was successfully added to your cart.

Cart

Category

God’s View on Money

5 Cosas Que Por Las Que NO Debe Endeudarse

By | Como Salir de la Deuda, Crédito, Deuda, God's View on Money, Mapa Financiero, Salga de la Deuda, Trending Articles

Vivimos en una cultura donde se supone que la deuda es esencial para todo. La Biblia nos dice que el prestatario es esclavo del prestamista, por lo que debemos estar atentos en nuestros esfuerzos para evitar convertirnos en esclavos financieros. Estas son las cosas por las que no me endeudaría:

  • Un carro. Financiar algo que se deprecia de inmediato es una mala idea debido al riesgo de deber más de lo que vale. Los prestamistas ahora ofrecen paquetes de hasta 6 o 7 años para un automóvil… no una casa… un automóvil. Es mucho mejor guardar el efectivo y comprar uno que lo lleve a donde necesita ir sin pagar ni un centavo de interés.
  • Una educación universitaria: No tengo nada en contra de ir a la universidad, pero el estudiante promedio ahora se gradúa con 37,000$ en deuda de préstamos estudiantiles. Eso es loco. Encuentre maneras de ir sin pedir dinero prestado.
  • Las vacaciones de sus sueños. Es tentador derrochar aquí y pagar unas vacaciones de ensueño utilizando sus tarjetas de crédito. Tendrá mucho menos estrés al ser creativo y pagar en efectivo por unas vacaciones que pueda costear.
  • Una segunda hipoteca: pedir prestado en contra de su patrimonio neto es algo que no haría debido al riesgo indebido que está tomando. Incluso se deben evitar los préstamos para hacerle mejoras a la casa.
  • Compras de consumidores: ropa, productos electrónicos o muebles. Es mucho mejor no tener cuentas en la tienda, o comprar estas cosas usando una tarjeta de crédito. El efectivo es el camino a seguir.

Pregúntele A Chuck: ¿Debería Diezmar Del Ingreso Bruto O Neto?

By | Get Organized, God's View on Money, How to Make a Budget, Trending Articles, Vida Familiar

Chuck,

Mi esposa y yo siempre hemos diezmado de nuestros ingresos brutos. Hace algunos años tomamos la difícil decisión de tomar nuestros beneficios de Seguro Social para intentar hacer los pagos de nuestra hipoteca todos los meses. Ahora que tenemos un ingreso fijo, me pregunto si deberíamos continuar diezmando nuestros ingresos brutos (que por lo general es difícil cada mes) o diezmar de nuestros ingresos netos?

Bruto o Neto

 

Estimado Bruto o Neto,

Gracias por una excelente pregunta. Deseo dos cosas: 1) que tuviese información más detallada sobre su situación financiera y 2) ¡que más personas tengan su misma preocupación! De todos modos, le daré una respuesta basada en principios y confío en que guiará su decisión.

Lamento que tenga dificultades para realizar los pagos de su hipoteca. No tengo claro si tiene otros ingresos además de sus beneficios de Seguro Social. Dios conoce sus circunstancias y su corazón. Lo que es importante es que veamos el dar como un privilegio, no una carga o algo que debemos hcaer antes de morir. Es una oportunidad para participar en el avance del reino de Dios.

La palabra diezmo literalmente significa “una décima”. La Biblia describe la entrega del diezmo como testimonio del señorío de Dios. Fue a través del diezmo que Abraham reconoció el señorío de Dios. Abraham no tenía ley, eso no llegó hasta más tarde con Moisés. Abraham dio porque amaba a Dios y estaba convencido de que el diezmo le pertenecía a Él.

Abraham era un mayordomo fiel, dispuesto a entregarlo todo, incluso a su hijo precioso, Isaac. Cuando fue inquietado por Dios, Abraham obedientemente entregó un diezmo porque entendió su significado.

La cantidad del diezmo es importante para nosotros cuando reconocemos que Dios ya posee todo lo que se nos ha dado, solo estamos devolviendo una porción para honrarlo. Dado como un testimonio, el diezmo produce una gran cosecha porque es la semilla que plantamos para que Dios multiplique.

En Crown, dar es una parte esencial de nuestro mapa para hallar la libertad financiera. Alentamos a todos a incluir el dar como un hábito financiero al principio de su viaje, y está incluido en cada Destino del Mapa Financiero.

Por favor, comprenda que la cantidad exacta que da no es importante para Dios. Pablo señaló en 2 Corintios 9:7, “Cada uno debe dar como ha decidido en su corazón, no de mala gana o bajo coacción, porque Dios ama al dador alegre“. Hay libertad aquí. Dios quiere un corazón entregado que voluntariamente comparta por amor y obediencia a Él sin esperar algo a cambio. Después de todo, ya nos ha bendecido sin medida, así que nuestra ofrenda debería ser de gratitud en Su honor.

El Camino de Dar con Alegría

Tengo la convicción personal de que dar el décimo (10% de nuestro ingreso bruto) es el punto inicial para aprender a ser un dador alegre, no es el punto final. Como dice mi amigo Randy Alcorn: “Veo el diezmo del 10% tal como veo los primeros pasos de un niño. Sus primeros pasos no son los últimos, ni son lo mejor, pero son un buen comienzo. Así es el diezmo. El diezmo es para muchos el primer paso de mayordomía de un niño pequeño. Son las ruedas de entrenamiento en la bicicleta de la verdadera entrega. Puede que no sea un jonrón, pero te permite estar en la base, lo cual es mucho más lejos de lo que mayoría de los miembros de la iglesia jamás llegan”.

Dar con la actitud adecuada y una perspectiva eterna abre nuestros corazones a las necesidades de los demás. Vemos el mundo a través de los ojos de Dios. Preste mucha atención a la forma personal en que Jesús presenta el tema de la generosidad en esta parábola final.

»Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, con todos sus ángeles, se sentará en su trono glorioso. 32 Todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros, como separa el pastor las ovejas de las cabras. 33 Pondrá las ovejas a su derecha, y las cabras a su izquierda.

 »Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron”. Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí”.  ‘(Mateo 25: 31-40 NVI)

¿Confiamos en que Dios puede darle mejor uso a nuestros fondos que nosotros? Si es así, entonces podemos fácilmente sacrificar “nuestro” diezmo, reconociendo que es insignificante en comparación con las promesas, las bendiciones y la gloria que aguardan nuestra obediencia. Dar es finalmente entre usted y Dios. Ore y pida confirmación sobre la cantidad, luego ofrézcala regularmente y alegremente.

Algunos escenarios

Algunos argumentan que le dieron a Dios una porción de los cheques de sus deducciones de Seguro Social durante sus años de trabajo. Y, que su responsabilidad de diezmar ha sido satisfecha. Examinemos cada uno de esos escenarios para determinar qué tendría que suceder si usted decide que desea continuar otorgando un 10% de su ingreso bruto.

  • Si trabajó por cuenta propia y diezmó sus ingresos brutos a lo largo de su vida, en realidad sí ha dado su diezmo adelantado de su Seguro Social.
  • Si trabajó para otra persona y diezmó de su ingreso bruto, proporcionó la mitad del monto porque su empleador pagó la otra mitad por usted. Esto significa que debe diezmar de la mitad de sus ingresos del Seguro Social cubriendo el dinero adicional que se le pagó, pero del que originalmente no se diezmó.
  • Si diezmó de sus ingresos netos, deberá diezmar en su totalidad de los ingresos del Seguro Social porque inicialmente no se los dio como parte de sus ingresos en ese momento.Independientemente de dónde caiga en estas tres categorías, aún así le animo a orar sobre lo que Dios le está pidiendo que haga. Como mencioné antes, el diezmo no debe ser una cajita que tildemos, sino un reflejo externo de la condición interior de nuestro corazón.

Más que dinero

Asegúrese de no utilizar su donación de dinero para evitar la responsabilidad de participar en otras expresiones de generosidad. Podemos blindarnos de las necesidades que nos rodean manejando en nuestras comunidades cerradas, jugando al golf y comprando en línea, mientras nos perdemos el dolor en el que otros viven a diario. Los años de jubilación brindan el tiempo necesario para dar a partir de nuestra experiencia, sabiduría y abundancia.

 A los ricos de este mundo, mándales que no sean arrogantes ni pongan su esperanza en las riquezas, que son tan inseguras, sino en Dios, que nos provee de todo en abundancia para que lo disfrutemos. Mándales que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, y generosos, dispuestos a compartir lo que tienen. De este modo atesorarán para sí un seguro caudal para el futuro y obtendrán la vida verdadera. (1 Timoteo 6:17-19 NVI)

Espero que esto ayude. Independientemente de lo que decida dar, nunca se arrepentirá de esforzarse por ser tan radicalmente generoso como sea posible.

6 Mitos Sobre El Dinero Que Necesita Dejar De Creer

By | Deuda, Economy, Education, Get Organized, God's View on Money, Matrimonio & Dinero, Planning, Trending Articles, Work/Life Balance

Hay muchos conceptos erróneos y mitos sobre el dinero. Muchos de ellos son completamente falsos, pero algunos son más falsos cuando los miras desde la perspectiva de un mayordomo fiel y bíblico. Estos son algunos de los 6 mitos más populares sobre el dinero y una perspectiva bíblica.

Mito 1: Invertir es lo mismo que apostar, así que como cristiano no debería invertir.

¡Este mito del dinero no es verdad en lo absoluto! Invertir no es anti-bíblico. De hecho, en la Parábola de los Talentos en Mateo 25, cada hombre recibe de acuerdo a sus habilidades y está dirigido a administrar bien sus porciones. Cada administrador fue recompensado o castigado en función de cómo utilizó el dinero que se le dio.

Invertir es en realidad diferente a los juegos de azar. Cuando juegas, alguien más tiene que perder para que puedas ganar. También es el mejor esquema para hacerse rico rápidamente que generalmente se aprovecha de los pobres y está motivado por la avaricia y la codicia.

Una distinción importante es entre el rendimiento de la inversión y el objetivo de la inversión. El rendimiento variará en función de nuestra respuesta a factores en constante cambio que escapan de nuestro control. El aumento del conocimiento y la disciplina debería conducir a un aumento de las habilidades y un mejor rendimiento.

El propósito de la inversión, sin embargo, no es una cuestión de habilidad. Es una cuestión de intenciones. Es la base para el lado espiritual y moral de la ecuación, porque a medida que aprendes a invertir dinero según los principios de Dios, encontrarás que Dios aumentará tu oportunidad de ayudar a otras personas. En realidad, el verdadero propósito de la inversión piadosa es aumentar sus activos para que pueda servir a Dios más plenamente. Si solo está multiplicando su dinero y almacenando sus activos sin un propósito, será culpable de acaparar, como el rico tonto en Lucas 12.

Mito 2: No necesito una cuenta de ahorros porque tengo una tarjeta de crédito.

Esta es una forma segura de endeudarse. Una cuenta de ahorros es crucial porque no siempre se puede planificar para las emergencias y lo inesperado en la vida. En lugar de cargar los costos médicos, las reparaciones del automóvil y las mejoras de la casa en su tarjeta de crédito, sumérjase en su nido de efectivo y evite las deudas por completo. La Biblia no prohíbe pedir prestado, pero sí lo desalienta.

Mito 3: No necesito pagar mi tarjeta de crédito por completo todos los meses porque estoy desarrollando mi crédito.

Este es un mito muy común: que las compañías de tarjetas de crédito desean ver su capacidad de pagar saldos de manera constante y con el tiempo. ¡Pero esto en realidad no hace nada por su puntaje de crédito! Simplemente prolonga la cantidad de tiempo que tiene deudas y la cantidad de interés que está pagando. Si utiliza una tarjeta de crédito para recompensas de reembolso en efectivo o puntos de millas aéreas, páguela en su totalidad cada mes. Comprométase a no endeudarse, incluso si es por un corto período de tiempo.

Mito 4: Comprar una casa es mejor que alquilar.

Cuando alquila, sus pagos mensuales no son una inversión en una propiedad que va a aumentar de valor, mientras que los pagos de la hipoteca en una casa sí lo harán.

Pero para mucha gente, alquilar es una opción mucho mejor. Esto podría ser por una variedad de razones. Si prevé una mudanza en el futuro cercano, si tiene un estilo de vida ocupado que le impediría encargarse de la casa y el paisajismo, y si no tiene suficiente dinero para hacer un pago inicial del 20% de una casa.

La queja más común sobre el alquiler es que simplemente está “botando el dinero”. Esto puede ser cierto en un sentido, ya que le está pagando a su arrendador y no aumentando el valor de su propio apartamento, mientras que una casa aumenta de valor a medida que realiza sus pagos.

Pero en el mismo sentido, “bota el dinero” en la comida y el gas todas las semanas. Necesita un lugar para vivir, y sería mejor alquilar un apartamento que estar en una casa y perder más dinero en una hipoteca, o peor, en intereses, reparaciones, jardinería, etc.

La regla más importante aquí es si tiene un pago inicial del 20% para una casa.

Mito 5: No gano suficiente dinero para tener un presupuesto.

Debe tener un presupuesto sin importar cuánto dinero gane. Pero si vive de quincena a quincena o encuentra que el dinero es escaso, será aún más vital que se apegue a un presupuesto. Un presupuesto le permite saber exactamente a dónde va todo su dinero para que pueda controlarlo, en lugar de que lo controle a usted. Para hacer un presupuesto que ame, comience aquí.

Mito 6 – Soy joven – No tengo que preocuparme por ahorrar para la jubilación todavía. O estoy viejo, ya es demasiado tarde para comenzar a ahorrar para la jubilación.

Ninguno de estos mitos podría estar más lejos de la verdad. Si es joven, ahora es el momento más importante para comenzar a planificar y ahorrar para la jubilación. El interés compuesto es algo hermoso que funciona para usted… si le da tiempo.

Y nunca es demasiado tarde para comenzar a ahorrar para la jubilación. Sería mejor tener algo ahorrado para la jubilación que nada en absoluto. Incluso si planea no jubilarse nunca, si tiene algunos ahorros, puede dejarlos como herencia para sus hijos o como un obsequio para su iglesia o ministerio. Parte de ser un mayordomo fiel es ahorrar dinero para que pueda estar en una posición de servir a Dios como Él quiera.

Recuerde que la corresponsabilidad se trata de administrar su vida de una manera que Dios pueda usarlo como lo desee. Si está estresado o ansioso por el dinero, entregue sus circunstancias al Señor y pídele dirección. Crown tiene un excelente estudio en línea que le ayuda a hacer esto, es a su propio ritmo para que pueda pasar por cada una de las 7 lecciones cada vez que tenga tiempo, y es ideal para individuos o parejas casadas. Comprender lo que dice la Biblia sobre el dinero en vez de lo que dice el mundo sobre el dinero puede ser abrumador, pero este estudio lo hará simple.

Lo Que Dice La Bible Sobre El Ahorro

By | Emergency Savings Fund, God's View on Money, Increase Your Savings, Mapa Financiero, Saving, Trending Articles

¿Alguna vez se ha hecho estas preguntas?

“¿Es el ahorro una indicación de falta de fe?” “¿El ahorro y el acaparamiento van de la mano?” “Si ahorramos, ¿impedimos que Dios nos bendiga con Su provisión?” “¿Qué dice la Biblia realmente acerca del ahorro?”

Dios quiere que seamos ahorradores. Él quiere que tengamos los recursos que necesitamos para cuidar a nuestras familias y a los demás. Él también quiere que estemos en una posición para servirlo a Él para que Él sea conocido y honrado. El ahorro no representa una falta de fe, mas bien refleja el corazón de un mayordomo fiel

Pero la Biblia sí advierte que ahorrar para ser auto-suficiente y llevar una vida fácil está mal.

Equilibrar sus ahorros es una oportunidad para honrar a Dios y experimentar Sus bendiciones.

Hay muchos ejemplos de buenos y malos ahorradores en la Biblia, y varias lecciones que podemos aprender de cada uno.

Lecciones de los Israelitas

En Éxodo 16, los israelitas están deambulando por el desierto, libres de su esclavitud en Egipto, pero aún no han llegado a su destino final de la Tierra Prometida. Dios, por supuesto, satisface todas sus necesidades: envía maná todas las mañanas para que se reúnan y alimenten a sus familias. Éxodo 16:17-18 ilustra la fidelidad de Dios y cómo cumple sus promesas para con nosotros porque cada familia tenía exactamente lo que necesitaba.

Pero a pesar de esta provisión milagrosa, algunos todavía no confiaban plenamente en Dios. En Éxodo 16:20, algunas personas se volvieron codiciosas y dejaron que sus miedos tomaran el control: recogieron más maná de lo que necesitaban ese día. Se echó a perder durante la noche y se infestó con gusanos- arruinado e incapaz de ser utilizado. Lo mismo es cierto de nuestras vidas, y especialmente de nuestro dinero.

Dios siempre proveerá para tus necesidades. Puede que no aparezca de la manera que esperamos, pero Él siempre será fiel.

Entonces, cuando intente acumular sus ahorros e ignorar las instrucciones claras de Dios, su dinero puede infectarlo. Dios tiene un propósito específico para esto y cuando tratamos de usarlo fuera de Su voluntad, nos enfrentamos a las consecuencias de nuestra desobediencia.

Es difícil en este momento, y es posible que sientas que todavía estás vagando, que aún no has llegado a la Tierra Prometida. Pero recuerda que Dios proveerá; recuérdate a ti mismo de todas las veces que Él ya ha probado su fidelidad en tu vida. Rechaza un espíritu de avaricia o miedo que te dice que acumulee dinero o recursos. Sé diligente en ahorrar según las Escrituras y confía en que Dios ve todas tus necesidades. ¡Y no sacrifiques las ofrendas para ahorrar – recibes bendiciones y gozo al dar!

Lecciones de José.

En Génesis 41 leemos la historia del sueño de José y Faraón. Dios le da al Faraón dos sueños que José interpreta con el mismo significado: 7 años de abundancia llegarán a la tierra de Egipto, seguidos por 7 años de hambre.

Debido a la credibilidad y reputación de José, Faraón lo pone a cargo de todo el país. José se pone a trabajar de inmediato, almacenando granos y recursos durante los 7 años de abundancia. Organiza un país entero y trabaja diligentemente en el presente para ahorrar para el futuro.

Y tal como Dios les había dicho, los 7 años de abundancia llegaron a su fin y todo el mundo fue golpeado por la hambruna. Pero José había sido tan diligente en guardar que pudo proporcionar alimentos a los países vecinos durante la hambruna.

Él hizo caso a las instrucciones del Señor y le obedeció para estar preparado. José sacrificó algo de la comodidad a corto plazo para las necesidades a largo plazo. Probablemente no estaban comiendo muchas cenas de carne durante los 7 años de abundancia, y tampoco estaban incurriendo en ninguna deuda. Imagine las innumerables vidas que salvó gracias a su continuo trabajo.

Qué maravilloso ejemplo de mayordomía y preparación fiel. Es posible que no sepamos lo que vendrá en 7 años o 7 días, pero siempre podemos ser fieles para prepararnos para lo inesperado. También aprendimos de José que nuestros ahorros no solo nos sirven a nosotros, sino a otros. Mientras ahorra, piense a través del lente de la provisión y la generosidad.

Incluso en los tiempos de hambruna, Dios todavía quiere que nosotros demos generosamente y seamos usados ​​para Sus propósitos. Dios puede usar sus ahorros para ayudar a otros que no estaban preparados- ¡sea agradecido y esté listo para compartir!

Como verá, cuando Dios nos pide que ahorremos, o que demos, no es porque lo necesite o porque no puede proveernos. Es porque es bueno para nosotros.

Deuteronomio 29:5 nos recuerda que a Dios le importan las cosas grandes y pequeñas: mientras los israelitas vagabundeaban por el desierto durante 40 años, ni sus ropas ni sus sandalias se desgastaban.

Proverbios 6:6-8 nos anima a aprender nuestros hábitos de ahorro de la hormiga humilde: “¡Anda, perezoso, fíjate en la hormiga! ¡Fíjate en lo que hace, y adquiere sabiduría! No tiene quien la mande, ni quien la vigile ni gobierne; con todo, en el verano almacena provisiones y durante la cosecha recoge alimentos.” ¡Esta hormiga es uno de los mayordomos más famosos de todos los tiempos!

Cuando entendemos la mayordomía, comprendemos nuestra identidad. Es más que algo que hacemos; somos mayordomos ahora y por la eternidad.

Establezca un plan de ahorro y trabaje duro para mantenerlo. El Mapa Financiero es una guía útil para tratar de comprender lo que dice la Biblia sobre su vida y sus finanzas. Le ayudará a mantenerse en el camino correcto y a mantener sus prioridades en buen orden.

¿Qué Dice La Biblia Sobre Dar Y Ahorrar?

By | Emergency Savings Fund, God's View on Money, Increase Your Savings, Mapa Financiero, Saving, Trending Articles

En Marcos 12, nos encontramos con la viuda pobre que dio dos pequeñas monedas en el tesoro del templo como su ofrenda. En el versículo 42, Jesús dijo: “Les aseguro que esta viuda pobre ha echado en el tesoro más que todos los demás. Estos dieron de lo que les sobraba; pero ella, de su pobreza, echó todo lo que tenía, todo su sustento“.

En la iglesia, me preguntaron: “Si Jesús la felicitó por este regalo, ¿no deberíamos dar también todo lo que tenemos?” Buena pregunta.

Esta viuda es considerada una de las personas más generosas en las Escrituras.

Sabemos que Dios quiere que seamos dadores alegres y generosos así que, ¿deberíamos dar todo lo que tenemos?

El principio que aprendemos de la viuda es que la condición de su corazón era correcta: ella sabía que Jesús es digno de todo lo que ella tenía. Ella nos enseña la actitud correcta y los motivos para dar; ella no dio todo lo que tenía por obligación, sino por amor, honor y reverencia.

Sin embargo, ella no es considerada la mejor ahorradora en las Escrituras. La Biblia señala a José, quien salvó a una nación y al pueblo de Dios al guardar diligentemente durante siete años buenos en preparación para siete años de hambre. En Proverbios 6 y 30, aprendemos de la humilde hormiga el hábito de ahorrar durante la cosecha para tener algo para el invierno. Entonces, sí, deberíamos dar como la viuda, con una actitud de corazón que reconoce la dignidad de Dios por lo que merece tener todo lo que poseemos, pero también deberíamos ahorrar como José.

Finalmente, el que Dios haya elogiado sus acciones no la hace más justa. Él usó su corazón puro para señalar los  corazones endurecidos de los fariseos y alentar a todos los dadores del mundo a que cualquier regalo con la actitud correcta es de gran importancia en el reino de Dios. Pero ella no era más justa. Solo la gracia de Dios la hace a ella, a usted y a mí, justos ante Sus ojos.

¿Eres un dador generoso? A veces, lo que creemos sobre el dinero y cómo nos comportamos no concuerda con las Escrituras; por ejemplo, puede creer que dar es bueno, pero le resulta difícil manifestarlo con una acción. La evaluación del Indicador MoneyLife lo ayudará a ver dónde están estas áreas de crecimiento, así como en qué áreas financieras se destaca. Es gratis y lo ayudará a enfocarse en áreas específicas de crecimiento para que pueda convertirse en un mejor mayordomo y hallar más libertad.

Lo Que Dice La Biblia Sobre El Endeudamiento

By | Como Salir de la Deuda, Crédito, Deuda, God's View on Money, Mapa Financiero, Salga de la Deuda, Trending Articles

En una encuesta reciente de varios estudiantes de seminario, se determinó que el 70 por ciento de los encuestados consideró que el préstamo estaba prohibido por las Escrituras. Sin embargo, de aquellos que consideraron que el préstamo estaba prohibido, el 90 por ciento admitió que tuvieron que pedir prestado para asistir al seminario. ¿Es esto un doble estándar, o es una presunción desconcertante por parte de los estudiantes del seminario?

Quizás sería más fácil si la Palabra de Dios prohibiera a los cristianos pedir prestado, pero no es así. No hay un solo verso que ordene al pueblo de Dios a no pedir dinero prestado. Sin embargo, tampoco hay Escritura que aliente el endeudamiento.

Para que los ministros enseñen los principios bíblicos financieros relativos al préstamo, primero deben saber lo que dice la Palabra de Dios sobre los préstamos.

La Palabra de Dios sobre el Endeudamiento

Los préstamos siempre se discuten en la Biblia como un principio negativo en lugar de positivo. De hecho, parece ser una consecuencia de desobedecer los estatutos de economía y los principios financieros de Dios.

Ellos serán tus acreedores, y tú serás su deudor. Ellos irán a la cabeza, y tú quedarás rezagado. »Todas estas maldiciones caerán sobre ti. Te perseguirán y te alcanzarán hasta destruirte, porque desobedeciste al Señor tu Dios y no cumpliste sus mandamientos y preceptos“(Deuteronomio 28:44-45).

El mínimo absoluto que establece la Palabra de Dios para cualquiera que pida prestado se encuentra en el Salmo 37:21: “El impío toma prestado y no paga, pero el justo es misericordioso y da“. Si no queremos ser considerados malos por Dios, debemos devolver el dinero que hayamos tomado prestado.

No hace ninguna diferencia si las circunstancias que nos impiden pagar están fuera de nuestro control. Si tenemos una deuda, debemos encontrar una forma de pagarla (Mateo 5:23-24), incluso si eso significa hacer arreglos especiales de pago con el acreedor.

La Única Forma Bíblica de Pedir Prestado

Probablemente el principio financiero más incomprendido en la Palabra de Dios es su prohibición contra la fianza (Proverbios 22:26-27). La fianza consiste en asumir la obligación de pagar el endeudamiento sin una forma segura de pagarlo. Los préstamos no garantizados y la cofinanciación son ejemplos de fianzas. Fianza significa que presumimos sobre el futuro. Si todo sale como se espera, deberíamos poder devolver el dinero. Pero, si algo sale mal y no podemos pagar, entonces nos quedamos con una deuda.

Es solo cuando se han colocado garantías como algo de seguridad contra el préstamo que es igual en valor al préstamo que podemos evitar la fianza. Si no podemos pagar el préstamo, el acreedor puede embargar y vender la garantía, que satisfará el monto total del préstamo. La Biblia advierte contra cualquier tipo de préstamo que no esté totalmente garantizado. Si los cristianos observaran esta precaución asociada con los préstamos, lo máximo que podrían perder sería la garantía que habían prometido contra el préstamo.

Conclusión

Aunque el préstamo no está directamente prohibido en la Palabra de Dios, tampoco se fomenta. Si los pastores aprenden los principios de Dios para pedir prestado y enseñan al pueblo de Dios esos principios, gran parte del endeudamiento dentro de la sociedad cristiana de hoy en América podría evitarse y/o eliminarse.

 

¿Qué Dice La Biblia Sobre Las Tarjetas De Crédito?

By | Como Salir de la Deuda, Crédito, Deuda, God's View on Money, Mapa Financiero, Salga de la Deuda, Trending Articles

La Biblia contiene más versículos sobre el dinero que sobre el Cielo y el Infierno combinados. ¿Por qué? Porque Dios nos creó y conoce el papel que juega el dinero en nuestras vidas.

Pero a lo largo de los 2.350 versículos sobre el dinero, ninguno de ellos dice que el préstamo o el endeudamiento están prohibidos. La Biblia no contiene un mandato directo para nunca pedir dinero prestado. Sin embargo, indica claramente que los préstamos vienen con cargas y consecuencias negativas. La Escritura es clara, mientras que la deuda misma puede no ser pecaminosa, tampoco es lo mejor de Dios para su pueblo. Esto se debe a que cuando elegimos pedir dinero prestado, estamos depositando nuestra confianza en una tarjeta de crédito o un prestamista en lugar de confiar en Cristo. Como dice en Proverbios 22:7: “Los ricos gobiernan sobre los pobres, y el prestatario se convierte en esclavo del prestamista“. Pedir prestado puede convertirse fácil y rápidamente en un hábito o ciclo, alejándonos más del Señor y la libertad que Él ofrece.

Estos principios bíblicos sobre los préstamos y la deuda no han cambiado, incluso si la moneda con la que tomamos prestado lo ha hecho. Las tarjetas de crédito no son malas, son neutrales. Las tarjetas de crédito son un recurso, una forma de moneda y, por sí solas, no pueden hacer el bien ni el mal. Pero la forma en que elige usar su tarjeta de crédito determina su impacto positivo o negativo.

Cuando se usan con prudencia, las tarjetas de crédito pueden ayudarlo a obtener recompensas y beneficios. Las tarjetas de crédito en cierto sentido pueden conseguirle dinero gratis. Dependiendo de la tarjeta, puede ganar puntos de devolución de efectivo, millas de viajero y otros beneficios haciendo compras con su tarjeta y pagándola en su totalidad al final de cada mes. Pero recuerde: ninguna recompensa o beneficio vale la pena llevar un saldo en su tarjeta de crédito.

Pero cuando se usa incorrectamente, se ata a un ciclo de deudas, no puede progresar y, por lo tanto, desperdicia dinero en intereses e incurre en más deudas para tratar de mantenerse a flote. Pagar cualquier deuda requiere disciplina y sacrificio que desafortunadamente muchas personas ya no tienen.

Durante la última década, la deuda general de los hogares en los EE. UU. aumentó un 11%. El hogar promedio tiene un saldo de tarjeta de crédito de más de 16,000$. Incluyendo toda la deuda (como hipotecas), el hogar promedio debe 135,284$. Debido a la creciente aceptación de depender de la deuda para sobrevivir, se abre una oportunidad maravillosa para que el cuerpo de Cristo sea visto y gaste de manera diferente que el resto del mundo.

Aquí hay principios bíblicos generales a tener en cuenta cuando ora sobre el uso de su tarjeta de crédito:

EVITAR LA FIANZA.

La Biblia es explícitamente clara acerca de evitar la fianza (depositar un compromiso en dinero, bienes o pago parcial por una obligación mayor). Proverbios 11:15 nos dice que no seamos fiadores de otra persona: “El fiador de un extraño saldrá perjudicado; negarse a dar fianza es vivir en paz.

Y Proverbios 22:26-27 nos recuerda más peligros asociados con el endeudamiento: “No te comprometas por otros ni salgas fiador de deudas ajenas; porque, si no tienes con qué pagar, te quitarán hasta la cama en que duermes.”

EVITAR UN BALANCE.

Si utiliza una tarjeta de crédito para los puntos o recompensas, páguela en su totalidad al final de cada mes. Romanos 13:8 dice: “No le debemos nada a nadie, excepto amarnos unos a otros...” En realidad, tampoco ayuda a su puntaje de crédito mantener un equilibrio mes a mes y los cargos por intereses tienden a ser escandalosos. Asegúrese de investigar y encontrar una tarjeta que tenga un excelente programa de recompensas. Recuerde el Salmo 37:21: “El impío toma prestado y no paga, pero el justo es misericordioso y da“.

EVITAR DEUDA A LARGO PLAZO.

Si incurre en cargos en su tarjeta de crédito, deje de usarla hasta que haya cancelado todos sus cargos y trabaje diligentemente para pagarlos lo más rápido posible. La hipoteca de su casa debe ser la única deuda a largo plazo que tenga, si la hay, e incluso debe pagarla lo más rápido posible.

PAGUE LO QUE DEBE.

Para los cristianos, la bancarrota no debería ser una opción. Cuando tomas prestado, estás haciendo un voto o una promesa de devolver lo que pides prestado. Incluso si la ley dice que la bancarrota es una opción aceptable, Dios todavía espera que paguemos todas nuestras deudas y cumplamos nuestras promesas. Eclesiastés 5:4-5 explica: “Cuando hagas un voto a Dios, no tardes en cumplirlo, porque a Dios no le agradan los necios. Cumple tus votos: Vale más no hacer votos que hacerlos y no cumplirlos.” Puede tomar tiempo, mucho esfuerzo y mucho sacrificio, pero puede pagar sus deudas y honrar al Señor mientras lo hace. ¡Lea la historia de la viuda en 2 Reyes 4 para encontrar aliento, e imagine el poder de su testimonio después de trabajar para pagar sus deudas!

TENGA UN FONDO DE AHORROS DE EMERGENCIA.

Este puede ser uno de los principios más importantes a seguir cuando se trata de lograr estabilidad financiera. La mayoría de los estadounidenses ni siquiera tienen 500$ ahorrados. Combine eso con la cantidad asombrosa de la deuda de cada hogar y no es de extrañar que la deuda de la tarjeta de crédito sea una epidemia creciente. Proverbios 21:20 dice: “Hay tesoros preciosos y aceite en la morada de los sabios, pero el insensato se lo traga“. Protéjase de tener que depender de sus tarjetas de crédito para pagar una emergencia o un gasto inesperado al tener una cuenta de ahorros saludable. Comience con 1,000$ y trabaje hasta llegar a los gastos de subsistencia de un año.

MANEJE UN PRESUPUESTO.

Esto aplica a aquellos con y sin deuda. Seguir un presupuesto es la mejor manera absoluta de ver a dónde va su dinero y para qué sirve. Puede comenzar aquí.

Si necesita salir de una abrumadora deuda de tarjeta de crédito, comuníquese con Christian Credit Counselors. Su equipo altamente capacitado de asesores amistosos pueden ayudarlo a establecer un plan para pagar sus tarjetas de la manera correcta.

¡Recuerde que no todos deberían tener una tarjeta de crédito! Sea honesto consigo mismo y ore por la decisión antes de continuar usando la suya o conseguir una. Se necesita una buena administración y disciplina para usarla de la manera correcta, así que ahórrese la deuda y el dolor si sabe que no lo manejará de la manera correcta.

Si necesita un plan para pagar su deuda, comience con la Calculadora de Deuda. Le mostrará exactamente cuánto tiempo le llevará pagar su deuda, cuánto interés puede ahorrar y un calendario de pagos a seguir. Es fácil de usar, ¡así que no espere más!

¿Qué Dice La Biblia Sobre Ser Rico?

By | God's View on Money, Trending Articles

Hay dos enseñanzas financieras extremas en los campamentos cristianos de hoy: el Evangelio de la Prosperidad y el Evangelio de la Pobreza. Creo que ambos están equivocados.

Aquellos que creen que las riquezas son un signo de la bendición de Dios promueven lo que comúnmente se conoce como el Evangelio de la prosperidad. Esto enseña que puedes ordenarle a Dios que te prospere financieramente, que cuando le des puedes esperar un aumento financiero más grande a cambio, y que tus gastos pueden ser extravagantes y despreocupados. Esta falsa teología está en contradicción con las muchas advertencias bíblicas contra la avaricia, el egoísmo, la codicia, la idolatría y el amor al dinero.

Lucas 16:14-15: “Los fariseos, que amaban el dinero, escucharon todo esto y se burlaban de Jesús. Él les dijo: “Ustedes son los que se justifican a los ojos de los demás, pero Dios conoce sus corazones. Lo que las personas valoran mucho es detestable a los ojos de Dios“.

1 Timoteo 6:10: “Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores“.

Debe estar alerto e identificar y rechazar las enseñanzas del Evangelio de la Prosperidad, así como el otro extremo, el Evangelio de la Pobreza. Esta falsa enseñanza afirma que el dinero y las posesiones son malos, que los ricos son codiciosos y pecadores, que ser pobre te hace más justo ante los ojos de Dios, y que el gasto trae culpa y condena.

Proverbios 30:8 nos instruye a no buscar pobreza o riquezas. “Aleja de mí la falsedad y la mentira; no me des pobreza ni riquezas, sino solo el pan de cada día“.

La Biblia no condena la riqueza y nosotros tampoco deberíamos. La Biblia no defiende la pobreza como el camino hacia la rectitud, ni deberíamos hacerlo nosotros.

Podemos saber que la presencia o ausencia de dinero no es la forma en que medimos la bendición de Dios. “Los ricos y los pobres tienen esto en común: el SEÑOR es el Hacedor de todos ellos“, señala Proverbios 22:2.

En Hebreos 11, a menudo llamado el Salón de la Fama de la Fe, puedes leer acerca de héroes y mártires, ricos y pobres, que formaron la estructura de nuestra historia cristiana.

Lo que los hizo diferentes no fueron sus cuentas bancarias, sino cómo usaron obedientemente sus oportunidades para promover la obra de Dios en la tierra.

De hecho, de los que más sufrieron, la escritura dice en el versículo 38: “El mundo no era digno de ellos“.

Claramente, el problema no es ser rico, sino la actitud del corazón hacia el dinero, eso es lo que concierne al Señor.

Abraham, Isaac y Jacob eran hombres de medios. Se decía que el rey Salomón era el rey más rico del mundo, como un regalo de Dios. En Lucas 8:3, registra que las mujeres ricas apoyaron el ministerio de Jesús en la tierra. Y cuando Jesús murió en una cruz por nuestros pecados, los hombres ricos y bien conectados pidieron su cuerpo y pagaron para sepultarlo bien. En Hechos 2 leemos cómo la iglesia primitiva compartió sus recursos, ricos y pobres, para cuidar de todos.

Dios nos dio el décimo mandamiento como una ley contra la codicia. No deberíamos tener animosidad hacia nadie a quien se le hayan confiado mayores posesiones que nosotros.

Cuando se trata de riqueza terrenal, Dios nunca la condena ni a los ricos, pero advierte que el pecado entra en la ecuación cuando el dinero se convierte en el objetivo final, la búsqueda principal de la vida. 1 Timoteo 6:9-10 dice: “Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción. Porque el amor al dinero (énfasis agregado) es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores.

Jesús declara en Mateo 6:24: “Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas“.

Hay muchos más ejemplos, pero el punto es este: para sus propósitos, Dios usa tanto a los ricos como a los pobres para Su obra en esta tierra, señalando en 1 Samuel 2:7, “El Señor da la riqueza y la pobreza; humilla, pero también enaltece“.

Sin embargo, lo que debería preocupar a los ricos es cuán bien luchan contra la tentación de la arrogancia y qué tan bien están usando sus recursos para el bien. 1 Timoteo 6:17 dice: “A los ricos de este mundo, mándales que no sean arrogantes ni pongan su esperanza en las riquezas, que son tan inseguras, sino en Dios, que nos provee de todo en abundancia para que lo disfrutemos“. Jesús mismo habla de lo difícil que es para los ricos permanecer desenredados por las trampas de su riqueza, diciendo: “Porque es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja que para una persona rica entrar al reino de Dios.”

Rico o pobre, todos tenemos la misma responsabilidad: mantener nuestras prioridades correctas; Encomendar nuestro trabajo al Señor; Evitar desperdiciar nuestras vidas en cosas que no durarán en la eternidad; Ser mayordomos buenos y fieles.

En el siglo XVI, el teólogo Martin Luther escribió que, como cuestión práctica, hay tres conversiones que una persona debe experimentar para estar plenamente comprometida: una conversión del corazón, una conversión de la mente y una conversión del bolso.

Al aconsejar a las personas acerca de las prácticas financieras bíblicas durante décadas, sé que esto es cierto. A menudo, es en el uso de nuestro dinero que nos rendimos de último a los caminos de Dios. Crown tiene algunos recursos maravillosos en un nuevo estudio de MoneyLife para enseñar los principios financieros de Dios.

¿Qué dice la Biblia sobre Invertir y Apostar?

By | God's View on Money, Investing

¿Te has preguntado alguna vez cuál es la diferencia entre invertir y apostar? La Biblia dice que el juego está mal pero, ¿qué hace que invertir sea bueno?

¿Qué dice la Biblia acerca de invertir de todos modos?

LA DIFERENCIA

La diferencia entre estos dos es amplia, pero puede ser confusa, especialmente para aquellos que no participan regularmente en ninguno de los dos, porque existe un riesgo en ambos.

En el fondo, el juego se basa en el azar. Y todos deben perder para ganar. Pero la inversión se basa en el conocimiento y todos tienen la oportunidad de ganar.

Ambos implican riesgo, pero solo la inversión permite la igualdad de oportunidades para que todos se beneficien. Por ejemplo, si compra acciones en una empresa que fabrica un buen producto, los clientes que compran los productos ganan si el producto es beneficioso para ellos, la empresa que vende los productos gana a medida que aumenta su rentabilidad, y usted como dueño de la compañía gana a medida que aumenta el valor de la empresa. El riesgo que asume se basa en el rendimiento de la empresa y puede utilizar el conocimiento previo para disminuir el riesgo.

Invertir también brinda la oportunidad de contribuir a un bien mayor, una empresa que puede beneficiar a muchos, mientras que los juegos de azar son un pasatiempo que no contribuye en nada. El juego no crea una empresa en crecimiento que pueda proporcionar valor; consume recursos en un momento en el tiempo y con demasiada frecuencia atrapa los corazones de hombres y mujeres en una adicción que les roba sus recursos.

El juego también depende de algo en lo que no creo… “suerte”. Nunca me escucharás decir “buena suerte”.

LO QUE DICE LA BIBLIA

Como cristianos, dependemos de las bendiciones de Dios y recibimos instrucciones de estudiar, trabajar y buscar la sabiduría para lograr las metas que tenemos.

Proverbios 24:3-4 lo expresa así: “Con sabiduría se edifica una casa, y mediante el entendimiento se establece; a través del conocimiento, sus habitaciones están llenas de tesoros raros y hermosos“.

La casualidad aleatoria no es la fuente de una vida bien vivida, sino la sabiduría, el conocimiento y el trabajo duro que resultan de confiar en Dios y Sus principios.

Nuestro objetivo debe ser buscar la comprensión del mundo que nos rodea y tomar decisiones cada vez más informadas que beneficien a una familia, un negocio y una comunidad. Los inversores exitosos aprenden sobre los mercados en los que participan, tomando decisiones informadas. Con el tiempo, la recompensa que proviene de esos esfuerzos se convierte en una bendición para muchos.

Los esfuerzos frenéticos para obtener dinero, apostando entre sí, generalmente no rinden frutos; la ansiedad y el estrés pueden ser una señal de que algo anda mal.

“No te afanes acumulando riquezas; no te obsesiones con ellas. ¿Acaso has podido verlas? ¡No existen! Es como si les salieran alas, pues se van volando como las águilas.”(Proverbios 23:4-5).

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta cuando se invierte es nunca invertir más de lo que puede permitirse perder, porque existe el riesgo en este mundo, y solo debe usar los recursos después de presupuestar todas sus otras necesidades y gastos.

1 Timoteo 6:9-10 señala: “Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción. Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores.”

Esta es una advertencia clara para no depositar nuestra confianza en el dinero, incluso el dinero obtenido mediante la inversión, o nos llevará a nuestra caída.

El problema no es el dinero en sí mismo. Es el AMOR al dinero que atrapa a muchos, distrayéndolos de los planes de Dios para sus vidas. A menudo perdemos de vista los motivos de nuestras propias acciones, incluso como cristianos, y necesitamos dar un paso atrás y reflexionar sobre lo que hay en nuestros corazones. Pruebe esta evaluación gratuita para arrojar luz sobre cómo sus creencias se alinean con su comportamiento y ayudarle a evaluar sus propios motivos.

¿Qué dice la Biblia sobre la Injusticia en el Trabajo?

By | Carrera & Trabajo, God's View on Money, Stewardship 101, Trending Articles

¿Alguna vez has sentido que las personas equivocadas siempre salen adelante? Los trabajadores talentosos, humildes y esforzados a menudo son ignorados, y aquellos que adulan al jefe, o se atribuyen el mérito de las cosas que no hicieron, obtienen las promociones, los bonos y todos los elogios. Es frustrante y puede ser desmoralizador.

Cuando se enfrentan a esta frustración, muchas personas comienzan a considerar si es el momento de buscar otra oportunidad. Si desea comprender mejor si ahora es el momento de buscar otras opciones o entender mejor la forma en que está diseñado para trabajar, tome Career Direct. Le ayudará a comprender cómo lo que le apasiona, su personalidad, habilidades y valores se cruzan para hacerlo único.

Una de las cosas que puede hacer que un lugar de trabajo sea realmente insoportable es lidiar con un liderazgo difícil. Pero no tienes que creer en mi palabra. Esta es una pregunta con la que muchos luchan todos los días, pero la Biblia no guarda silencio sobre el tema.

LO QUE DICE LA BIBLIA

Las Escrituras nos dan muchas historias que ilustran una respuesta similar a la de Cristo ante el aparente liderazgo injusto. En el libro de Daniel, el profeta trata con tres administradores paganos que alcanzan prominencia injustamente por su buen trabajo. O en Lucas 18, la parábola del Juez Injusto ilustra el cuidado soberano de Dios para nosotros y su promesa de que se hará justicia.


En el Salmo 73, Asaph se sintió frustrado al escribir: “…envidié al arrogante cuando vi la prosperidad de los malvados. Ellos no tienen luchas; sus cuerpos son sanos y fuertes. Están libres de cargas humanas comunes; no están plagados de enfermedades humanas… Así son los impíos:  sin afanarse, aumentan sus riquezas. En verdad, ¿de qué me sirve mantener mi corazón limpio y mis manos lavadas en la inocencia, si todo el día me golpean y de mañana me castigan?“.

Asaf tenía, en sus propias palabras, una actitud amargada por ver a la “gente equivocada” salir adelante.

Gallup estaría de acuerdo con Asaph, ¡y descubrió que las empresas eligen al gerente equivocado el 82 por ciento de las veces! Como resultado de la lucha por lidiar con líderes incompetentes, distantes o incluso poco amables, se pierden miles de millones de dólares y solo un tercio de los empleados informan sentirse comprometidos en su lugar de trabajo- el resto se pregunta cuándo terminará el día.

Pero a medida que Asaph continúa reflexionando sobre la buena fortuna de aquellos que no siguen al Señor ni trabajan honestamente, observa que sus éxitos son a corto plazo porque no tendrán ayuda cuando llegue el día del desastre. (Y las dificultades llegan a todos.) Mientras tanto, para aquellos cuyos corazones están puestos en el Señor, hay ayuda de un Dios amoroso. Asaf escribe: “Sin embargo, estoy siempre contigo; tú me sostienes de mi mano derecha. Tú me guías con tu consejo, y luego me llevarás a la gloria“.

A través de la comunión con Cristo, tenemos el gran don de la ayuda y el consejo de Dios en la lucha diaria. Y sabemos que no importa cuán malas parezcan las cosas en el momento, hay un día de ajuste de cuentas, y francamente, eso debería llevarnos a orar por nuestro liderazgo cuando los vemos dirigirse en la dirección equivocada.

Sin embargo, el problema sigue siendo que, con demasiada frecuencia, las empresas promueven a alguien que está en su lista de espera, en lugar de considerar si tienen las habilidades para administrar personas y proyectos. Ese fracaso lastima a todos en la compañía.

ENCONTRANDO EL LÍDER CORRECTO

Las habilidades de un buen gerente son raras: Gallup descubre que después de cinco décadas de estudio, solo una de cada diez tiene lo que se necesita para liderar.

En 1 Timoteo 3:8-13, el apóstol Pablo establece las cualidades que las iglesias deben buscar al elegir líderes en una iglesia. Los líderes “deben ser honorables, sinceros, no amigos del mucho vino ni codiciosos de las ganancias mal habidas. Deben guardar, con una conciencia limpia, las grandes verdades de la fe. Que primero sean puestos a prueba (tener algo de experiencia- énfasis agregado), y después, si no hay nada que reprocharles, que sirvan…”

Mi consejo es primero que recuerdes, como lo hizo Asaf, que con Dios de tu lado, tienes mucho por lo que estar agradecido.

En segundo lugar, aprende todo lo que puedas en tu entorno de trabajo actual, ya sea para que te promocionen o para una mejor oportunidad.

Considera el consejo en Efesios 6:5-8 dado a los esclavos en el fondo de la sociedad romana: “Esclavos, obedezcan a sus amos terrenales con respeto y temor, y con integridad de corazón, como a Cristo. No lo hagan solo cuando los estén mirando, como los que quieren ganarse el favor humano, sino como esclavos de Cristo, haciendo de todo corazón la voluntad de Dios. Sirvan de buena gana, como quien sirve al Señor y no a los hombres, sabiendo que el Señor recompensará a cada uno por el bien que haya hecho, sea esclavo o sea libre“.

La Palabra de Dios no nos instruye a aceptar una situación mala como permanente o a creer que las circunstancias no pueden cambiar. Él nos dice que sirvamos de todo corazón- ofrezcamos un buen trabajo y recordemos que Aquel que nos bendice no es el mismo que quién firma el cheque. Él es soberano y a menudo somos colocados bajo estos “líderes equivocados” para hacer crecer nuestro carácter y marcar la diferencia como lo hicieron Daniel o José en sus  circunstancias difíciles.

Pero ofrezco una palabra de advertencia para aquellos de nosotros que gerenciamos; Dios está observando nuestra mayordomía de las personas bajo nuestro cuidado y nos hará responsables de cómo se manejan las personas y los recursos. Y como dice Salmos 34:17, “Los justos claman, y el Señor los oye; él los libera de todos sus problemas“.

¿Te gustaría tener un jefe que actúe como tú? ¿Crees que Dios está satisfecho con tu liderazgo? Toma un minuto para considerar cómo ve Dios tu liderazgo.