Puede ser una conversación incómoda. No quiere que lo malinterpreten, pero también cree firmemente que la pregunta es importante. Para muchos empleados, pedir un aumento es un proceso confuso e intimidante. El miedo o la inseguridad pueden paralizar incluso a los empleados más seguros.

¿Y es si quiera bíblico? ¿Sería más “espiritual” para un cristiano aceptar un salario más bajo?

Esperamos que esto sea útil e informativo, proporcionando claridad a lo que dice la Biblia, y algunos consejos simples para tener la conversación.

Lo Que Dice la Biblia

Muchas personas se confunden con la pregunta de si la riqueza o la pobreza son indicadores de la espiritualidad de una persona. Déjame decirle claramente, no necesariamente. Tener más o menos dinero no le convierte automáticamente en un “mejor cristiano”. Han habido algunas teologías peligrosamente falsas creadas en torno a estas ideas, y están lejos de ser precisas.

Dios creó tanto a ricos como a pobres. 1 Samuel 2:7 dice: “El Señor da la riqueza y la pobreza; humilla, pero también enaltece.” Independientemente del tamaño de su cheque de pago, usted y yo estamos llamados a ser mayordomos fieles de lo que tenemos. Así que no evite pedir un aumento porque piensa que menos dinero le hace más espiritual.

La Biblia le dice a los empleadores que paguen a sus trabajadores de manera justa. Mira Santiago 5:4, “Oigan cómo clama contra ustedes el salario no pagado a los obreros que les trabajaron sus campos. El clamor de esos trabajadores ha llegado a oídos del Señor Todopoderoso.”

Así que, si ha sido fiel en su trabajo y cree que su trabajo es valioso para su empresa, puede ser elegible para solicitar un aumento.

Primer Paso: Conozca Su Mercado

Romanos 4:4 dice: “Ahora bien, cuando alguien trabaja, no se le toma en cuenta el salario como un favor, sino como una deuda.” Así que pregúntese: ¿estaría su empleador obligado a pagar el tipo y la calidad del trabajo que usted hace?

Investigue un poco para descubrir qué pagan típicamente los empleadores por su conjunto de habilidades y nivel de experiencia. Estos cálculos pueden variar en función de las regiones, así que tenga en cuenta que si vive en Boise, Idaho, no puede ganar lo que gana la persona que hace su trabajo en la ciudad de Nueva York. Cuesta más vivir en Nueva York que en Boise. Eche un vistazo a Salary.com. Payscale, o Glassdoor para comenzar su investigación.

Si encuentra en su investigación que está mal pagado en comparación con sus contrapartes regionales, puede argumentar que su trabajo se valora a una tasa mayor que la que recibe actualmente. Asegúrese de tener en cuenta su experiencia y conocimiento.

Si, en cambio, usted se encuentra en la cima de su mercado, eso significa que es hora de aumentar sus habilidades. Existen numerosas maneras de hacerlo en la era digital actual. Soy un gran admirador de MOOCS (Cursos en línea masivos) a través de organizaciones como Coursera o EdX. Conviértase en un lector voraz, y comience a orar sobre las oportunidades para aumentar su conocimiento.

Paso Dos: Conozca  Sus Objetivos

Lucas 16:10 dice: “El que es honrado en lo poco también lo será en lo mucho; y el que no es íntegro en lo poco tampoco lo será en lo mucho.” En cualquier trabajo, un empleado es responsable de ciertas tareas. Para solicitar un aumento en el salario, debe demostrar que está haciendo el trabajo ante usted.

¿Puede ilustrar el impacto de su trabajo? Si está en ventas, sus números deben demostrar su punto. Es crucial que ingrese a cualquier negociación salarial con datos tangibles para respaldar cómo se encuentra y se destaca en las tareas requeridas de su puesto.

A los empleadores les ENCANTAN los datos, así que háganles un favor y prepare los números para presentárselos. Mantenga un registro diario de lo que hace para que pueda mostrar el alcance de su trabajo. Compare la descripción de su trabajo con descripciones de trabajo similares a las suyas para señalar que está haciendo más de lo esperado en otras organizaciones.

Paso Tres: Cuente Su Historia

Ahora que sabe cómo se compara con los demás, puede ilustrar su contribución a la empresa, contar su historia única. “The Muse” recomienda que prepare una “hoja de logros” de una página; prefiero llamarla “hoja de valor”. Básicamente, lo ayudará a identificar cómo está entregando resultados para la compañía. Un buen marco para hacer su presentación es “No solo esto… sino que…”

“LifeHacker” señala: “Si tuviera que escribirlo como una fórmula, podría verse así: ‘No solo tengo [todos los requisitos estándar que todos los demás tienen] + sino que también poseo [los siguientes rasgos únicos que me hacen un mejor candidato y, por lo tanto, vale más dinero].” Básicamente, debe considerar (y anotar en el papel) lo que le hace diferente”.

Haga una lista de los rasgos que trae a la mesa que son únicos, valiosos y complementarios. Si su supervisor sabe que estas habilidades serán activas en el futuro, o le permitirá ahorrar tiempo y dinero, es probable que obtenga una buena respuesta.

Paso Cuatro: Sepa Lo Que Aceptará

Con la preparación adecuada, puede sentirse seguro al entrar en una negociación salarial. Esto debería ayudar a eliminar la emoción de lo que puede ser una pregunta difícil para muchos de nosotros. Pero necesita saber si está dispuesto a retirarse si la respuesta es no.

Es posible que su empleador no responda a su solicitud o contrarreste con un monto menor. Pueden ofrecer disminuir su trabajo o endulzar el trato con más tiempo de vacaciones o un horario flexible. Vale la pena considerar lo que usted vale: ¡a veces el tiempo de vacaciones es mejor que el dinero! Con su investigación en mano, debe saber cuándo es el momento de irse y pasar al siguiente nivel en otra compañía.

Paso Cinco: Conozca Su Diseño

Independientemente de cómo resulten sus negociaciones, es imprescindible saber cómo está diseñado. Dios nos creó a cada uno de nosotros con dones y talentos únicos, y cuando podemos conectar nuestro diseño con nuestro trabajo diario, podemos encontrar una gran satisfacción.

La evaluación de Career Direct de Crown le ayuda a lograr esto. Examina cuatro áreas clave de su vida: personalidad, habilidades, intereses y valores, para darle recomendaciones de trayectorias profesionales que sean las más adecuadas para usted. Toda la evaluación se basa en las Escrituras y ha transformado las vidas de muchos.

Recuerde que no es al hombre por quien está trabajando, sino para el Señor (Colosenses 3:23-24). ¡Espero que sus negociaciones vayan bien y encuentre satisfacción en su trabajo!