En una encuesta reciente de varios estudiantes de seminario, se determinó que el 70 por ciento de los encuestados consideró que el préstamo estaba prohibido por las Escrituras. Sin embargo, de aquellos que consideraron que el préstamo estaba prohibido, el 90 por ciento admitió que tuvieron que pedir prestado para asistir al seminario. ¿Es esto un doble estándar, o es una presunción desconcertante por parte de los estudiantes del seminario?

Quizás sería más fácil si la Palabra de Dios prohibiera a los cristianos pedir prestado, pero no es así. No hay un solo verso que ordene al pueblo de Dios a no pedir dinero prestado. Sin embargo, tampoco hay Escritura que aliente el endeudamiento.

Para que los ministros enseñen los principios bíblicos financieros relativos al préstamo, primero deben saber lo que dice la Palabra de Dios sobre los préstamos.

La Palabra de Dios sobre el Endeudamiento

Los préstamos siempre se discuten en la Biblia como un principio negativo en lugar de positivo. De hecho, parece ser una consecuencia de desobedecer los estatutos de economía y los principios financieros de Dios.

Ellos serán tus acreedores, y tú serás su deudor. Ellos irán a la cabeza, y tú quedarás rezagado. »Todas estas maldiciones caerán sobre ti. Te perseguirán y te alcanzarán hasta destruirte, porque desobedeciste al Señor tu Dios y no cumpliste sus mandamientos y preceptos“(Deuteronomio 28:44-45).

El mínimo absoluto que establece la Palabra de Dios para cualquiera que pida prestado se encuentra en el Salmo 37:21: “El impío toma prestado y no paga, pero el justo es misericordioso y da“. Si no queremos ser considerados malos por Dios, debemos devolver el dinero que hayamos tomado prestado.

No hace ninguna diferencia si las circunstancias que nos impiden pagar están fuera de nuestro control. Si tenemos una deuda, debemos encontrar una forma de pagarla (Mateo 5:23-24), incluso si eso significa hacer arreglos especiales de pago con el acreedor.

La Única Forma Bíblica de Pedir Prestado

Probablemente el principio financiero más incomprendido en la Palabra de Dios es su prohibición contra la fianza (Proverbios 22:26-27). La fianza consiste en asumir la obligación de pagar el endeudamiento sin una forma segura de pagarlo. Los préstamos no garantizados y la cofinanciación son ejemplos de fianzas. Fianza significa que presumimos sobre el futuro. Si todo sale como se espera, deberíamos poder devolver el dinero. Pero, si algo sale mal y no podemos pagar, entonces nos quedamos con una deuda.

Es solo cuando se han colocado garantías como algo de seguridad contra el préstamo que es igual en valor al préstamo que podemos evitar la fianza. Si no podemos pagar el préstamo, el acreedor puede embargar y vender la garantía, que satisfará el monto total del préstamo. La Biblia advierte contra cualquier tipo de préstamo que no esté totalmente garantizado. Si los cristianos observaran esta precaución asociada con los préstamos, lo máximo que podrían perder sería la garantía que habían prometido contra el préstamo.

Conclusión

Aunque el préstamo no está directamente prohibido en la Palabra de Dios, tampoco se fomenta. Si los pastores aprenden los principios de Dios para pedir prestado y enseñan al pueblo de Dios esos principios, gran parte del endeudamiento dentro de la sociedad cristiana de hoy en América podría evitarse y/o eliminarse.