secundario podría hacerle ganar el tiempo y el espacio financiero que necesita para entrar en su nueva carrera.

Gary Vaynerchuk, popular orador comercial y CEO de VaynerMedia, lo expresó mejor cuando dijo: “No hay un momento adecuado para ir de prisa”. Si realmente quiere algo, tiene que darse tiempo para ello.

Lo aprendí de mi amigo Todd Williams, dos veces corredor olímpico. Después de retirarse de los deportes profesionales, Todd se encontró trabajando en un empleo de ventas para una empresa de calzado. Al final de cada día de trabajo, los colegas de Todd iban a un bar local a pasar la hora feliz para relajarse antes de ir a casa, irse a dormir y levantarse para hacer lo mismo otra vez.

Todd, por otro lado, se dirigió al gimnasio brasileño local de jiu jitsu, donde trabajó hasta convertirse en cinturón negro. Eventualmente, Todd combinó su amor por el jiu jitsu y su conocimiento de ventas y creó su propia compañía. Él tuvo una nueva oportunidad de vida cuando dejó la compañía de zapatos y se fue por su cuenta. Pero ese cambio no ocurrió de la noche a la mañana. Desarrolló su trabajo de ventas durante el día y cultivó su pasión en su tiempo libre.

El Peor Escenario Posible

La historia de Todd me recordó algo que un mentor me dijo una vez. Él dijo: “Bob, vas a ganarte la vida de 9 a 5. Vas a hacer tu fortuna después de las 5 p.m.” Ese consejo me quedó: consigue un trabajo bueno y estable para satisfacer tus necesidades. Deja que la estabilidad alimente tu pasión cuando estés fuera de la jornada laboral.

También es útil identificar el peor de los casos. Otro amigo mío es un prominente CEO de bienes raíces en Atlanta, y siempre ha sido un tomador de riesgos. Una vez, cuando discutía cómo aprovechaba su negocio y sus activos, algunos de sus colegas se resistían a su apetito de incertidumbre. “¡Si la economía gira, podrías perder todo!”, exclamaron.

Pero no le importó. “Así es como soy”, dijo. “Me tiro por las vallas. Vivimos en el mejor país del mundo, y sé que si pierdo todo, puedo reconstruirlo. Encontraré un trabajo que gana 40,000$, 50,000$, y podré poner comida en la mesa. Puede que no maneje un Maserati, pero no me quedaré sin hogar o con hambre. Entonces no tengo miedo”.

Cuando pensamos en el peor de los casos, a menudo nos damos cuenta de que incluso el peor de los casos no significa un desastre total. Y si hemos orado acerca de nuestra decisión y sentimos que un cambio de carrera se alinea con el plan de Dios para nosotros, podemos estar aún más seguros de nuestra capacidad para enfrentar los desafíos que tenemos por delante.

Hora de Cambiar

Hay muchos factores que pueden influir en un cambio de carrera. Puede que esté tan harto de su trabajo actual que haya llegado al punto de desesperanza y necesite desesperadamente hacer algo diferente. Pero tal vez le gusta su trabajo. Usted gana un buen dinero y disfruta de relaciones positivas con sus compañeros de trabajo. Sin embargo, tiene la persistente sensación de que debería estar haciendo más.

Le animo a que siga ese instinto. Las personas suelen reprimir el deseo de un cambio de carrera porque son cómodos y complacientes. Puede que no se sientan profundamente satisfechos por su trabajo, pero se llevan bien. No son miserables. Entonces creen que seguirán funcionando como están.

Estas personas podrían pensar: “¿Cómo voy a cambiar de carrera a los 40 sin ningún título?” O “¿Cómo volvería a este nivel salarial si cambiara de carrera ahora?”.

La mediocridad cómoda parece preferible a la incertidumbre económica.

En otros casos, las personas desean un cambio pero no saben cómo debería verse ese cambio. Saben que no están contentos en sus posiciones actuales. Pero no están seguros de qué hacer. Si cae en esta categoría, le animo a que tome nuestra Evaluación de Career Direct. Le ayudarán a identificar sus habilidades básicas y determinar cuál debería ser su siguiente paso.

Está BIEN no saber lo que quiere hacer. Mantenerse complaciente es el problema.

Cuando nos sentimos cómodos en un trabajo, es fácil suponer que podemos seguir haciéndolo indefinidamente. Pero como mucha gente aprendió en la Gran Recesión, la disrupción económica siempre está a un latido de distancia. Conocí a muchos amigos y colegas cuyas cómodas vidas terminaron porque no estaban preparados para una recesión. Sus experiencias me enseñaron a estar siempre preparado para un incendio de cinco alarmas. Nuestros trabajos no están garantizados, y debemos estar preparados para pivotar en cualquier momento.

Sin embargo, una recesión no es lo único que puede afectar nuestras vidas laborales. El ritmo acelerado del cambio tecnológico exige que todos aprendamos nuevas habilidades todo el tiempo. El hecho de que haya obtenido su título hace 20 años no le garantiza un trabajo para siempre.

No Confunda El Confort y la Satisfacción

Si está demasiado cómodo o complaciente y está reflexionando sobre un cambio de carrera, confíe en ese impulso. Puede descubrir que puede forjarse una nueva carrera en su empresa actual, disfrutando de todas las ventajas de su larga permanencia mientras se mantiene ágil y competitivo. O puede que necesite volver a la escuela y comenzar un programa de grado completamente nuevo.

Haga lo que haga, evite la complacencia. Podemos y debemos esforzarnos por la satisfacción en nuestro trabajo, pero los dos no son sinónimos. Sea agradecido por los regalos que Dios le ha dado, y disfrute de la vida que Él le ayudó a construir. Honre esos regalos al continuar ampliando sus límites y desafíese profesionalmente.

Hacer un cambio de carrera es difícil. Pero vale la pena. Es por eso que los atletas compiten tan duro por la medalla de oro. No están interesados ​​en un trofeo de participación plástica; quieren sentir el peso del oro sólido colgando alrededor de sus cuellos. Así es como saben que han ido más allá para ser los mejores en sus campos.

Averigüe cuál es su medalla de oro y persígala de todo corazón.

Es posible que tenga que esforzarse un poco más en su trabajo diario y que deba renunciar a su tiempo libre por la noche. Pero si Dios le inspiró a cambiar de trabajo, es por una razón. Hará bien cuando sacrifique la comodidad y la complacencia por un nuevo tipo de gloria.

 

Robert Dickie

About Robert Dickie