was successfully added to your cart.

Cart

5 formas prácticas de enseñar a sus hijos sobre el dinero

¡Enseñar a sus hijos sobre el dinero es un desafío y, a menudo, una parte del entrenamiento que pasan por alto y que necesitan desesperadamente!

Los niños, especialmente los niños pequeños, no se avergüenzan de su egoísmo. Están completamente enfocados hacia adentro, solo preocupados por ellos mismos. Es por eso que una sala llena de niños de 2 años está llena de “¡yo, mi, mío!” y la razón por la cual se tiene que enseñar.

Si bien podemos volvernos un poco más discretos o tácticos en nuestra expresión externa de egoísmo a medida que envejecemos, la actitud del corazón permanece la misma que la de un niño, pensando solo en nosotros mismos.

Entonces, ¿cómo enseñamos a nuestros propios hijos a ser buenos mayordomos mientras que nosotros mismos tratamos de convertirnos en uno?

Bueno, todo se reduce a ser intencional sobre las lecciones clave para transmitir a nuestros hijos. Aquí están los que creo que deberían ser su prioridad.

Enséñeles acerca de la mayordomía.

La Biblia deja en claro que no somos dueños de nada. Dios quiere que reconozcamos que somos administradores, no dueños, de todo lo que tenemos. Él nos ha confiado recursos, relaciones, tiempo y dinero, y desea que seamos fieles en la forma en que los manejamos para agradarle. Eso significa que necesitamos conocer y aplicar Sus principios de gestión financiera.

¿Alguna vez ha escuchado el dicho, las lecciones más grandes en la vida generalmente son atrapadas, no enseñadas? Resuelva vivir como administrador, y sus hijos inevitablemente aprenderán a hacer lo mismo. Tomará conversaciones y lecciones intencionales, pero crecerán sabiendo cómo se ve un mayordomo.

Enséñales cómo trabajar.

¡El trabajo es bueno! Siempre fue parte del plan de Dios que el hombre trabajara. Le dio a Adán la carga sobre el jardín antes de la caída del hombre. Ayude a sus hijos a comprender que fuimos creados para trabajar y que es una bendición. Es una forma práctica de ayudarlos a descubrir las habilidades y talentos que Dios les ha dado. La excelencia y la diligencia combinadas con la humildad equiparán a su hijo para convertirse en sal y luz en su lugar de trabajo.

Ofréceles “trabajos” ahora: quehaceres domésticos que les enseñen la responsabilidad. Intente tener dos categorías de responsabilidades: expectativas impagas diarias y oportunidades especiales de empleo remunerado.

Llegue a casa agradecido por su trabajo todos los días. Hable con sus hijos sobre la bendición de ganar un sueldo y trabajar para mantenerlos. Incluso en los días frustrantes, tenga disciplina para agradecer a Dios por su trabajo y enséñele a sus hijos a hacer lo mismo.

Enséñeles cómo dar.

Esta es la mejor manera de proteger a su hijo de ser materialista. La generosidad le dará a su hijo un gozo inestimable y los preparará para apoyar la obra de Dios en su generación.

Ayúdelos a establecer un plan para dar su primer 10% como parte de su presupuesto. También pueden desarrollar un fondo de generosidad para dar por encima y más allá de un diezmo regular. La generosidad puede o no ser fácil para su hijo: concéntrese en los principios que mejor le enseñarán a su hijo el propósito de Dios para la generosidad.

Recuérdeles que la generosidad no siempre se trata de dinero. Ellos pueden ser generosos con su tiempo, su bondad y sus talentos también. Asegúrese de mostrarles a sus hijos que no tienen que tener mucho dinero para ser generosos.

No olvide demostrar generosidad. Recuerde que aprenden más observando cómo se comporta que escuchando sus palabras. Llévelos con usted mientras brinda generosamente su tiempo y demuestre cómo servir a los demás. Permita que vean el presupuesto familiar y participen en las decisiones de donación.

Enséñeles cómo ahorrar.

La gratificación retrasada es posiblemente la mejor lección que sus hijos pueden aprender cuando se trata de la administración inteligente del dinero. Una vez que hayan dado su primer 10% de las ganancias de su tarea, enséñeles a ahorrar el 50%.

Hábleles sobre la diferencia entre ahorrar dinero y acumularlo. Lea Mateo 6:19-21 con ellos y explique qué significan los tesoros en el cielo. Esto no solo les proporcionará un gran hábito, sino que construirá sus ahorros desde una edad temprana. Si quieren un nuevo juego o aplicación, hágales esperar para comprarlo hasta que tengan suficiente dinero para pagar en efectivo. Inculcará en ellos una gran ética de trabajo y disciplina para evitar las deudas.

Enséñeles cómo gastar.

El 40% restante de las ganancias de sus quehaceres son para que ellos gasten… sabiamente. Hable con su hijo sobre la importancia de hacer un seguimiento de sus gastos y seguir un presupuesto. Adviértales sobre los peligros y las trampas del uso de tarjetas de crédito, y hábleles abiertamente sobre los sacrificios que hace para mantenerse bien encaminado. Identifique anuncios falsos o ventas manipuladas para ayudarlos a navegar escenarios en el mundo real. Enséñeles la diferencia entre el gasto frívolo y los hábitos de compra cuidadosos y sabios.

Recuérdeles hacer todo con excelencia, diligencia y humildad.

Comience la conversación sobre el dinero con Criando Niños Sabios En Sus Finanzas. Está lleno de maneras prácticas para que le enseñe a sus hijos principios bíblicos con historias y actividades. ¡Les encantará y le quita presión a usted!

Chuck Bentley

About Chuck Bentley